Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Javier Hidalgo: "El veneno de Morena es que no podamos ponernos de acuerdo"

El aspirante a dirigir el partido alerta sobre el riesgo de división por la formación de grupos, al tiempo de que urge a que Morena sea una fuerza que acompañe la "cuarta transformación" de AMLO.
vie 18 septiembre 2020 05:30 AM

A dos años de haber vencido con gran ventaja en las urnas, Morena atraviesa por una nueva prueba de cara a las elecciones de 2021: renovar su dirigencia luego de un proceso que se ha judicializado al grado de que tuvo que intervenir el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), y el cual, de acuerdo con Javier Hidalgo, aspirante a la presidencia del partido, está frenando la llamada "cuarta transformación" impulsada por Andrés Manuel López Obrador.

"Nuestro veneno para no poder continuar con la cuarta transformación no está en la gente, porque sigue apoyando, sino que está en que no seamos capaces de ponernos de acuerdo en Morena", señala en entrevista el hoy diputado federal, quien está dentro de los 35 aspirantes a dirigente ya palomeados por el Instituto Nacional Electoral (INE).

Publicidad

Hidalgo sostiene que el problema de Morena no está en la oposición, a la que ve disminuida, ni tampoco en la ciudadanía, porque el partido ha ganado apoyo incluso en lugares donde tenía menos presencia, como Querétaro.

El problema de nosotros es que no seamos capaces de ponernos de acuerdo y nos gane la miopía de nuestros intereses personales, y perdamos la dimensión de lo que estamos construyendo".
Javier Hidalgo, diputado federal y aspirante a dirigir Morena

El proceso para la renovación de la dirigencia de Morena se ha estancado desde 2019 debido a conflictos internos y ahora por la emergencia sanitaria por COVID-19. En agosto, el TEPJF ordenó al INE intervenir, por lo que el instituto coordinará una encuesta de la que saldrán los nuevos líderes.

Hidalgo reconoce que todos veían normal que Yeidckol Polevnsky pasara la estafeta de la dirigencia a Bertha Luján y se siguiera trabajando en equipo, pero "empezaron a salir ambiciones de la compañera y se empezó a bloquear y judicializar el proceso". Por ello, cuando se empezaron a formar grupos dentro del partido y los conflictos se hicieron más fuertes, él decidió competir.

"Yo lo había pensado, había tenido interés, y sabía que estaba sucediendo esto, esperaba que las compañeras lo sacaran; cuando no y la propia Beltrán Luján dice que no , entonces me quedé pensando que era una gran oportunidad para aprovechar y poder echar adelante estas ideas que tengo, que siento, de mover al movimiento", dice.

Publicidad

Los problemas de Morena

Para el "activista social", como se define a sí mismo, el proceso de transformación se ha estancado desde 2018, en parte porque la dirigencia partidista no entendió que la tarea era acompañar al presidente López Obrador.

Vamos a mover al movimiento; después de que ganamos la presidencia en 2018, el partido se estancó, se paró, se ensimismó, se pasmó, y hemos dejado que este proceso de transformación solo el presidente lo desarrolle".

El legislador señala que, mientras el presidente todos los días impulsa la transformación, en la parte de abajo, la del trabajo con la ciudadanía, no se ha hecho más, y esta era una responsabilidad de quien encabezaba al partido. Por eso, él considera tener las cualidades para 'hacer clic' con el mandatario y hacer que la "cuarta transformación" penetre desde abajo.

Hidalgo recuerda que, en el consejo de agosto de 2018, se acordó que la mitad de los recursos se destinara al Instituto de Formación Política, pero se dejó solo a Rafael Barajas, 'el Fisgón', se le bloquearon los recursos y crecieron los conflictos.

"No quiero pensar mal, pero era una tarea muy precisa que le tocaba a Yeidckol y no lo hizo; luego, pues se fue metiendo en los pleitos internos, hubo problemas en las candidaturas internas, y se fue como ensimismando más", asegura.

Lee: Morena denuncia a Yeidckol Polevnsky ante la FGR

Para Hidalgo, la "miopía" de algunos compañeros, de poner primero los intereses personales en lugar del movimiento, es lo que no los ha dejado avanzar. Incluso, señala que el querer permanecer en la dirigencia sin tener apoyo choca con la filosofía lopezobradorista de que se consulte a la gente sobre la permanencia de sus líderes.

