Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La incertidumbre y las empresas

La economía mexicana necesita que las empresas vuelvan a invertir. Hay sectores del gobierno que saben que parte de la respuesta depende de ellos, escribe Alberto Bello.
jue 01 agosto 2019 08:12 AM
Alberto Bello
Alberto Bello, director editorial "Hard News" de Grupo Expansión.

¿Cómo restablecer la confianza empresarial? Esta preocupación ocupa gran parte del tiempo del gabinete económico del gobierno y de los organismos de la patronal mexicana. Las empresas nacionales y extranjeras frenan su inversión desde la elección de Donald Trump y sus incesantes amenazas de cancelar el Tratado de Libre Comercio con México. El peso de que no se firme el T-MEC es inmenso en inversiones detenidas en parques industriales de todo el país.

La polarización de la elección de 2018, la cancelación de la obra del Aeropuerto de la Ciudad de México, un plan de austeridad lleno de tropiezos y el impulso gubernamental a una política energética que aún se ve costosa e ineficiente contribuyeron a despertar cautelas adicionales en las áreas de planeación estratégica de muchas compañías acerca de la confiabilidad de la administración federal, que es muy exitosa políticamente en su comunicación mañanera, pero a un costo muy elevado en percepción por los inversionistas.

Publicidad

La desaceleración global, que ya es una realidad, pone un obstáculo adicional.

El paquete de reactivación económica de 485,000 millones de pesos anunciado por el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, quiere mandar un mensaje de que el gobierno tiene capacidad de reacción rápida y que está decidido a poner punto final al subejercicio del gasto. Es una de las iniciativas para restablecer la confianza.

Era fundamental que la política de gasto rompiera el ciclo de recortes y un fundamentalismo cuentachile que parecía salido del manual de los republicanos estadounidenses. Pero la economía mexicana tiene otros frenos que deben ser atendidos.

Más del autor: ¿De dónde saldrá el crecimiento?

Hay toda una línea de iniciativas de reactivación de la confianza que pasan por la oficina de Alfonso Romo, como cuenta Expansión en su portada de agosto “El efecto Romo”. La administración que promueve un discurso revolucionario, el nacionalismo y el voluntarismo económico, pero estos adjetivos quedan automáticamente suspendidos cuando el jefe de la Oficina de la Presidencia, amigo verdadero de López Obrador, defiende el libre mercado, el fracking, el aeropuerto de la Ciudad de México o los organismos genéticamente modificados en la agricultura.

Quienes afirman que su rol es simbólico, lo hacen desde el desconocimiento. La oficina de Romo cumple un rol estratégico a diario para abrir al gobierno otros puntos de vista. Su existencia es infinitamente preferible, consideran muchos empresarios con los que he conversado, a que no estuviera".

Publicidad

El Consejo de Fomento a la Inversión, el Empleo y el Crecimiento Económico que queda bajo su dirección junto con la banca de desarrollo, puede tener un papel estratégico en el mediano plazo para destrabar inversiones sectoriales y sobre todo, para poner la política pública a debate. Dado el desconocimiento en gestión de políticas públicas que hay en algunos niveles de la administración y el Poder Legislativo, el sólo hecho de que varias partes se sienten en una mesa a escucharse puede cambiar la dinámica de polarización y de buenos y malos que muchos querrían imponer en la agenda desde uno y otro lado, desde la 4T en un rincón y desde la defensa de las instituciones creadas en los últimos años en el opuesto.

Te puede interesar: #EnPortada | México libra recesión; PIB tiene peor semestre en 10 años

El Consejo contará con la participación de los secretarios del gabinete económico, representantes empresariales, sindicales y del sector social cuyo nombramiento sucederá en los próximos meses. Habrá consejos estatales para abordar los frenos al crecimiento de cada región, de donde se ordenará por prioridades que hagan sentido para los empresariados locales (por ejemplo, en proyectos de infraestructura carretera), y lo mismo sucederá a nivel federal por sectores. “Habrá tantas mesas como sea necesario”, dice Romo, con una concepción muy flexible de lo que debe ser esta institución.

Crear un entorno de confianza para la inversión es una obligación básica de este y de todo gobierno, pero en una administración con agenda social hay muchos puntos ciegos respecto a la agenda económica, como ya hemos visto estos siete meses".

Recomendamos: #ColumnaInvitada | Que #AMéxicoLeVayaBien es imposible sin crecimiento y paz

Es importante que el presidente López Obrador conozca cuáles son los obstáculos y las dudas que tienen las compañías que forman la columna vertebral de la actividad económica de este país (las grandes, las medianas y las pequeñas), a la hora de invertir y contratar, y que haya respuestas. Si del Consejo de Fomento se convierte en la plataforma de detección de frenos a la inversión y empiezan a surgir iniciativas que respondan a los problemas sectoriales, cambiaremos el discurso ideológico por la acción eficaz. Porque, aunque muchos parece que no lo saben, este gobierno se queda hasta 2024 y México no tiene mucho tiempo que perder.

Publicidad

Tags

Andrés Manuel López Obrador Presidencia Secretaría de Hacienda y Crédito Público Alfonso Romo
¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad