Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El nuevo balance político en la CDMX planteará retos para Claudia Sheinbaum

Con nueve de 16 alcaldías con la oposición y un Congreso donde Morena perderá fuerza, la jefa de gobierno encarará más presiones y deberá negociar para concretar sus iniciativas, señalan analistas.
sáb 12 junio 2021 07:15 AM
Claudia Sheinbaum
En las elecciones del 6 de junio, los capitalinos votaron para renovar las 16 alcaldías y los 66 asientos del Congreso local. Claudia Sheinbaum ha dicho que su administración seguirá gobernando para todos los ciudadanos.

Los resultados de las elecciones del pasado domingo 6 de junio en la Ciudad de México arrojan un balance negativo para Morena y colocan a la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, frente a un panorama más desafiante en comparación con el que recibió en 2018 al asumir el cargo.

Con más de la mitad de las alcaldías de la capital del país gobernadas por la oposición y con una mayoría debilitada en el Congreso local, Sheinbaum tendrá el reto de negociar para sacar adelante sus acciones e iniciativas e incluso verá más complicada una eventual aspiración presidencial en 2024, coinciden expertos.

Publicidad

Tras los comicios, Morena pasará de gobernar 11 de las 16 alcaldías —según los resultados de 2018— a tener el control de solamente siete, mientras que la alianza Va por la CDMX (PAN-PRI-PRD) ganó las otras nueve y aún pelea los resultados en Xochimilco, donde la diferencia entre los punteros fue apenas superior a 1% y los aliancistas prevén ir a tribunales.

Así, los alcaldes de oposición tendrán una mayor representación y podrán ejercer una mayor presión respecto de temas como la asignación de presupuesto y la seguridad.

En el Congreso, el panorama es similar. Morena ganó 19 de las 33 diputaciones de mayoría relativa y la oposición se quedó con 14, cuando hace tres años el partido fundado por el presidente Andrés Manuel López Obrador y que postuló a Sheinbaum obtuvo 31 curules.

Ante este cambio en la representación de los partidos en la ciudad, Sheinbaum enfrentará una mayor presión desde el bloque PAN-PRI-PRD, lo que podría provocar cambios en la ruta de su administración, señala Gustavo López Montiel, académico de la Escuela de Ciencias Sociales y Gobierno del Tec de Monterrey.

"Su estrategia de gobierno tendrá que cambiar necesariamente porque, además, los actores políticos que entraron, diputadas y diputados, alcaldes y alcaldesas, son figuras con peso político, lo cual al final de cuentas le hará replantearse su estrategia de negociación", dice en entrevista.

La jefa de gobierno puede optar por una posición más conciliatoria; de alguna manera le conviene porque, al final de cuentas, necesita cerrar frentes que tiene abiertos después de la elección y negociar con ellos de manera anticipada".
Gustavo López Montiel, académico del Tec de Monterrey

Publicidad

Para López Montiel, si Sheinbaum no ajusta su estrategia enfrentará una mayor confrontación de grupos contrarios a Morena.

En el Congreso, aunque el partido de Sheinbaum se perfila a conservar la mayoría simple —la mitad más uno de los 66 asientos del recinto de Donceles—, lo que le permitirá aprobar el Presupuesto de Egresos sin mayores trabas, perderá la mayoría calificada —dos terceras partes—, por lo que le será más difícil aprobar cambios en la Constitución capitalina o conseguir algunos nombramientos.

El lunes, un día después de los comicios, Sheinbaum señaló que su administración seguirá trabajando y no permitirá que prácticas corruptas regresen a las alcaldías que ahora gobernará la oposición.

"Se va a gobernar con todos y para todos y para todas, como siempre lo hemos hecho, pero eso sí, no puede regresar la corrupción (...) Nada más hay que revisar la historia de estos partidos (PAN, PRI y PRD), por eso decimos que no va a regresar la corrupción a la ciudad y vamos a estar atentos a ello", dijo.

Cuentas por aclarar

Una de las crisis que aún enfrenta la jefa de gobierno es el desplome de un tren de la Línea 12 del Metro, que cobró la vida de 26 personas y dejó decenas de heridos.

La actual Legislatura logró postergar la comparecencia de la directora del Metro, Florencia Serranía, pero la siguiente tendrá más poder para exigir que la administración capitalina rinda cuentas en este u otros temas, señala López Montiel.

Publicidad

Telésforo Nava Vázquez, académico de la UAM y especialista en procesos políticos, sostiene que sería un error para Morena y sus liderazgos no hacer una autocrítica del desempeño de sus alcaldes.

"En la ciudad, Tlalpan, Cuauhtémoc, Miguel Hidalgo, Álvaro Obregón y Magdalena Contreras estaban en manos de Morena. ¿Antes sí eran populares y ahora se volvieron fifís?", dice Nava.

"La Ciudad de México ha sido el principal bastión para Morena y esto ha sido un revés impresionante, aunque digan que no les duele", añade.

"Minimizar el mensaje"

Tras la elección, la jefa de gobierno ha seguido un camino similar al del presidente López Obrador al atribuir los resultados negativos para Morena a "una campaña de desprestigio" contra el partido. Pero a juicio de analistas como Enrique Torre Molina, esta estrategia no servirá a la mandataria para recuperar el terreno perdido.

"Es minimizar el mensaje del domingo, es también minimizar el sentido crítico que siempre ha tenido la clase media de la capital. Es tratar de seguir con esta especie de victimización que tantas veces le ha ayudado a la 'cuarta transformación'", expone.

"Lo que sucedió en la Ciudad de México es un mensaje muy claro en parte contra ella, pero en su mayoría contra el presidente López Obrador", señala.

El mensaje que uno puede leer en la Ciudad de México es que hay una especie de descontento, indignación de las clases medias capitalinas que han apoyado durante mucho tiempo a la izquierda en la capital".
Enrique Torre Molina, politólogo y analista

Publicidad

A futuro, el panorama también se complica para Sheinbaum y una eventual aspiración presidencial, tanto a raíz de los resultados de 2021 como de hechos que puedan impactar en su popularidad, como el desplome de la Línea 12.

"Con una aprobación del 40%, con la mitad de la Ciudad de México en la oposición, creo que lo que sucedió el 6 de junio es prácticamente un jaque mate a las aspiraciones presidenciales de Claudia Sheinbaum", aventura Torre Molina.

En contraste, Nava señala que, si bien la jefa de gobierno se ve afectada, esto no significa que haya recibido un golpe del que no pueda reponerse.

"Creo que está lastimada, lo que no significa que esté liquidada en sus aspiraciones a ser la próxima candidata a la presidencia", señala el académico.

Publicidad
Publicidad