Publicidad
Inicia sesión

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ElPersonaje | Rosario Robles: las faldas bien puestas

Para nadie es un secreto que la beligerancia con la que el gobierno actúa en contra de Rosario tiene lugar en viejas rencillas desde los tiempos en que había una disputa por la izquierda en la CDMX.
vie 29 octubre 2021 06:20 AM
rosario-robles-el-personaje.jpg
Rosario Robles no pudo lograr seguir su proceso en libertad.

En las últimas semanas este gobierno ha quedado exhibido de cuerpo completo. El teatro del combate a la corrupción se le cae a pedazos, mientras cada vez queda más claro que se trata de un mero montaje.

El primer acto: la fotografía devastadora del Criminal Confeso –ah, no perdón, “gran” testigo colaborador favorito del gobierno– Emilio Lozoya, cenando plácidamente en el Hunan, donde tuve la oportunidad de verlo, encararlo, pues en mi juicio por daño moral NO se presentó a su confesional el 10 de septiembre, quesque porque mis abogados pusieron que estaba arraigado y, bueno, mis abogados iniciales no eran los mejores, pero los suyos (Ontiveros y Rojas Pruneda) sí sabían que no estaba arraigado así pues, o le mintieron al juez con alevosía y ventaja, o solo se quisieron burlar de él.

Publicidad

Además, con esa foto de “Milo” no sólo se evidenció el pacto de impunidad entre Lozoya y la Fiscalía, sino que al Criminal Confeso el hecho de tener en arraigo domiciliario su mamá, tener a su esposa sin poder salir de Alemania, tener a su hermana con orden de aprehensión huida del país y sin ver a sus hijos, le vale… él estaba festejando el cumple de su amiga Lorenz.

El segundo acto: las declaraciones de Rosario Robles desde prisión y la publicación del documento que prueba cómo, desde la Fiscalía, se le pidió –días antes de la elección– “inculpar a Peña Nieto y a Luis Videgaray en casos de corrupción…”, como condición para concederle el criterio de oportunidad. Rosario, valiente que es, se negó. Las consecuencias: seguir en prisión sin una sentencia, sin pruebas en su contra y con un argumento de “riesgo de fuga” fabricado.

Robles cumplió en agosto dos años de prisión preventiva, el máximo que establece la ley. Y es que el gobierno y su Fiscalía, con su habitual indolencia, la han atacado con todo el aparato del Estado con el objetivo de que inculpara a funcionarios del gobierno pasado, aunque careciera de pruebas.

Tal es el odio del gobierno actual a Robles que no solo la lincha mediáticamente desde la mañanera, sino que el presidente manda a su fiel escudera, Claudia Sheinbaum, a atacarla. No cabe duda de que la carrera presidencial es una carrera de por ver quién pierde más la dignidad, y doña Claudia, la regenta, lleva el gane.

En respuesta, Mariana Moguel, hija de Rosario Robles, salió en defensa de su madre y respondió a señalamientos hechos por Sheinbaum. “¿Conoce usted acaso la carpeta de investigación?… ¿Sabe que a mi madre no se le ha comprobado ningún delito? ¿Conoce usted el Sistema de Justicia Penal? Si usted tiene pruebas contra mi madre, preséntelas y no emita sentencias previas ni juicios de valor de asuntos que no son de su competencia. Usted está obligada a respetar la separación de poderes, el Estado de Derecho, el debido proceso y la presunción de inocencia”, señaló Mariana. ¡La falda bien puesta es cosa de familia!

 

¿La venganza no es lo suyo?

Para nadie es un secreto que la actual beligerancia con la que el gobierno actúa en contra de Rosario tiene lugar en viejas rencillas y celos desde los tiempos en que ambos eran los líderes de la izquierda en la Ciudad de México. Rosario, de habilidades políticas que hasta el mismo López Obrador envidiaba, era una mujer que se erigía como un referente de la Ciudad y, posteriormente, del país. Su capacidad de diálogo y de probado trabajo en territorio la llevó a sumarse al proyecto peñista en 2012, donde se desarrolló como secretaria de Sedesol y Sedatu. Ahí, su trabajo y políticas, particularmente en beneficio de las mujeres, fueron reconocidos por propios y extraños.

En este caso, la 4T ha demostrado mezquindad, también espíritu de venganza. O cómo entender que fue Justo el sobrino de Dolores Padierna quien le tocó cómo fue en su juicio y hasta le inventaron una licencia falsa con tal de dejarla en prisión como el primer “pez gordo” de la administración. Pura cortina de humo para el desastre que están dejando.

No obstante, insisten en que la venganza no es lo suyo. ¡Lo que hay que oír!

Violencia política de género

El caso Rosario Robles es una bomba de tiempo que pone en evidencia el modelo de venganza cuatroteísta. Cómo serán las cosas, que legisladores y militantes del PAN, PRI, PRD y MC han condenado el uso selectivo de la prisión preventiva oficiosa, la violación a los derechos humanos y hasta la violencia de género en el caso de Rosario.

Incluso, quienes antes criticaban a Rosario, cuando decía que era víctima de violencia de género, hoy levantan la voz para que enfrente su proceso en libertad. Queda claro que no se trata de defender a alguien, sino de oponerse al uso selectivo de la justicia y rechazar que mientras un delincuente confeso cena en el Hunan, Rosario, como muchas mujeres, está presa sin una sentencia.

Y vuelvo a repetir lo que nos debe de importar a todos los mexicanos. Es velar por que exista el debido proceso, pues hoy es ella, pero mañana puede ser cualquiera de nosotros. Yo no soy su abogado para defenderla, yo no soy el fiscal para sacarla y menos el juez para sentenciarla. Pero su delito, por el que está acusada es “omisión” y ese no amerita prisión preventiva.

 

Mujer valiente y de trabajo

La vida da muchas vueltas. Hoy, Rosario está en prisión por consigna, pero nadie reina para siempre, y la justicia eventualmente le llegará. Mientras tanto, Rosario no deja de demostrar su valentía, y lo más sorprendente. No deja de trabajar… ni en la cárcel.

Apenas hace unos días se anunciaba que, a partir de noviembre, se volverían a aplicar mastografías, colonoscopías y otras pruebas médicas a partir de noviembre. Todo a partir de que ella hiciera público que llevaban dos años sin realizarse.

Desde acá, mi solidaridad a ella, y a todas las mujeres presas de forma injusta.

__________________

Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única de la autora.

Publicidad
Publicidad