Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

"¡La noche es nuestra!": exigen seguridad en vida nocturna para personas LGBT+

El colectivo Espacios Libres y Seguros utiliza ese lema para exigir seguridad en los centros nocturnos, que al reabrir tras el confinamiento por la pandemia, registraron un aumento de violencia.
dom 07 agosto 2022 07:30 AM
Rico Club.jpg
La golpiza en contra de cuatro jóvenes afuera del Rico Club, en la Zona Rosa de la CDMX, el pasado 10 de julio, se convirtió en emblema de los ataques padecidos por personas LGBT+ en los últimos meses.

Cuatro jóvenes fueron golpeados afuera del Rico Club la noche del 10 de julio. Sangre y golpes en el rostro, así como el robo de celulares y dinero, fueron el resultado del ataque con insultos homofóbicos frente al establecimiento ubicado en la Zona Rosa, espacio icónico de la Ciudad de México cuya identidad va de la mano de la diversidad sexual.

Uno de los jóvenes vivió un intento de robo al salir de otro bar cercano y cuando sus amigos se acercaron a ayudar, el sujeto corrió para resguardarse dentro de Rico Club, de donde salieron al menos otros 10 sujetos que agredieron y despojaron de sus pertenencias a los jóvenes, de acuerdo con el reporte compartido en Twitter.

Publicidad

Este ataque se suma a una serie de incidentes, entre agresiones y robos. Uno de los casos más graves y señalado fue el asesinato de un joven de 24 años al salir de Híbrido Night Club en julio de 2019.

Paris del Moral, vocero de Espacios Libres y Seguros, señala que desde 2013 se prometió un cambio en la seguridad de los establecimientos de la vida nocturna en la Zona Rosa tras el asesinato de 13 jóvenes en el Bar Heaven; sin embargo, esto no se ha cumplido.

“Se pusieron entonces sobre la mesa las mismas problemáticas que estamos llevando nosotros (ahora). Las administraciones de entonces afirmaron que iba a haber una renovación en el espacio público”, dice en entrevista con Expansión Política.

 

El colectivo ha identificado desde 2019 –tras el homicidio del joven afuera del Híbrido Night Club– que con la reactivación de los antros y bares luego de su cierre temporal ante la pandemia de COVID-19, han resurgido las agresiones por parte del personal de algunos establecimientos, así como expresiones y ataques homofóbicos, lesbofóbicos y transfóbicos, además de robos, incluso con el uso de drogas en contra de las víctimas.

“Parece un patrón normal el acoso hacia las mujeres, muchas veces dentro de los bares o sin ninguna forma de reacción correcta por parte del personal ni de las autoridades, y con esto me refiero a los Ministerios Públicos y a los elementos de Seguridad Ciudadana", expone Del Moral.

“Otro tipo de violencia que hemos identificado son los llamados ‘goteros’, bandas que operan dentro de estos bares y agregan sustancias que hacen que se pierda la conciencia para poder robar. Nos alarmó que sea una práctica tan común (con) impunidad también generalizada”, indica.

 

Alejandra Alcántara, vocera del colectivo, afirma que si bien suelen ser denunciados en redes sociales, este tipo de ataques pocas veces se traducen en una denuncia formal ante la Fiscalía General de Justicia (FGJ) capitalina por la revictimización e impunidad que persisten.

“Estamos bajo un sistema que ha servido como un brazo bastante punitivo donde cuando vas a levantar una denuncia lo primero que te preguntan es por qué: ¿Por qué estabas ahí?, ¿por qué estabas tomando?, ¿por qué saliste de noche?, ¿por qué usabas falda?, ¿por qué si eres ‘hombre’ vas vestido de ‘mujer?", señala.

Indica que es necesario no solo atender los casos después de que un ataque gana atención de los medios de comunicación, sino crear un esquema de prevención creado en un diálogo entre el Gobierno capitalino, los empresarios de los centros nocturnos, organizaciones sociales y personas que acuden a estos espacios.

“La noche sigue siendo un espacio donde ciertas poblaciones, como podemos ser mujeres y personas LGBTQ+, no hemos podido hacerlo nuestro”, indica Alejandra.

Con el lema "La noche es nuestra", el colectivo lanzó con un total de 55 organizaciones y grupos de la sociedad civil un comunicado en donde urgen a las autoridades y empresarios atender el problema el pasado 26 de julio.

 

En los próximos días tendrán mesa de trabajo con el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (Copred-CDMX) encabezado por Geraldina González; además se encuentran en comunicación con diputados del Congreso local y con la alcaldía Cuauhtémoc, autoridad que clausuró Rico Club tras darse a conocer en redes sociales la agresión en contra de los jóvenes. No obstante, hasta el momento, no han recibido respuesta del gobierno capitalino.

“Necesitamos que nos escuchen, necesitamos erradicar esa discriminación. Queremos mejorar en conjunto y recuperar nuestros espacios, queremos”, afirma Paris.

Publicidad
Publicidad