Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ColumnaInvitada| Otro intento presidencial de participar en las elecciones 2021

Andrés Manuel López Obrador sabe que su mejor faceta es como candidato en campaña, y parece que no está seguro de que sin él Morena pueda tener un desempeño electoral exitoso.
jue 27 agosto 2020 07:20 AM
El juicio a expresidentes ha sido una demanda al gobierno de AMLO
El presidente promueve una consulta para investigar a los expresidentes.

El presidente no cesa en sus intentos por participar en el proceso electoral de 2021; primero fue mediante la revocación de mandato, con lo cual ha insistido en múltiples ocasiones; después planteó que será el guardián de las elecciones para evitar fraude electoral, y ahora propone la realización de una consulta popular para determinar si se debe juzgar a los expresidentes o no.

Andrés Manuel López Obrador sabe que su mejor faceta es como candidato en campaña, y parece que no está seguro de que sin él Morena pueda tener un desempeño electoral tan exitoso como el de las últimas elecciones, por eso no deja de buscar la manera de participar de alguna forma en la elección, pues en su calidad de presidente de la República tiene muchas restricciones legales para intervenir.

Publicidad

Ahora bien, una consulta popular no es tan sencilla, pues aunque el presidente sí esta facultado para solicitarla, quien se encarga de la organización es el Instituto Nacional Electoral, y el primer problema que se presenta es que mientras la Constitución general de la República señala que la jornada de consulta debe ser el primer domingo de agosto, la Ley Federal de Consulta Popular señala que se realizará en los mismos tiempos que el proceso electoral es decir, la jornada de consulta será el mismo día que la jornada electoral.

La Ley de Consulta Popular no se ha adecuado a las reformas constitucionales de 2019. En todo caso, tendría que ser la autoridad electoral quien en ejercicio de su facultad para ajustar fechas y plazos de los procesos electorales haga lo mismo con el proceso de consulta popular, desde luego con los costos que implican tener una segunda jornada comicial dos meses después de la jornada electoral, lo cual es contrario al discurso de austeridad republicana.

Además, para que proceda la consulta, la Suprema Corte de Justicia de la Nación deberá validar la constitucionalidad de la pregunta que se va a hacer. La Constitución es clara en señalar que no son materia de consulta: restricciones a derechos humanos, ni las garantías para su protección, la materia electoral, el sistema financiero del Estado (ingresos, egresos y presupuesto), obras de infraestructura en ejecución, la seguridad nacional, ni la organización, funcionamiento y disciplina de las Fuerzas Armadas.

De esta forma la Corte deberá determinar si la propuesta de consultar sobre la pertinencia de juzgar o no a los expresidentes es un tema que la Constitución permite que sea materia de una consulta popular o no. En 2015 PRI, PAN y PRD buscaron impulsar consultas populares, pero en ninguno de los casos la pregunta fue válida.

Publicidad

Hasta ahora nunca se ha llevado a cabo una consulta popular a nivel nacional. La constitucionalidad de la pregunta me parece que está en el aire, pues los supuestos que no son materia de consulta son muy genéricos, dependerá de la interpretación que haga la SCJN. Aunque el juzgar o no a alguien no es una cuestión que dependa de la voluntad popular.

El riesgo que veo son los permanentes intentos del presidente de involucrarse de alguna forma en las elecciones de 2021, ya sea a través de la revocación de mandato, de la consulta popular o como guardián de las elecciones para evitar fraude electoral. El camino de la consulta popular puede ser peligroso, pues si la Corte valida la pregunta que desea plantear tendrá motivos suficientes para seguir en el debate publico durante todo el proceso electoral y en la etapa post electoral, pero si la Corte determina que la pregunta es inconstitucional, siempre podrá elegir la vía extralegal, es decir, pedir a la Secretaría de Gobernación que organice la consulta, como ocurrió en el caso de la cervecera de Baja California, y elija como fecha para hacerla el mismo día de la jornada electoral.

Sin duda falta mucho por decidir, si habrá o no habrá consulta popular es todavía incierto, lo que sí sabemos es que el presidente seguirá intentando participar lo más activamente posible en las elecciones de 2021, a pesar de que él mismo se quejó en 2006 cuando Vicente Fox hizo lo mismo y puso en riesgo la validez de la elección de ese año.

_________________

Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

Publicidad
Publicidad
Publicidad