Publicidad
Inicia sesión

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ElPersonaje | Omar Fayad: ¿entreguista, oportunista o ambas?

La claudicación de Fayad ante Morena no fue simplemente por presiones presupuestarias, tampoco por miedo de una persecución, lo que busca realmente es un premio de consolación para su ocaso.
vie 14 enero 2022 06:00 AM
el personaje de la semana: Omar Fayad
El gobernador Omar Fayad está buscando un premio para su ocaso al terminar el sexenio en Hidalgo.

Hidalgo ha sido epicentro del último sismo priista de cara a las elecciones de junio próximo. Y es que no es para menos, ya que es uno de los cuatros bastiones priistas que quedan en el país y parece que, tanto el gobernador Omar Fayad como la dirigencia de Alito Moreno, se preparan para el escenario en que Morena gane y, pues, los dos no queden tan mal parados tras 93 años del PRI en el gobierno de Hidalgo.

Fayad se quejó abiertamente en redes sociales de que la dirigencia priista lo había dejado fuera de las negociaciones para elegir al candidato o candidata del bloque PRI-PAN-PRD.

Publicidad

“El PRI no es malo, lo malo son las decisiones de sus dirigentes; creen que la militancia no se da cuenta de esta farsa, que solo se brinca todos los procedimientos para imponer una candidatura por la vía del Partido Acción Nacional”, dijo el gobernador.

Asimismo, acusó que se buscaba imponer desde las dirigencias nacionales una propuesta de candidatura en lugar de acordar con las bases priistas: “huele mal”.

Alito reviró asegurando que a Fayad “solo le interesaba su agenda personal” y que estaba negociando para entregar la gubernatura a Morena: “No vamos a permitir que le entregue el estado de Hidalgo a Morena”, aseguró Moreno. Parece que lo que más le molestó al góber Fayad fue que no pudo imponer un candidato al modo de Morena y que su servilismo entreguismo fuera aún más obvio.

Para naaadie –ni en Hidalgo ni en el resto del país– es un secreto que desde el inicio del gobierno de Morena en el 2018 si alguien se ha mostrado servil y sumiso con el presidente López Obrador ha sido Fayad y, bueno, hasta lo anda correteando para tomarse selfies con él.

La claudicación de Fayad no fue simplemente por presiones presupuestarias, tampoco por miedo de una persecución, lo que busca realmente es un premio de consolación para su ocaso político. Fayad ya se vio en el espejo Claudia Pavlovich, quien pronto despachará en Barcelona como cónsul, o Quirino Ordaz, quien solo espera el visto bueno del gobierno español para irse de embajador, y hace maletas.

 

Fayad no ha dudado en respaldar al Presidente y al Gobierno de la República. Lo mismo no dudó en sumarse al INSABI y defender los programas sociales del gobierno o, incluso, decir que le cree a López-Gatell y sus cálculos y cifras de Covid-19. Igualmente, ha promovido las obras faraónicas del gobierno y es de los visitantes más asiduos a Santa Lucía. ¡Vaya!, ¡si hasta parece gobernador de Morena!

Una de las últimas del góber fue su declaración al asumir la presidencia de la Conago, de que la organización “no será contrapeso del gobierno”. ¡Híjole! Alguien va a tener que explicarle cómo funciona el federalismo porque parece que ya se le olvidó. Claro, en una de esas, decidió olvidarlo; igual que se ha olvidado de insistir y exigir al gobierno federal más apoyos a los damnificados de Tula.

Reconciliación a medias

Tras la confrontación con la dirigencia priista, llegó la reconciliación y hasta foto hubo. Alejandro Moreno, líder nacional del PRI; Julio Varela, líder local, y Fayad se reunieron a limar asperezas y darse el abrazo. Aunque la incomodidad de los tres fue más que obvia. Vaya, Fayad ni se tomó la molestia de sonreír para la foto. No fuera con ya sabe quien, porque ahí sí sonríe.

Ya en el evento de respaldo a Carolina Viggiano como precandidata “de unidad”, Fayad brilló por su ausencia. Y Moreno se sacó de la manga Moreno la maroma de que no asistió para cuidar sus acciones como militante priista y mandatario “pues gobierna para todos”.

Habrá que ver cómo acaba la historia de Fayad. En una de esas por querer quedar bien con todos, termina quedándose con nada.

​​__________________

Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única de la autora.

 
Publicidad
Publicidad