Publicidad
Inicia sesión

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ColumnaInvitada | El destino nos alcanzó; crónicas de la emergencia climática

El negacionismo de políticos que ya no estarán aquí en los siguientes 20 años nos quiere condenar a un territorio sin futuro, pues piensan que el cambio climático es un cuento.
jue 19 mayo 2022 10:20 AM
Un mundo representando la lucha contra el cambio climático
El calentamiento global es una realidad.

Nací en 1982, soy parte de una generación que desde que tiene memoria hemos escuchado, y después alertado, sobre el calentamiento global. Se les ha advertido a políticos, empresarios y gobernantes, sobre la crisis climática que representa elevar tan sólo un grado la temperatura del planeta, lo que significa vivir con 45°C o más, sobre las consecuencias que traería en materia de agua, agricultura, incendios, salud, ecosistemas, y migración el no hacer nada para evitarlo.

Es más, hace unas semanas se les volvió a señalar con fuerza, se presentó evidencia clara durante el debate de la Reforma Eléctrica, pero parece que el negacionismo de políticos que ya no estarán aquí en los siguientes 20 años nos quiere condenar a un territorio sin futuro. Piensan que el cambio climático es un cuento de unos cuantos, alimentado por la angustia de millennials y zentennials, y claro, los neoliberales.

Publicidad

Pues bien, en México, específicamente en Monterrey y su Zona Metropolitana este escenario apocalíptico que tanto hemos alertado, el que parecía lejano, ya sucedió aquí donde vivimos 5.3 millones de personas. En la segunda ciudad más importante de México, aquí donde además, su actividad industrial y su aportación a la producción y la economía nacional es fundamental.

Por eso Monterrey ha instalado la primera Oficina del Calor Extremo del país, con financiamiento internacional del Centro de Resiliencia de la Arsht-Rockefeller Center. La primera acción después de que Luis Donaldo Colosio, Alcalde de Monterrey, hiciera la Declaratoria de Emergencia Climática en 2021 en el marco de la COP.

Para muestra de la crisis que enfrentamos, dos botones. El 2021 fue el año más caliente en la historia de Nuevo León, y además enfrentamos una crisis hídrica sin precedentes, según datos de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA). Las consecuencias están documentadas, según el estudio "Heat-related mortality: a review and exploration of heterogeneity", el cual mostró que existe un incremento de 18.8% de mortalidad por cada grado centígrado de incremento en temperaturas por encima de 31 grados centígrados en la ciudad. Esta tasa, al considerar la exposición a los contaminantes PM10 y O3 puede subir hasta 20.4% de aumento por cada grado.

Es por ello que estudios recientes pronostican que en 2022 las muertes por enfermedades respiratorias en Monterrey podrían incrementar en un 17.6% por cada grado centígrado de aumento en calor encima de la línea base, así como las muertes por enfermedades no respiratorias podrían elevarse en un 49.3% por cada grado de aumento. Es un problema eminentemente urbano, que debe trabajarse desde el territorio. En 2020, el 96% de la población de Nuevo León vivía en localidades urbanas, las cuales son más vulnerables a los efectos del calor extremo.

Publicidad

Y su hablamos de agua, la situación es también preocupante. La presa de La Boca, que tiene capacidad para almacenar 30 millones de metros cúbicos, según datos del mes de marzo estaba a 16.7% de capacidad. Actualmente la ciudadanía vive con cortes de agua de 5:00 a 9:00 de la mañana, y un día por semana se reducirá al máximo el servicio por zonas, y municipios.

Necesitamos actuar ahora. Por eso esta Oficina de Calor Extremo, la quinta en en mundo además de Sierra Leona, Atenas, Miami y Santiago, buscará monitorear y registrar cada ola de calor, para informar oportunamente a la ciudadanía sobre los distintos planes y recomendaciones, y apuntando cuáles serían las zonas con mayores afectaciones. El principal objetivo es tomar acciones audaces para dirigir a Monterrey a un futuro más resiliente.

Las dos principales apuestas serán crear reservas de agua en los barrios y colonias de Monterrey, a través de Sistemas de Captación de Agua Pluvial, para enfrentar la actual crisis y las venideras. Así como también combatir las planchas de calor a través del Sistema de Parques y Corredores Verdes, que tendrá su primera acción en la zona norponiente de la ciudad en Parque Lago y la Av. Luis Donaldo Colosio.

Sí, el destino nos alcanzó, pero no nos cruzaremos de brazos. Esta es la primera llamada para el resto del territorio mexicano. Desde el Noreste estamos tomando acción y estos son los primeros pasos para enfrentar la emergencia climática porque no existe un Planeta B como opción.

______________

Nota del editor: La autora es secretaria de Desarrollo Urbano Sostenible de Monterrey. Las opiniones de este artículo son responsabilidad única de la autora.

Publicidad
Publicidad
Publicidad