Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Médicos alertan de riesgo por reconversiones apresuradas en hospitales

Los cambios que se hacen en algunos hospitales para atender a pacientes con COVID-19 no dan seguridad a doctores, enfermeras y camilleros, señalan.
vie 15 mayo 2020 05:42 AM
6729132a-e624-40bc-bbde-fb892a2c02c9.JPG
El Hospital Juárez del ISSSTE en Oaxaca fue uno de los que fueron reconvertidos para atender a pacientes con COVID- 19 y en donde los trabajadores temen que adecuaciones no sean suficientes para evitar contagios.

Una cortina de tela y una pared de tablaroca son los elementos que dividen a los pacientes graves por el COVID-19, en algunos hospitales que fueron reconvertidos para atender la emergencia sanitaria, y donde el personal médico labora preocupado de sufrir contagios.

Mientras se espera llegar a la ‘nueva normalidad’, la Fase 3 de la epidemia se vive entre protestas de doctores, enfermeras y camilleros que siguen pidiendo protección y luchan en contra de un enemigo invisible.

Publicidad

El reto, transformarse

Gabriel Pérez, médico pediatra del Hospital ISSSTE de Tacuba, considera que la reconversión es uno de los principales problemas a los que se ha enfrentado.

“La llamada ‘reconversión’ para aislar pacientes infectados y, sobre todo, sospechosos de COVID-19 es un proceso de adecuación de espacios, pero tiene implicaciones logísticas y financieras que limitan su realización”, cuenta el doctor.

De acuerdo con los “Lineamientos de la Reconversión Hospitalaria” publicados por la Secretaría de Salud (Ssa) el 5 de abril, ésta se realiza para prevenir que el virus se propague.

“La reconversión hospitalaria debe enfocarse en la preparación para la recepción y atención de pacientes con síntomas respiratorios, así como evitar magnificar la propagación de la enfermedad entre los pacientes que aún requieren de atención médica hospitalaria por otras condiciones. Por lo que, el Comité COVID-19 deberá planificar con antelación las actividades, a efecto de lograr la reconversión de manera inmediata o escalonada”, explica el documento.

Publicidad

Junto con otros médicos, Gabriel Pérez, se unió a las protestas afuera de la Secretaría de Salud (Ssa) para pedir protección e insumos este mismo mes. Reclaman la improvisación en los hospitales y la falta de insumos.

La separación es una cortina. Claro, es mejor que nada. Pero debería ser una pared, un cancel. Así están muchos hospitales”
Gabriel Pérez, médico ISSSTE

¿Por qué ocurre esto? Porque hay más pacientes que los que el sistema de salud puede atender, responde el especialista.

“La demanda de atención es excesiva. Son demasiados pacientes. Más de los que el sistema de salud puede recibir. Y con una condición especial que dificulta más la atención: son altamente contagiosos”.

Este miércoles, México rebasó los 4,200 decesos de enfermos de coronavirus y los 40,000 mil contagiados, de acuerdo con el último reporte dado a conocer por la Secretaría de Salud (Ssa).

Las cifras sigue bajo sospecha, cuestionada por legisladores de oposición y hasta extitulares de Salud que insisten en la manipulación de los datos y en la falta de pruebas para saber si hay más mexicanos con el virus.

Publicidad

Adaptaciones ‘fast track’

El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, aseguró el 11 de abril que en la Fase 3, la prioridad, serían las instalaciones médicas.

“En la Fase 3 el hospital es la escena más importante. En la 1 nos preparamos para la 2 y la pusimos en práctica 15 días antes con la Jornada de Sana Distancia y nos reunimos para ver la reconversión hospitalaria”.

El 21 de abril, el Ejecutivo federal arrancó con la Fase 3 de la emergencia sanitaria.

En el Hospital Juárez del ISSSTE, en Oaxaca, aunque ya se había anunciado que sería totalmente COVID-19, la reconversión comenzó la semana pasada.

Según un oficio del 4 de mayo, consultado por Expansión Política, en esa fecha se le informó al personal que se comenzaría con las obras.

f592eb80-6162-4219-8424-8e827b6892a1.JPG
La reconversión del ISSSTE en Oaxaca tiene fecha de 4 de mayo.

Ahora, paredes de tablarroca dividen el área de cirugía y ahí tendrán que ser contenidos los pacientes “sospechosos a COVID”; sospechosos, porque en el oficio no estipula que para estar aislados se les tiene que hacer la prueba.

El personal del Hospital Juárez no confía en que las adaptaciones, que dejan espacios pequeños para que el personal maniobre, sean seguras.

“Será toda una contaminación para los trabajadores del hospital”, consideran.

Mientras, el gobernador del estado, Alejandro Murat, el miércoles aseguró que Oaxaca comenzaría a transitar a la llamada “nueva normalidad” para salir de las medidas de confinamiento.

“Esto es sumamente positivo, porque lo que nos está diciendo es que esta disciplina que hemos seguido los oaxaqueños y las oaxaqueñas permite que podamos transitar a esta nueva normalidad y regresar de manera gradual a nuestras actividades con las medidas de precaución”, dijo en la conferencia matutina en Palacio Nacional.

El costo

Según la adjudicación directa CE-050GYR050-E109-2020, la reconversión del Hospital de Gineco Obstetricia 3, del Centro Médico La Raza del IMSS tendrá un costo de 92,000 pesos.

La inversión tiene como propósito cumplir con el “Decreto por el que se declaran las acciones extraordinarias en las regiones afectadas de todo el territorio nacional en materia de salubridad general para combatir la enfermedad grave de atención prioritaria generada por el virus SARS-CoV-2”, publicado en el Diario Oficial de la Federación.

El contrato indica que los trabajos en La Raza incluyen la adecuación del área de triage, colocación de ventanas de aluminio, puertas corredizas, pintura y otros cambios. Sin embargo, la firma del contrato se hizo, apenas, el pasado 6 de mayo.

Después de las protestas

El martes 6 de mayo, María Esther, una trabajadora del laboratorio de la Unidad de Medicina Familiar (UMF) 120 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) se quejó, junto con sus compañeros, porque no tenían espacios adecuados para trabajar.

Bloquearon la avenida Zaragoza, en Iztapalapa, y protestaron porque la Unidad no está hecha para atender a pacientes con coronavirus y acusaron que incluso, los cadáveres habían sido "amontonados" en un cuarto, sin las medidas de protección necesarias.

La semana pasada, María comentó que por culpa de la “improvisación” había contagios y que no había lugares para mantener a los pacientes confinados.

Este miércoles, la laboratorista dijo que ya se están haciendo los ajustes necesarios.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad
Publicidad