Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Protección Civil erró en plan de rescate en El Pinabete, afirma Armando Guadiana

En entrevista, el senador morenista explica que desde que comenzó la tragedia estuvo en el lugar y llevó a sus expertos, pero Protección Civil del gobierno federal no atendió recomendaciones.
sáb 10 septiembre 2022 02:43 PM
Armando Guadiana y trabajdores de El Pinabete
El senador y empresario minero Armando Guadiana ofreció colaborar en el rescate de la mina.

Cumplido un mes de la tragedia de la mina del Pinabete, en Sabinas, Coahuila, el senador Armando Guadiana, empresario y representante de Morena en ese estado, admitió que la estrategia que decidió el gobierno federal desde el inicio para intentar rescatar a los mineros atrapados fue errónea y “quién sabe por qué”, cuestionó, se desatendió la opinión de expertos.

Explica que personal especializado en las minas de la zona hizo recomendaciones, pero no se atendieron y ahora, con el tajo iniciado, en vez de poner un “dique seco”, además de resultar la estrategia más costosa, se confirma que no fue lo más adecuado, valora.

Publicidad

El 3 de agosto ocurrió un derrumbe en el pozo minero El Pinabete, en Sabinas, Coahuila, ubicado en la población de las Agujitas, lo que dejó a 10 mineros atrapados.

Desde esa fecha, iniciaron labores de rescate que se prolongaron durante semanas, primero para sacar el agua que impedía el acceso a la zona donde pudieran haber estado los trabajadores y ahora, más de un mes después, aún no se llega al lugar.

En entrevista, Guadiana explica que desde que comenzó la tragedia estuvo en el lugar y llevó a sus propios expertos, pero Protección Civil del gobierno federal no atendió recomendaciones. Esto confirma las versiones de las familias de los mineros, que también con su experiencia in situ plantearon una estrategia distinta para detener acceder a los trabajadores atrapados, e incluso poder rescatarlos con vida.

El legislador y empresario minero explicó que la cuenca de Sabinas es una cazuela con una pendiente muy suave, lo que explica que se inunde. Por eso lo idóneo, de inicio, era impedir el paso de líquido desde aguas arriba.

“En el norponiente está la mina Agujita y en el norponiente la mina Las Conchitas, de ahí que era preciso bloquear el paso de agua primero para impedir que siguiera inundándose”, refiere.

Los mineros, recordó, iban por las galerías hacia arriba rumbo a la mina 6 y rumbo a Las Conchas “y se les vino el agua encima, lo que había explotado de esas minas era un manto arriba, que era de mayor espesor y ellos explotaban (carbón) abajo, llegó un momento en que hubo un hundimiento de la otra mina y se les vino encima”.

El legislador de Morena indica que desde el día de los hechos él junto con sus expertos recomendaron un dique seco para poder actuar.

“Lo que yo pensé desde un principio –estuve tres días seguidos ahí–, lo primero era hacer el bloqueo con barrenos o con productos químicos o con concreto, entre las dos minas, la mina Agujita o mina 6, que era de American Smelting y la mina Las Conchas o Las Conchitas que está en el norponiente”, detalla.

“Si bloquean eso ya no va a pasar el agua, los pueden sacar. Ahora, si no los logran sacar, entonces sí que hagan el tajo ese porque ese es lo más caro, se tienen que mover millones de toneladas de tierra. Entonces, lo primero era hacer el bloque ese para hacer un dique seco… o bien lo abren si tienen que abrirlo, pero de esa manera podrían evitarse el tajo si bloquean aguas arriba las dos minas nada más que no sé por qué no lo hacen", cuestiona.

-¿Fue una estrategia errónea de inicio? –se le pregunta.

-Sí, por eso, pero ahora deberían hacerlo así y no se puede insistir en el tajo. Si hubieran hecho eso (el dique seco) desde un principio, pues a lo mejor ya los hubieran sacado.

Guadiana expone que no sólo los mineros de la zona, sino los ingenieros expertos de su empresa comentaron que ese era el plan adecuado.

Ahora, después de semanas de trabajos sin resultados, reprocha que a pesar de que sus adversarios políticos trataron de involucrarlo como responsable, en los hechos ha colaborado gratuitamente con los trabajos.

 

“Yo doy la cara siempre que hay un problema, y aquí, en este caso, nuestra compañía ha colaborado junto con las demás compañías en el trabajo de rescate con bombas, equipo humano que nosotros pagamos”, indica.

Destaca que la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STyPS) es la responsable de realizar las supervisiones para evitar que casos como ese se repitan.

Rezago de México en protección a mineros

En tanto, ya ocurrida la nueva tragedia minera el gobierno federal decidió descongelar y enviar para la ratificación del Senado el Convenio 176 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en materia de seguridad y salud en las Minas.

Hace una semana, el secretario de Relaciones Exteriores (SRE), Marcelo Ebrard, dio a conocer a la bancada de Morena en esa cámara que le remitirá la solicitud de ratificación de ese Convenio este mismo periodo ordinario de sesiones, luego de que el Senado emitiera dos puntos de acuerdo, en 2018 y en 2020 para demandar que México se ponga al día en la materia.

Ese convenio fue suscrito desde 1995 por los países miembros de esa organización internacional y hasta ahora ya van 35 naciones firmantes y busca que el empleador de minas de todo tipo -independientemente del mineral que se extraiga- elimine los riesgos que enfrentan los trabajadores.

A través de ese mecanismo las autoridades se obligan a designar inspectores que revisen y alerten de posibles riesgos en la operación minera; concede a los trabajadores el derecho de notificar los accidentes, incidentes peligrosos o riesgos

De acuerdo al Convenio el trabajador minero tiene el derecho de ponerse fuera de peligro en cualquier circunstancia de riesgo, aunque no haya una mediación de una Comisión Mixta de Seguridad e Higiene o del patrón, y en ese caso no pueden verse afectados los derechos laborales del trabajador.

En cambio, hoy la situaciones en las que trabajan miles de mineros en el pais están previstas en el Capítulo XIII bis: "De los trabajos en minas" de la Ley Federal del Trabajo (LFT) reformada en 2012, pero en la que se establece que el trabajador puede negarse a laborar, “ sin reconocer la corresponsabilidad de la que es parte el patrón al tener que garantizar condiciones higiénicas y seguras”.

Además ese apartado de la ley sólo aplica para los trabajadores de las minas de carbón, que representan menos del 7% de los trabajadores ocupados en la mineríía metálica y no metálica en México, lo que deja fuera al 93% de los mineros del pais.

Actualmente esa LFT establece que los patrones o encargados directos de la operación y supervisión de los trabajos y desarrollos mineros que dolosamente o negligentemente omitan las medidas de seguridad podrían ser considerados responsables de los “riesgos de trabajo”.

En esos casos las multas van desde 350,000 pesos en caso de que el “siniestro” provoque la incapacidad permanente parcial de uno o varios obreros, y hasta 609,000 si la consecuencia es la incapacidad permanente total de uno o varios mineros.

 
Newsletter
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Ve a tu email y consulta tu suscripción

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad
Publicidad