Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Preguntas sobre los partidos

Para la mayoría del electorado el PRI es lo peor de las oposiciones. Pero no hay otra cantera de la que el lopezobradorismo fiche más jugadores. ¿Con qué clase de alquimia los redime de su descrédito?
mar 14 junio 2022 11:59 PM
Conferencia Morena Victoria Gobernaturas
En este momento Morena aglutina el 47% de la intención nacional de voto; el PAN 19%, el PRI 18%, MC 6% y otros 10%, resalta Carlos Bravo Regidor.

Si Morena es un nuevo PRI, ¿qué es la alianza opositora de la que forma parte el PRI de toda la vida? Si los lopezobradoristas fustigan tanto al PAN por haberse convertido en lo mismo que el PRI, ¿en qué se ha convertido el lopezobradorismo que no solo recluta sino le lava la cara a tantos priistas? Y el perredismo, ¿está minoritariamente moribundo en la oposición, bajo las siglas del PRD? ¿O más bien está en el poder, cómodamente integrado con las mayorías del morenismo?

Además de grupos que compiten por el poder, ¿qué son hoy los partidos políticos en México? ¿Qué tipo de vínculos tienen con la ciudadanía? ¿Qué significan? Los absurdos y fiascos del lopezobradorismo son muchos y muy profundos. Los morenistas tratan de justificarlos, relativizarlos o de plano negarlos.

Publicidad

Las oposiciones insisten en exhibirlos, criticarlos y denunciarlos. Pero Andrés Manuel va de salida. Tarde o temprano, unos u otros tendrán que hacerse cargo de las condiciones en las que dejará el país. ¿Cómo? ¿Con qué legitimidad, qué ideas y qué recursos?

La mayoría de la población reprueba el desempeño del actual gobierno en cuanto al manejo de la economía, la seguridad pública y la corrupción (datos de El Financiero ). ¿Cuáles son las propuestas de los partidos políticos, o de sus respectivas coaliciones, en ese sentido? ¿Cómo piensan atender esos problemas? ¿Y en qué se diferencian, programáticamente, unos de otros?

Durante los últimos años, el espectro político mexicano ha experimentado una drástica reconfiguración a partir del antagonismo que genera la figura de López Obrador. Por un lado, al coaligarse como un polo de oposición antilopezobradorista, PRI, PAN y PRD se desdibujaron hasta quedar irreconocibles. Por el otro lado, al depender tanto de Andrés Manuel el propio lopezobradorismo renunció a cualquier otra seña de identidad que no fuera su liderazgo.

Así, entre la provocación polarizadora en la que cayeron unos y la subordinación personalista a la que sucumbieron otros, los partidos renunciaron a tener un sello distintivo, a dotar de contenido a sus marcas, a desarrollar un proyecto propio. ¿Qué representan más allá del ánimo anti- o pro-AMLO? ¿Qué es lo sustantivo que los une o los separa? ¿Qué alternativas deseables de futuro ofrecen?

Al margen de esas y otras incógnitas, en este momento Morena aglutina el 47% de la intención nacional de voto; el PAN 19%, el PRI 18%, MC 6% y otros 10%. Un 58% de la población considera que los partidos de oposición no comparten un mismo ideario, por lo que no deberían ir juntos aunque pierdan en 2024; solo un 32% piensa que si quieren derrotar a Morena deben aliarse.

El 54% dice que no estaría dispuesto a votar por una alianza PAN-PRI-PRD-MC; el 25% dice que sí. Un 65% considera que lo mejor para el país es que en 2024 gane alguien que le dé continuidad al proyecto de López Obrador; apenas un 25% prefiere que gane alguien que lo detenga (datos de Reforma ).

¿Cómo es que, a pesar de sus contradicciones y malos resultados, el lopezobradorismo sigue siendo tan mayoritario? ¿Por qué las oposiciones no han podido, querido o sabido hacerle mella? ¿Por cuánto tiempo podrá López Obrador seguir monopolizando las bandera del “cambio” y la “esperanza”?

Publicidad

Las oposiciones, por lo pronto, tienen un problema de descrédito. No es el mismo para cada uno de los partidos que la integran, pero han optado por compartirlo entre todos al coaligarse. Para una clara mayoría del electorado, por ejemplo, el PRI es mucho peor que el PAN: es el partido que le ha hecho más daño al país, el más machista, el que más roba cuando gobierna y el que tiene más vínculos con el crimen organizado. (Los datos son, otra vez, de Reforma ).

No hay cantera, sin embargo, de la que el lopezobradorismo fiche más jugadores que esa. ¿Mediante qué clase de alquimia los redime a ojos de una mayoría ciudadana? ¿Cómo es que el electorado no rechaza la ofensiva obviedad de semejante acto de ilusionismo político? ¿De veras se lo creerá, o será que ya no le importa?

Y si no le importa, ¿qué les queda entonces a las oposiciones?

__________________

Nota del editor:

Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

Publicidad
Publicidad
Publicidad