Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Surella Segú: es urgente "enfrentar al calor" como efecto del cambio climático

La directora de la Oficina de Calor Extremo, instalada en Monterrey, Nuevo León, advierte que las altas temperaturas causan mortalidad, pero sostiene que son prevenibles.
vie 10 junio 2022 06:00 AM

Una ciudad ubicada al norte de México tiene desde hace poco más de un mes una oficina que busca mitigar los efectos del cambio climático.

Se trata de la Oficina de Calor Extremo, ubicada en Monterrey, Nuevo León, y su nombre llama a la urgencia que representa el cambio climático y sus consecuencias, describe Surella Segú, la titular del organismo.

Publicidad

"El calor es el efecto climático que más personas mata, pero también puede ser prevenible. Por eso se toma esta decisión de enfrentarlo de lleno a través de esta Oficina de Calor", señala la funcionaria en entrevista con Expansión Política.

El pasado 26 de abril, Luis Donaldo Colosio Riojas, alcalde de Monterrey, inauguró la Oficina de Calor Extremo, la quinta en el mundo y la segunda en América Latina (un mes antes se instaló una en Santiago de Chile).

La Oficina de Calor Extremo se logró luego de la declaratoria de emergencia climática que lanzó el alcalde Colosio Riojas en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26), efectuada en Glasgow, Escocia, entre octubre y noviembre de 2021.

Esta oficina es gestionada por la Secretaría de Desarrollo Urbano Sostenible de Monterrey, con fondos de la Rockefeller Foundation, que hizo una aportación inicial de 50,000 dólares, monto que puede aumentar cada año para infraestructura y otros aspectos.

La apertura de este organismo se da en un momento en que Nuevo León vive una de sus peores crisis de calor y escasez de agua; de hecho, en febrero pasado, el gobierno estatal emitió una declaratoria de emergencia.

La situación se acentúa en Monterrey, donde habitan 5 millones 784,442 personas; es decir, 4.6% de la población total del país, de acuerdo con el más reciente censo del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

Es necesario hacer una llamada urgente a la acción".
Surella Segú, directora de la Oficina de Calor

 

"La idea de esta oficina es impactar a América Central y del Sur. Es una gran oportunidad, un gran reto para la ciudad, pero por sus características es algo que tiene hacerse para mitigar los riesgos del calor", señala la especialista en política pública urbana, vivienda, planeación y sustentabilidad.

¿Qué hará la Oficina de Calor Extremo para frenar la crisis en Monterrey?

La Oficina tiene como objetivo impulsar la investigación y análisis sobre el cambio climático y el calor extremo en la ciudad para que podamos entender la problemática y adaptarnos desde todos los sectores.

Uno de los roles importantes de la Oficina es generar conciencia y compartir información con la ciudadanía para que desde cada persona se pueda ir sumando el trabajo con respecto a la construcción de ciudades más resilientes.

Por otro lado, generar estrategias de mitigación y de resiliencia también es algo que va a hacer la oficina, y que tiene que ver dar respuesta a este panorama que estamos viendo. Entonces, por una parte vamos a identificar los efectos del calor y a generar estrategias, y por otra parte también vamos a proponer proyectos específicos.

La diferencia que tiene con otras instituciones y organismos de medio ambiente, es que una oficina apoyada por una red de investigadores científicos internacional; la idea es que vaya construyendo con las demás Oficinas de Calor en el mundo una estructura en la que se compartan informaciones, estrategias, proyectos y hallazgos que puede generar un impacto transversal en el municipio.

 

¿Por qué se instala esta Oficina de Calor Extremo en Monterrey?

El 2021 fue el año más caliente en Nuevo León, y se espera que este año tenga temperaturas similares. Es importante también decir que 96% de la población de Nuevo León habita la zona metropolitana de la ciudad de Monterrey, entonces es fundamental tener acciones metropolitanas porque ahí es donde se concentra gran parte de la población y las islas de calor.

El calor, además de generar enfermedades como agotamiento, erupciones cutáneas, calambres y golpes de calor, también genera bajo rendimiento en los estudiantes, los profesores y los trabajadores, particularmente quienes tienen actividades en el exterior, y esto tiene un impacto en la economía. Es decir, no solo tiene un impacto en la salud de las personas, por eso es importante poder medir las consecuencias.

Al estar la oficina estar en Monterrey es una gran oportunidad para ser ejemplo de cómo se puede transformar una ciudad, de cómo se puede hacer una ciudad verde, lo cual es un gran reto para Monterrey porque ha ido perdiendo la vegetación y las áreas verdes, y es fundamental naturalizar la ciudad.

Estamos padeciendo ya una gran sequía. Las crisis de las que hemos oído hablar por el cambio climático pues ya están aquí (en Monterrey)".
Surella Segú, directora de la Oficina de Calor

¿Cuál es el objetivo de esta oficina a corto, mediano y largo plazo?

Se busca crear alianzas estratégicas a nivel local e internacional para encontrar, en conjunto, maneras de mitigar los efectos del calor, de dar respuesta, de incrementar la resiliencia en la ciudad y de reducir las "inequidades" climáticas. La idea es que (la estrategia) se extienda en todo el país e influenciar la parte de América central.

Ya están en proceso varios proyectos, como un programa piloto de captación de agua pluvial en diferentes escalas, en instituciones y viviendas, la elaboración de un Plan contra el Calor y un Acuerdo Verde, el se espera que sea firmado en julio, porque se viene el verano.

 

¿Cuáles son los primeros pasos que ha dado este organismo?

Además del Plan contra el Calor, estamos creando uno sobre infraestructura pública y privada, con el que se busca conectar el conocimiento ambiental climático y de calor extremo con la población. A veces pensamos que en ciudades como Monterrey ya estamos acostumbrados a que hace mucho calor, pero en realidad sí hay que poner atención y hacer cosas.

Ya estamos empezando a medir cómo está la ciudad, dónde están las islas de calor, que generan el mayor efecto negativo en los ciudadanos, medir cuándo vienen estas horas de calor extremo y poder anunciarlas (con anticipación), medir las capacidades que tiene la ciudadanía de respuesta y la ciudad hacia estos problemas y medir el impacto económico que tiene el calor.

Desde antes del lanzamiento de la oficina ya se estaban tomando las primeras acciones. Por ejemplo, la elaboración del Acuerdo Verde, que es un instrumento de gobernanza abierto y participativo, y que busca transformar a Monterrey en una zona de acción climática, en una ciudad que está viendo la transformación hacia una acción fuerte y continua.

¿Por qué es importante tener una oficina de este tipo?

Necesitamos activar todas las capacidades que tengamos, desde todos los sectores, para poder trabajar en la disminución del calor. Tenemos que generar o regenerar los ecosistemas para poder hacer frente a estas crisis.

Monterrey es una ciudad que se ha desarrollado de una manera exponencial en términos de industria, económicos y uso del automóvil. Es una ciudad complicada para caminar, y queremos para regresarle ese derecho al ciudadano.

En México hay muchas ciudades que se pueden identificar con Monterrey. Esto los vuelve una ciudad que puede ser líder y un país que puede ser líder en la transformación hacia ciudades más verdes y visibles.

Publicidad
Publicidad