Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Rezago en salud impide cierre de consultorios de farmacias, señala López-Gatell

El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, reconoció que 1 de cada 3 consultas durante la pandemia de covid-19 se dieron en esas instalaciones privadas.
mar 16 agosto 2022 11:35 AM
(Consultorio médico de Farmacia San Pablo en la CDMX)
En consultorios adyacentes a farmacias prevalecen las condiciones precarias para los trabajadores de la salud y también para los pacientes, afirmó el subsecretario Hugo López-Gatell.

Aunque son “un engaño”, “solo buscan hacer negocio” y "mantienen condiciones laborales precarias", los consultorios médicos de farmacias particulares no pueden ser cancelados, debido al rezago de atención que prevalece en el sistema de salud, reconoció Hugo López-Gatell, subsecretario de Salud.

“No podemos cancelarlos de tajo, lo deseable es que no existan en la medida en que el sistema de salud público garantice la gratuidad, la universalidad, que todo mundo tenga acceso y desde luego que la calidad sea atractiva para el pueblo”, afirmó.

Publicidad

López-Gatell explicó que los consultorios adyacentes a farmacias se hicieron de fama luego de que ofrecieran una “solución inmediata a problemas de salud”, sin embargo, consideró que en realidad son un engaño.

“En realidad es un gran engaño. ¿En qué sentido? Los consultorios adyacentes a la farmacia no resuelven problemas de salud de mayor importancia, quizá resuelven una pequeña gripe, un dolor de cabeza, una diarrea, un problema de salud de corta duración que afecta a población sana. Pero alguien que tiene diabetes, hipertensión o una enfermedad pulmonar o una enfermedad cardíaca crónica, como gran cantidad de la población, estos consultorios no le van a resolver o incluso podrían poner en riesgo su salud o su vida”, advirtió.

Estos consultorios adyacentes a farmacias han atendido a una gran cantidad de mexicanos, pues dijo que la 1 de cada 4 consultas que se ofrecieron en 2012 y 1 de cada 3 durante la pandemia de covid-19 se dieron en esas instalaciones privadas.

Explicó que la operación de ese tipo de farmacias se da en condiciones precarias para los médicos como contrataciones eventuales, sin goce de seguridad social, y los presionan para ser “agentes de ventas”.

 

“Tienen una presión por ser agentes de ventas de los medicamentos que se dan en las farmacias, es decir, básicamente el personal de salud aun cuando tuviera capacidades intelectuales, desde luego las tienen, pero de formación son recientemente graduados, trabajan ahí, pero están bajo presión porque tienen que hacer recetas de múltiples medicamentos porque ese es el interés principal, no es dar consultas, no es resolver un problema de salud”, destacó.

Alertó que para la mayoría de estas farmacias, lo ideal es que los pacientes salgan con recetas de hasta ocho medicamentos prescritos, pero "no son correctamente indicados”.

Pese a que su operación no es correcta, señaló que no se les puede cancelar de “tajo” debido a que no existe la oferta de atención para los pacientes.

"En este momento con este desmantelamiento que hubo no hay una oferta suficiente, no hay cantidad suficiente de médicas y médicos o de instalaciones físicas, de consultorios, de centros de salud, por eso los estamos recuperando", comentó.

Lo que sí se puede hacer, comentó, es implementar una regulación más estricta a estos consultorios particulares que ofrecen consultas a bajo costo o incluso de forma gratuita.

“Es muy probable que esa fase de transición implique regular de manera más estricta, parte de la corrupción, parte del desmantelamiento fue el uso discrecional de las agencias de regulación en el caso nuestro Cofepris, para dar permisos a diestra y siniestra y permitir estas operaciones que son de muy baja calidad”, destacó.

 
Publicidad
Publicidad