Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ZonaLibre | Fentanilo: ciclón de muerte

El COVID-19 exacerbó potencialmente el uso de drogas, por la depresión masiva, la ansiedad constante y la incertidumbre de los ciudadanos.
mié 15 junio 2022 11:59 PM
Decomiso histórico en Nebraska.
¿Qué utilizan los opioides para ser tan adictivos? Fentanilo. Una sustancia 50 veces más potente que la heroína, con un efecto reforzante mucho más intenso, apunta Caleb Ordóñez.

Estados Unidos pareciera ser la tierra prometida de las drogas, un lugar encadenado a las adicciones de manera brutal. Se estima que más de 40 millones de estadounidenses están sufriendo dicha enfermedad, viviendo día a día los embates de ese infierno.

Tan solo en la duración de la pandemia, las muertes por sobredosis aumentaron un 38.5%.

Publicidad

El COVID-19 exacerbó potencialmente el uso de drogas, por la depresión masiva, la ansiedad constante y la incertidumbre de los ciudadanos.

Quizá cuando tratamos el tema de las adicciones imaginamos barrios pobres, delincuencia y violencia. Sin embargo, va mucho, pero mucho más allá.

Las adicciones se han incrementado potencialmente por la utilización de medicamentos legales, que parecían ser inofensivos, pero tenían la intención de atrapar y enajenar a los consumidores. Uno de esos casos fueron los opioides, que son comúnmente recetados contra el dolor, pero que se han convertido en el peor enemigo de la sociedad estadounidense.

Los opioides deterioran la función química del cerebro que controla la respiración y generan altos riesgos de dependencia. Aunque su uso contra el dolor se empleaba normalmente en pacientes moribundos, la farmacéutica Purdue Pharma introdujo al mercado en 1996 el medicamento OxyContin -cuyo componente es el opiáceo oxicodona-, publicitado como un analgésico apto para tratar dolores cotidianos.

Según datos de la DEA, unos 76,000 millones de opioides circularon en Estados Unidos solo entre 2006 y 2012, lo que se le denominó como la crisis o epidemia de opioides.

¿Qué utilizan los opioides para ser tan adictivos? Fentanilo. Una sustancia 50 veces más potente que la heroína, con un efecto reforzante mucho más intenso. Esto genera mayor probabilidad de desarrollar adicción y, a su vez, muerte por sobredosis.

Más allá de las fronteras

Ahora bien, el tema de la epidemia de adicción que vive nuestro vecino norteño nos lleva a una realidad que se vive diariamente en los cárteles de droga mexicanos, que buscan producir y enviar el fentanilo a los Estados Unidos.

El Secretario de Defensa de México, Luis Cresencio Sandoval González, aseguró que desde 2019, las incautaciones de fentanilo en México han aumentado un 500%.

Esto explica cómo los cárteles de la droga han encontrado en la sustancia el nuevo mercado para acapararlo, con un activo mucho más económico que la cocaína y buscan posicionarlo más que la marihuana.

Esto ha generado diversas masacres, ajustes de cuentas, aumento de grupos delictivos, entre otros flagelos dentro de nuestro país. Esto lo vemos diariamente.

¿Qué pasa con los números sobre la utilización de dicha droga en el país?

En el 2020, la ONU alertó sobre un aumento de sobredosis en consumidores de heroína en México, situación que presume una relación con el fentalino.

Sobre esto, Silvia Cruz Martín del Campo, investigadora del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico de México (CINVESTAV) dejó una potente frase: “Donde se produce, se consume”.

Para la especialista, México ha dejado de ser solo productor y el problema podría convertirse en una crisis sanitaria de niveles apocalípticos.

Pero no sabremos los datos exactos por los siguientes años. En este 2022 se debió realizar la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco (Encodat). Sin embargo, el gobierno federal decidió cancelarla por cuestiones de austeridad.

Lo que el gobierno sí sabe es que el incremento en muerte por drogas ha aumentado explosivamente. No solo en cuestión de seguridad, sino de ciudadanos que han muerto a causa de la mezcla de drogas que utilizaban comúnmente, pero que ahora son combinadas con fentanilo.

Publicidad

Drogas sintéticas como el cristal, las metanfetaminas, crack, la “nueva heroína” y otros parientes se han posicionado en el consumo diario, reemplazando –por su precio- a la mariguana y la cocaína. Debería sugerir una preocupación grave por los niveles adictivos, sobretodo entre los más jóvenes.

La “guerra contra las drogas” no es solo un slogan o una bandera política. Es un problema de salud en el que, desgraciadamente, vivimos todos. La peor noticia es que la seguimos perdiendo, tanto en el tema de seguridad, como en el de salud social.

La promesa de la llamada 4T fue combatir a la droga, pero a través de los valores humanos, de la productividad que tendrían los jóvenes al recibir apoyos gubernamentales.

Hoy no sabemos qué frutos han logrado los programas anti adicciones –pues ellos mismos no cuentan con números confiables a falta de encuestas nacionales-, pero el panorama no es nada alentador.

La urgencia recae también en los legisladores, los gobiernos locales y los grupos de la sociedad civil. El enemigo es común y viene como un ciclón.

___________________

Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

Publicidad
Publicidad
Publicidad