Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ZonaLibre |Pegasus: mucho más allá de un virus y espionaje

Tendríamos que ser demasiado ingenuos para dudar que los gobiernos –incluyendo el actual– espían y buscan intimidar a los periodistas. La llamada “4T” no puede dejar el tema en el aire.
mié 21 julio 2021 11:10 AM
Espionaje a través de Pegasus
El programa espía Pegasus en México fue en el país que más se ha utilizado.

Alguna gente cuando está en el poder, en ocasiones tiene una dualidad muy peculiar: mientras en los restaurantes más lujosos suelen pedir las mesas más importantes, para ser reconocidos, también tienen un temor incesante a los periodistas y todo lo que huela a medios de comunicación. Como si se tratara de un bando contrario e incluso enemigos acérrimos.

Una de las periodistas con mayor renombre en México es Carmen Aristegui. Quien ha tenido enfrentamientos directos con expresidentes como Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

Publicidad

Sus investigaciones y denuncias públicas le han costado perder espacios de expresión, así como recibir todo tipo de amenazas.

Luego de años de que la periodista denunciara una persecución por parte del gobierno federal en su contra, apenas el pasado martes, la Fiscalía General de la República (FGR) informó que al menos una empresa privada, llamada “KBH TRACK”, utilizó un “malaware” llamado Pegasus , en México.

Según la fiscalía, dicha compañía infectó el teléfono de Aristegui, durante los años del gobierno de Enrique Peña Nieto.

Todo esto surgió luego que una investigación internacional en contra de Pegasus fuera divulgada el pasado fin de semana y sacara a la luz miles y miles de objetivos que tenía el exgobierno mexicano contra periodistas, activistas, políticos e incluso amigos de éstos. ¡Más de 15,000 podrían haber sido espiadas en tan solo seis años!

En el comunicado, el Ministerio Público federal dijo que "ha llevado a cabo una investigación exhaustiva de los contratos que suscribió" con la empresa mexicana KBH TRACK el entonces director de la Agencia de Investigación Criminal, Tomás Zerón, hoy prófugo en Israel.

Zerón tiene un proceso en su contra por presuntamente borrar evidencia en el caso de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa y esta nueva denuncia intensifica el pedido a las autoridades israelíes para que lo devuelvan a territorio mexicano.

Publicidad

Pegasus funciona como un virus. Una vez instalado en el celular objetivo, el cliente del malware puede acceder a los datos de la víctima y permite al operador tomar un control completo del dispositivo, incluyendo el acceso a los mensajes de aplicaciones de mensajería cifrada como WhatsApp y Telegram, también permite encender el micrófono y la cámara del celular.

Entre los nombres de las presuntas víctimas aparecen más de 50 amigos y colaboradores del presidente Andrés Manuel López Obrador, entre ellos a su cardiólogo y al mánager del equipo de beisbol en el que participaba, llamado “Amigos”.

La investigación de la FGR surge luego de que en mayo del 2020, la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana informó que la licencia de Pegasus había expirado en 2017 y que el gobierno de López Obrador había decidido no renovarla. Aunque no se han dado a conocer los detalles oficiales de la pesquisa, se ha filtrado que el expresidente Peña Nieto tenía todas y cada una de las conversaciones que realizaba, además de que su gobierno tenía conocimiento de las actividades de sus opositores, dentro y fuera de su partido político gracias a la polémica herramienta.

Tendríamos que ser demasiado ingenuos para dudar que los gobiernos –incluyendo el actual– espían y buscan intimidar a los periodistas y medios de comunicación. Es por ello que la llamada “4T” no puede dejar este tema en el aire, como muchos otros.

Se requiere que se llegue hasta el fondo del asunto, a fin de que México avance por primera vez en décadas en el apoyo a la libertad de expresión. Pues nuestro país sigue enlistado en uno de los países más peligrosos para ejercer el noble oficio del periodismo.

Publicidad

En Acapulco, el pasado 20 de Julio, López Obrador aseguró que su gobierno no realiza espionaje alguno contra ciudadanos, una frase que podría ser alentadora, sin embargo, el talante de López contra los medios masivos ha sido de enfrentamiento directo, donde reporteros y trabajadores de algunos periódicos, que el presidente repudia, han sido amenazados y constantemente ofendidos en redes sociales.

El espionaje a los medios de comunicación debe de ser condenado enérgicamente por la sociedad mexicana.

Hace apenas unos días el periodista y locutor michoacano, Abraham Mendoza, fue asesinado a balazos este lunes por un grupo de hombres que lo atacó cuando conducía su vehículo. Es un número más, de la larga lista.

Cuando a López Obrador se le cuestionó hace uno días por parte de un reportero en una de las mañaneras, que en la nación siguen asesinando periodistas y que muchos temen criticarlo porque reciben amenazas, la impresionante respuesta del ejecutivo fue: “No, no, no, porque ellos también viven de eso, les es negocio atacarme. Reciben recursos por esa línea editorial, por atacarnos, serían muy difícil que no nos atacaran porque entonces no tendrían ingresos. No generalizo pero muchos reciben dinero de nuestros adversarios, y hasta del gobierno de EU”.

Que se llegue hasta el meollo del asunto en cuanto al tema de Pegasus, que caigan quienes tengan que caer por amedrentar la paz social y la libertad de expresión. Pero también que esta situación nos ayude un poco a todos, para tomar la decisión de ponernos del lado de quienes buscan la verdad y no la pleitesía a uno u otro gobierno.

___________________

Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

Publicidad
Publicidad