Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Organizaciones urgen a poner bajo la lupa las cifras delictivas de la CDMX

Ante la evidencia de que hay un subregistro de los delitos, agrupaciones llaman a establecer mecanismos externos al gobierno que vigilen las estadísticas y adviertan de irregularidades.
vie 26 julio 2019 05:00 AM
Por cifras transparentes
Los expertos coinciden en que la transparencia y contar con cifras confiables es fundamental para diseñar políticas públicas eficaces.
@shelmanz

Tras la difusión de una auditoría federal que muestra que 24,000 delitos de alto impacto fueron indebidamente reclasificados en la Ciudad de México durante 2018 —lo que derivó en un subregistro de crímenes como el homicidio doloso y el secuestro—, organizaciones civiles especializadas en seguridad llamaron a vigilar el manejo de las estadísticas delictivas en la capital. Incluso, plantearon establecer mecanismos externos.

De acuerdo con la revisión que realizó el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) y que se dio a conocer esta semana , en 2018 hubo 11.5% más asesinatos que los que fueron reportados entonces por la Procuraduría General de Justicia, que era dirigida por Edmundo Garrido.

Publicidad

Para Maximilian Holst, investigador de la organización México Evalúa, esto muestra que el punto débil del registro de los delitos es que en el proceso no hay una revisión; el SESNSP solo recopila lo que reporta cada entidad.

“En este proceso no existe un control más allá de la recopilación, se pueden dar patrones muy evidentes en los datos, pero el secretariado no tiene las facultades para pedirle a un estado que revise sus datos”, dijo en entrevista.

“Una vez que se crea la ADIP (Agencia Digital de Innovación Pública), ellos empiezan a revisar los datos para la Ciudad de México”, explicó.

Estadísticas delictivas en la CDMX
Esta tabla muestra las variaciones en los delitos reportados y los que realmente fueron denunciados, según la auditoría federal realizada.

El subregistro de delitos es un problema que México Evalúa ya ha documentado. En su estudio Fallas de origen —en el que se analiza información de todo el país—, advierte de que, entre 2009 y 2018, en la capital hubo una diferencia de 1,887 homicidios dolosos entre lo reportado ante el SESNSP y lo registrado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Por ello, la CDMX fue evaluada con 6.67 en el Índice de Confiabilidad de la Estadística Criminal.

Lee: El Estado de México, el que más ‘maquilla’ cifras sobre homicidios: informe

Publicidad

“En algunos casos, encontramos subreporte de delitos, especialmente homicidios. Encontramos una reclasificación de homicidios y en muchos casos no podemos distinguir si es error humano o hay una intención detrás”, dijo Holst.

El Observatorio Nacional Ciudadano (ONC) recuerda que ya antes, durante el gobierno de Miguel Ángel Mancera (2012-2018), había advertido a la procuraduría de un subregistro en homicidios y robos a transeúnte.

“Ya habíamos alertado que había información que no se estaba registrando adecuadamente. Les preguntamos cuál era la razón de ese descenso abrupto (en robos a transeúnte) y nos indicaban que eran políticas de seguridad, sin poder trazar una en particular”, dijo Leonel Fernández, director de Fortalecimiento de la Sociedad Civil dentro del ONC.

“Cuando vimos un poco más en los datos, notamos que habían muchas reclasificaciones. Muchos de los robos a transeúnte los habían clasificado como otros robos”, señaló.

Publicidad

¿Maquillaje, incompetencia o error?

La propia jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, acusó durante el informe por sus primeros 200 días de gestión que la anterior administración “maquilló” hasta en 75% las cifras sobre delitos en la ciudad.

Sin embargo, ambos especialistas coincidieron en que es difícil determinar si el subregistro es intencional u obedece a otras causas.

“No me atrevería a decir que todas las discrepancias son resultado de una manipulación. Es posible que existan desde errores humanos, limitantes de capacidad al interior de las fiscalías, y puede ser que también tengan lugar incentivos institucionales o políticos para disminuir o reclasificar algunos delitos”, dijo Holst.

Para Fernández, el sesgo comienza desde que la tarea de registrar denuncias está en las agencias del Ministerio Público y no en la policía, que es el primer contacto con la ciudadanía ante un delito.

Lee: La CDMX alista una plataforma para evaluar a los policías

En las agencias, en ocasiones ocurre que el que un delito se registre en una u otra categoría depende de qué tan factible es probar que se cometió y perseguirlo, entre otros factores.

“Lamentablemente, el registro está basado en un proceso jurídico, el inicio de una carpeta de investigación que forzosamente tiene que ver con una interpretación del Ministerio Público”, dijo Fernández.

“No necesariamente está mal en términos jurídicos, pero sí en términos estadísticos, dado que en nuestro país no los registra la policía a partir de una mera denuncia, sino que tiene que pasar por un proceso de validación jurídica”, detalló.

La necesidad de vigilancia ciudadana

Holst reconoció la iniciativa de la ADIP de revisar las estadísticas delictivas, pero consideró necesario que exista una mirada independiente a los números.

“La ADIP sigue siendo una institución de gobierno; si se presenta una organización civil, puede ser una mesa multiactor en donde estén el Secretariado Ejecutivo, expertos técnicos del INEGI y organizaciones de la sociedad civil, de manera que se pudiera coordinar un esfuerzo de auditoría de datos o estadísticas criminales”, dijo.

Sin datos de calidad, no podemos tener un buen diagnóstico y mucho menos políticas encaminadas a resolver los problemas”.
Maximilian Holst, investigador

Fernández advirtió además de que la percepción de los datos puede ser modificada no solo en el registro, sino en su interpretación y presentación. Estimó que un ejemplo de ello es que Sheinbaum dijera recientemente que la CDMX ha tenido una reducción en los índices delictivos, para lo que comparó diciembre de 2018 con junio de 2019 y fue respaldada por el Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia.

“Es desafortunado dar ese dato, parece que es buscar en dónde había un descenso, cuando hay un incremento importante (en homicidios) desde que llegó la doctora Sheinbaum”, dijo.

Conoce más: En la CDMX, asesinatos y extorsiones suben, feminicidios y secuestros bajan

“Si las autoridades, si la policía se queda con que hay un descenso a pesar de que la tendencia es al alza, es más probable que se relajen las acciones y no se le ponga la importancia que requiere, que particularmente fue el problema en el sexenio de Miguel Ángel Mancera”, consideró.

Ante esto, Fernández contempló dos opciones: que el gobierno se limite a presentar los datos de forma que puedan ser analizados e interpretados de forma independiente, o bien, que se establezcan protocolos y metodologías claras de análisis.

“La autoridad debe presentar los datos tal y como son, así evitar caer en la tentación de presentar datos o meses ad hoc como lo hicieron con junio-diciembre”, dijo.

“Si se quiere presentar reportes, debería usar indicadores ya definidos que usamos no solo las organizaciones, sino otras autoridades a nivel nacional, y contrastar periodos comparables entre sí”, indicó.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Hubo un error, por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad