Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

COVID-19: el freno del proyecto de AMLO a la mitad del camino

Especialistas señalan que faltaron medidas públicas eficaces para contener el aumento de la pobreza y el descenso de los niveles de bienestar ante el embate de la crisis sanitaria.
jue 02 diciembre 2021 06:20 AM
NAVIDAD_POBREZA_2021-11-26T034357Z_962025991_RC2X1R98D3ZP_RTRMADP_3_USA-THANKSGIVING-MEXICO-BORDER.jpeg
Cuando la administración de AMLO cumple tres años, el paisaje de la pobreza es más dramático: casi cuatro millones de mexicanos pasaron a ese estado durante 2020.

Un hecho inesperado, como ha sido la pandemia de COVID-19, ha repercutido en los niveles de bienestar en México y frenando el avance del proyecto de gobierno de Andrés Manuel López Obrador en cuyo Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2019-2024 planteó como objetivo la disminución de la pobreza y las carencias sociales.

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) reveló que el porcentaje de personas en situación de pobreza aumentó, al igual que los de los otros tres rubros: rezago educativo, acceso a servicios de salud, y acceso a la alimentación nutritiva y de calidad.

Publicidad

En 2020, el año en que la pandemia fue reconocida, el 43.9% de la población en México estaba en situación de pobreza; es decir, 55.7 millones de individuos, cuando en 2018 era de 41.9%, 51.9 millones de personas; en tanto que la carencia por acceso a servicios de salud aumentó 12 puntos porcentuales al pasar de 16.2% en 2018 a 28.2% en 2020, lo que significó que 15.6 millones de personas se añadieran a esta situación.

López Obrador adjudicó el aumento de 3.8 millones de pobres en lo que va de su gobierno a la pandemia de COVID-19, pero insistió en que gracias a los apoyos gubernamentales de su administración, la situación cambiará al final de su sexenio.

“No acepto, tengo otros datos, la gente está recibiendo más y aun con la pandemia, la gente tiene para su consumo básico”, dijo al rechazar los datos.

Y si bien la pandemia le pegó a todos los países del mundo, en México, de acuerdo con especialistas, se pudo hacer algo más. “En México aumentó la pobreza, pero porque el gobierno eligió no hacer nada”, dice Máximo Jaramillo-Molina, director general del Instituto de Estudios sobre Desigualdad (INDESIG).

El especialista admitió: "Sí hay un contexto de pandemia, de crisis, eso no se puede ignorar, eso hay que decirlo, pero también es cierto que el gobierno tomó la estrategia de no hacer nada, de dejar que cada quien se rascara como pudiera".

El director del INDESIG puso como ejemplo el caso de Brasil, donde – explicó– aumentaron 7.6% del Producto Interno Bruto en el gasto social durante la pandemia, cuando en México fue de 0.2%. En el país de América del Sur hubo dos estrategias: expandir programas; es decir, buscar más gente para apoyarla y crear programas sociales, lo que trajo consigo una disminución de la pobreza, según los primeros cálculos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe.

Publicidad

El gobierno mexicano se negó a pedir préstamos y crear programas para apoyar a la población afectada por la crisis económica generada por la pandemia de COVID-19. También, ha insistido en que México ha salido bien librado, en parte, gracias a las remesas provenientes de Estados Unidos.

Sí hay un contexto de pandemia (...) eso no se puede ignorar (...), pero también es cierto que el gobierno tomó la estrategia de no hacer nada".
Máximo Jaramillo-Molina, director del INDESIG.

No obstante, para especialistas, no se trata de una acción atribuible al gobierno mexicano, sino que gracias a que otros países han apoyado a los ciudadanos, estos pudieron enviar dinero a sus paisanos.

“Los 45,000 millones de dólares, si lo pasas a pesos, es mucho más que los programas sociales”, considera Enrique Cárdenas, quien dirige la organización Signos Vitales, al referir que las familias han tenido que buscar con sus propios medios cómo sobrevivir ante la falta de políticas adecuadas.

El experto expone que si la economía no crece, no se puede disminuir la pobreza de manera sostenida, y aunque este problema no es exclusivo de la actual administración, se ha acentuado.

“La falta de crecimiento no solamente ha sido causada por la pandemia, sino también por la falta de políticas adecuadas”, señala al enfatizar que no solo la pobreza ha aumentado, sino también las carencias en rubros fundamentales como salud y educación.

A decir del especialista, en ese panorama, la gente más vulnerable no tiene alternativas y depende del sector público, lo que va a terminar “lastimando la escalera de la movilidad social” con secuelas a largo plazo.

Enrique Cárdenas, director Signos Vitales, expone que la pobreza es el problema que la economía no ha resuelto. "Ha habido una persistencia (del fenómeno) desde hace mucho tiempo, lo que estamos viendo es que no solamente no se ha avanzado, sino que se ha ido para atrás", sostiene.

Publicidad

De acuerdo con el Coneval, la carencia por acceso de servicios a la salud pasó de 16.2% a 28.2%, de 2018 a 2020, cuando de 2016 a 2018, había aumentado 0.6%; el rezago educativo pasó de 19.0% a 19.2%, y el acceso a la alimentación de 22.2% a 22.5% en el mismo periodo.

El programa para los adultos mayores, el logro

“Nadie padecerá hambre, la pobreza extrema habrá sido erradicada, no habrá individuos carentes de servicios médicos o de medicinas y los adultos mayores recibirán pensiones justas y podrán vivir sin estrecheces materiales”, se lee en el PND.

De estos, solo el referente a los adultos mayores, quienes reciben cada bimestre un apoyo, ha avanzado. “La pobreza por ingreso de adultos mayores va a casi desaparecer, será algo muy bueno y un alcance que vale la pena resaltar”, dice Jaramillo-Molina.

Ha habido una persistencia de la pobreza (...). Lo que estamos viendo es que no solamente no se ha avanzado, sino que se ha ido para atrás".
Enrique Cárdenas, director Signos Vitales

No obstante, advierte que enfocar todas las baterías a este programa, va a tener retrocesos graves con el resto de la población, que incluso puede tener mayor grado de pobreza o de carencias. “El punto es que al final de cuentas, no se va a avanzar, de seguir avanzando así, no va a haber ningún efecto”, comenta.

Publicidad
Publicidad