Publicidad

La "perredización" en Morena

Otro problema que ha enfrentado el partido son los grupos y las corrientes que se empezaron a formar y de las que se ha intentado huir, advierte Hidalgo.

"Estaba percibiendo grupos y, entonces, la verdad es que uno de los elementos que corrompe a la política es cuando empiezas a hacer grupos de interés", afirma, al señalar que en el partido una de la ideas principales es que se valore a las personas por sus cualidades, no por lo que puedan dar a cambio. Por eso, dice, su lema es "Ni grupo ni corrientes, un solo Morena".

Aunque asegura que Morena aún no está en la situación del PRD, partido del que formó parte pero que dejó en 2010 por las corrientes que prevalecían, reconoce que sí se han empezado a hacer grupos en Morena, pero afirma que todavía es posible rectificar.

"Yo fui fundador de PRD, me salí en 2010, salí asqueado, era intransitable los grupos de interés, y además se volvían en complicidades, al último ya tapaban corruptelas; entonces, yo dije: 'No, no, no, de aquí no' (...) Morena venía bien trabajando, pero cuando se empieza a estancar el proceso, como que se empiezan a agrupar compañeros y compañeras, y fue ahí donde se empezó a descomponer. No ha llegado a tal descomposición", asegura.

En esto de los grupos y corrientes sí se han hecho como los antídotos, en los estatutos".

A la presidencia de Morena

Luego de que el TEPJF definiera que el INE interviniera, el instituto avaló una convocatoria con la que aprobó el registro de 35 aspirantes a dirigente y 36 a secretario general. Estos deberán pasar por una encuesta de reconocimiento para reducir la lista a seis, de entre quienes otra encuesta determinará a los nuevos líderes.

Te puede interesar: INE avala a 35 candidatos a la presidencia de Morena

Entre los contrincantes por la dirigencia están Yeidckol Polevnsky, el coordinador parlamentario Mario Delgado, el diputado Porfirio Muñoz Ledo, el politólogo Gibrán Ramírez, el exfuncionario Alejandro Rojas Díaz Durán e Hidalgo, quien reconoce las capacidades y el trabajo de sus compañeros, pero asegura que él podría hacerlo mejor al frente del partido.

"Veo muy bien a los compañeros y compañeras que están en el proceso, sin dejar de reconocer que yo podría hacerlo mejor, porque tengo mucha presencia de activismo abajo y tengo mucha idea de cómo empoderar a las bases", afirma.

Sus prioridades estarían en "mover al movimiento", es decir, que las ideas del presidente lleguen hasta abajo. "Es una cuestión de reflexión, análisis, operación, presencia en las calles, de todo lo que se requiere para que, mientras el presidente está todas las mañanas, haciendo arriba, abajo se haga también", dice.

Para ello, plantea elegir a cinco mujeres y cinco hombres de cada distrito, para que ayuden a formar a la población. La idea es contar con 3,000 jóvenes, quienes recibirían una beca de 10,000 pesos, una inversión de 360 millones de pesos.

AMLO responde al conflicto en Morena | #EnSegundos

Otro aspecto clave, que ya coincidiría con la elección de 2021, es mantener la comisión de encuestas, para que todo se tenga que decidir así y haya un solo método para elegir candidatos, de confianza y credibilidad para los procesos internos.

"En términos políticos, hay un pensamiento que puede marcar como obradorista o humanista, que va a ir tomando más años, pero sí cabe el riesgo de que Morena no sea capaz de madurar sin la presencia, el liderazgo del presidente; no podemos esperarnos hasta 2024, (el partido) tiene que empezar a madurar sus procesos internos, su toma de decisiones, su visión estratégica, todo lo tenemos que hacer, y por eso es la relevancia de este proceso", dice.

Como ciclista que es, Hidalgo dice que recorrerá el país en bicicleta para buscar presencia. Además, hará campaña en redes y eventos virtuales, y aunque no gane la contienda interna, asegura que lo que le interesa es que sus ideas que buscan "mover al movimiento de arriba y abajo" puedan desarrollarse.

Publicidad
Publicidad