Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ZonaLibre | La ignorada consulta y el silencio de Calderón

A menos de un mes de la consulta para preguntar a los ciudadanos si se debe o no enjuiciar a los expresidentes, el arresto de Cárdenas Palomino podría ser parte de la propaganda para ese evento.
mié 07 julio 2021 11:59 PM
El juicio a expresidentes ha sido una demanda al gobierno de AMLO
Juicio a expresidentes a consulta.

Las balas resuenan en las calles principales de Reynosa, Tamaulipas. Los vehículos transportando sicarios se dirigen a las afueras de la ciudad donde se fragua una batalla “dantesca”. Cuerpos tirados de un lado y el otro de la carretera. El resultado fatal de 19 muertos, casi todos civiles, mientras que tan solo cuatro de ellos pertenecían a algún cártel de la droga.

Aquel 19 de junio se enchinaba la piel de los habitantes, quienes han vivido el infierno de la delincuencia infinita, de los enfrentamientos y la muerte.

Publicidad

A la semana siguiente, una vez más las sirenas, los rechinidos de las llantas, la alerta de violencia en redes sociales. Una vez más, todos a esconderse, a esperar que el olor de pólvora se apoderara de la frontera.

El enfrentamiento ocurrió la tarde de ese lunes 28 de junio, entre presuntos pistoleros y agentes del Grupo de Operaciones Especiales de la Secretará de Seguridad Pública. La persecución inició en la zona de Jarachina Sur y continúo por la carretera Matamoros-Monterrey, cuando hombres armados a bordo de un vehículo intentaban escapar abriendo fuego contra las autoridades.

La persecución finalizó unas calles más adelante cuando los presuntos delincuentes perdieron el control de la unidad y se impactaron contra un poste del alumbrado público. Cuatro pistoleros fueron detenidos, pero no se detalló más por parte de las autoridades.

Las escenas narradas no son propiedad única del estado tamaulipeco. La furia de los cárteles de la droga se hace presente por todo el país, una situación que está fuera de control para el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, quien suele omitir el tema en las ruedas de prensa mañaneras y prefiere enfrascarse en una pelea estéril contra los medios de comunicación.

Y aunque el presidente ha intentado tapar el dedo con un solo dedo, la presión de la prensa internacional por el caso de las estultas palabras del aún subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, refiriéndose a los padres de niños con cáncer como “golpistas” hicieron un daño terrible a la imagen de la llamada 4T.

Ante este escenario, el gobierno federal atestó una de sus estrategias más comunes; justo cuando el barco se va hundiendo: una nueva superdetención. La presa tiene el nombre de Luis Cárdenas Palomino. No es un personaje cualquiera se trata de un “pez gordo”; una detención que manda una fuerte señal que se traduce incluso en amenaza, contra el mayor adversario de AMLO en su historia política: Felipe Calderón Hinojosa.

 

En el 2012, Cárdenas Palomino fue Titular de la División de Seguridad Regional de la Policía Federal, brazo derecho de Genaro García Luna.

Cárdenas, en su carácter de superior de los elementos de la PF, habría autorizado que torturaran a los integrantes del grupo criminal de Los Zodiacos: Mario Vallarta Cisneros, hermano de Israel Vallarta (líder y pareja sentimental de Florence Cassez), y su sobrino Sergio Cortez Vallarta, así como a los hermanos Ricardo y Eduardo Estrada Granados.

Entre otras acusaciones, Cárdenas Palomino aparece por el desvío de más de 2 mil millones de pesos del presupuesto de la Secretaría de Gobernación hacia empresas propiedad de García Luna.

¿Una vez más a las urnas?

A menos de un mes del 1 de agosto, cuando se realice la consulta popular para preguntar a los ciudadanos si se debe o no enjuiciar a los expresidentes de la República. El golpe del arresto del expolicía caído podría ser parte de la propaganda para que la gente participe en dicho evento.

Y es que de acuerdo con el Instituto Nacional Electoral (INE) se necesitará un 40% de participación del padrón para que la consulta sea de carácter vinculante. Una misión que parece imposible de lograr por parte del partido morenista que ha utilizado sus recursos y energía a fin de motivar a la ciudadanía, sin embargo, el sondeo ha sido ignorado por el grueso de la sociedad. Han sido más potentes las voces que piden no acudir a votar, pues el costo de la consulta superará los 500 millones de pesos, lo que consideran algunos es un gasto inútil, pues no es decisión de la población que alguien sea enjuiciado o no, sino es un tema de denuncias en tribunales.

 

Hasta ahora, el expresidente Felipe Calderón ha decidido callar ante el furioso embate de su némesis hoy empoderado en Palacio Nacional.

Quizá sabe que una sola declaración suya sobre la situación despertaría el interés de sus detractores –que son muchos– y apoyadores en la consulta, eso conseguiría que el tema del plebiscito se posicione y logre el tan ansiado 40% para hacerla valida.

Este es el México actual, donde luego de una enorme y desgastante elección, se sigue buscando más votaciones, mientras el país sigue incendiado en una eterna llama de rudeza y muerte. A la cual, el presidente bautizó como “un fruto podrido de las pasadas administraciones”.

Bien dice el refrán: Quien no da resultados, da explicaciones. Lamentablemente, en este caso, las explicaciones son malos pretextos, disfrazados de consultas populares. ¿Logrará el presidente sacar adelante su anhelada consulta popular o será derrotado por el abstencionismo?

Si el golpe de Cárdenas Palomino no fue suficiente, entonces quizá esperemos otra nueva sorpresa antes del 1 de agosto.

___________________

Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

Publicidad
Publicidad