Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ZonaLibre | El 2024 ya tiene nombres

Pongamos atención no sólo en Morena, también en lo que hará Ildefonso Guajardo, pues la FGR le puso un trampolín perfecto para convertirse en un precandidato de la oposición a la Presidencia.
jue 15 julio 2021 12:05 AM
candidatos Morena 2024
Sheinbaum, Ebrard, Monreal, Moctezuma, Clouthier y De la Fuente son algunos de los ya mencionados como posibles aspirantes.

Un sonoro abucheo se apoderó del colosal auditorio nacional el pasado 1 de julio, cuando miles de partidarios del partido del presidente se reunieron en el evento denominado “3 años de victorias del pueblo”.

El micrófono esperaba ser utilizado por Mario Delgado, quien después de ser presentado, le surgieron cientos de consignas en su contra. Los gritos de “¡Fuera, fuera, fuera!”, “¡Renuncia!”, resonaban entre rechiflas al aún presidente de Morena. Ante tal situación, el morenista debió apresurar su mensaje y en una respuesta enérgica a sus detractores señaló: “Recuerden, ¡los conservadores son los verdaderos adversarios de la Cuarta Transformación!”, pero no le ayudó de mucho.

Publicidad

La nublada realidad de Morena está certificada según los resultados de la última elección, del pasado 6 de Junio, pues perdió 34 distritos de mayoría, así como 4 millones 182 mil 14 votos, respecto a la elección federal de 2018.

Hace tres años la alianza Juntos Haremos Historia obtuvo el 42% de los votos, este 2021 apenas alcanzó el 26.11%.

Además, la ciudad más importante para el morenismo, la Ciudad de México –capital del país–, se dividió cuando la oposición ganó las alcaldías de Miguel Hidalgo, Benito Juárez, Azcapotzalco, Á. Obregón, Coyoacán, Cuauhtémoc, Cuajimalpa, Tlalpan y M. Contreras. Xochimilco. Esto representa nueve de las 16 alcaldías.

Esta debacle y fracaso ha hecho que la sucesión del 2024 se adelantase mucho más de lo esperado. Ha sido el mismo presidente López Obrador quien ha mostrado preocupación por quién lo sucederá en la Presidencia, a pesar de que estamos a más de dos años de que comience el proceso electoral.

Sin embargo, la situación apremia. Entre los posibles precandidatos por parte de Morena se encuentran perfiles que no logran “dar el ancho”, en comparación del fenómeno social y electoral que significó AMLO durante años.

Tanto Claudia Sheinbaum, como Marcelo Ebrard, Juan Ramón De La Fuente, Esteban Moctezuma, Tatiana Clouthier, Rocío Nahle o Ricardo Monreal tienen una intención genuina de buscar la Presidencia, sin embargo ninguno de ellos puede jactarse de ser el candidato puntero, ¡porque falta muchísimo para definirlo!

Publicidad

La desesperación por parte de López Obrador se demostró el pasado 5 de julio, cuando sorpresivamente el presidente citó los nombres ya mencionados (con excepción de Monreal). Esta campanada tiene tintes de buscar posicionar la idea de que Morena tiene varios “ases” y que cada uno de los precandidatos están respaldados por el ejecutivo, sabiendo que el único activo con buena aprobación en Morena es justamente, Andrés Manuel.

El riesgo para López Obrador es que, en lugar de fortalecer a su partido, éste se divida aún más de lo que está y cada precandidato comience a forjar una estrategia con sus grupos internos, orquestando golpeteos contra los otros perfiles. Esto significaría una guerra intrínseca que acabaría con cientos de heridos y muertos políticos. ¿Tan consternado se encuentra AMLO para tomar ese peligro?

Quizá los asesores del presidente siguen viendo que del lado opositor la caballada está sumamente flaca.

Aunque la encuestadora massive caller ponga por delante a Ricardo Anaya, sus consignas en videos no logran impactar y, en lugar de agradar, suele convertirse en el cliente frecuente de los memes políticos que lo ridiculizan de manera atroz.

Publicidad

¿De acusado a precandidato?

Pero algo sucedió el pasado 9 de julio, cuando la Fiscalía General de la República informó que el exsecretario de Economía, Ildefonso Guajardo, fue vinculado por el delito de enriquecimiento ilícito.

La intención era que Guajardo no tomara protesta como diputado federal y de esa forma golpear al gobierno del expresidente Enrique Peña Nieto, así como enviar un fuerte mensaje a los enemigos de la 4T. Sin embargo, el regiomontano logró evadir la prisión y lanzó una acusación directa al presidente de la República, seguida de una amenaza: ser el mayor opositor del tabasqueño.

En una entrevista con el periodista Carlos Zúñiga, Guajardo fue directo: “Parecería que es una persecución política… Porque ahora voy a ser parte de la oposición en el Congreso de la Unión. Agarraron a uno de los que les gustó agarrar, para mandar un mensaje al que se ponga muy duro en la oposición, pues todos tienen la fragilidad, cuando se tiene la autoridad, para embestirlos”.

Ildefonso no solo fue arropado por el priismo, sino que el presidente del PAN, Marko Cortés, denunció una persecución política del gobierno de AMLO contra la oposición, en especial contra Guajardo y esto no lo permitirían, pues lo respaldaban tanto Acción Nacional, como el PRD.

En otras palabras, de la nada, el gobierno federal, creó a un nuevo adversario que podría sumar los esfuerzos anti-AMLO de las distintas fuerzas políticas.

Publicidad

Así como Ebrard y Monreal han levantado la mano para relevar a López Obrador, el próximo diputado federal Ildefonso Guajardo aparece en la escena con la intención suficiente de ser el personaje con talante opositor durante los últimos –y más complicados– años de la 4T.

Pongamos atención en lo que hará Guajardo, que aunque es muy temprano, la FGR le puso un trampolín para convertirse en un precandidato natural de la oposición a la presidencia de la República.

Tiempo tiene suficiente para posicionarse en todas las encuestas, siempre y cuando cumpla su promesa de ser una piedra en el zapato del actual presidente.

___________________

Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

Publicidad
Publicidad