Publicidad
Inicia sesión

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Ciclistas en CDMX: entre la extensión de ciclovías y el aumento de muertes

Activistas que impulsan este medio de transporte como opción coinciden en que el gran pendiente es el otorgamiento de seguridad.
dom 11 abril 2021 11:59 PM
Integrantes de la Coalición Cero Emisiones de la que Greenpeace forma parte realizaron un "etiquetado" de los carriles de avenida Insurgentes para que la ciclovía que corre en esta vialidad sea permanente, esta fue habilitada durante la pandemia.
La contradicción se impone en la decisión de ir en bicicleta en la CdMx porque mientras los carriles confinados se extienden, el riesgo aún es alto.

Anunciada su permanencia por el Gobierno de la Ciudad de Mexico (CdMx), la ciclovía de Avenida de los Insurgentes contribuirá con la meta del gobierno capitalino de tener 600 kilómetros de infraestructura ciclista para 2024.

Pero, mientras las vías confinadas crecen en extensión y número en la capital del país, también se eleva la cifra de muertes de usuarios de bicicletas en accidentes de tránsito.

Publicidad

Durante los últimos dos años, los espacios para ciclistas se han extendido unos 170 kilómetros y el plan de las autoridades capitalinas es alcanzar 206 kilómetros al cierre de 2021, lo que superaría más del doble de lo hecho por las administraciones anteriores, según indicó la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, en su segundo informe ante el congreso local.

Mientras que en 2019 ocurrieron 11 decesos de ciclistas; en 2020, durante la pandemia de COVID-19, se incrementaron en 81.8% al llegar a 20 muertes, de acuerdo con los Reportes Trimestrales de Hechos de Tránsito de la Secretaría de Movilidad de la CdMx (Semovi) .

El proyecto de la ciclovía de la Avenida de los Insurgentes abarcará 28.5 kilómetros confinados (14.25 kilómetros por sentido) y correrá de la altura de San Simón a la de Doctor Gálvez.

Así, esta avenida, de las más importantes en la capital del país por su longitud, se convertirá en una calle "completa" que incluirá espacios para ciclistas, peatones, usuarios del transporte público y automovilistas.

Uno de los principales factores para esta decisión fue el incremento de los ciclistas que pedalean en esta vialidad, que pasó de 1,996 antes de su instalación a 7,494 usuarios por día.

Para Víctor Alvarado, coordinador de Movilidad en la asociación civil, El Poder del Consumidor, esto significa una victoria para las organizaciones y activistas que pidieron la permanencia de la ciclovía. En entrevista con Expansión Política, destaca también que el proyecto convertirá a Insurgentes en una calle modelo en México e incluso a nivel internacional.

“(Insurgentes) es una de las vialidades más importantes y más robustas, por lo mismo merece ser una calle completa, un símbolo para lograr la convivencia de todos los usuarios de la vía”.
Víctor Alvarado, coordinador de Movilidad en el Poder del Consumidor

Publicidad

Si bien las ciclovías brindan un espacio seguro para los ciclistas, el especialista advierte que dejar sin atención otros aspectos de la seguridad vial ha contribuido al incremento de muertes de ciclistas.

“La ciclovía termina siendo una adecuación de infraestructura que busca salvaguardar la seguridad de los ciclistas y personas que se desplazan activamente", reconoce Alvarado.

Pero añade: “Antes de eso tienes que hacer tres acciones, por lo menos. Primero, reducir el número de vehículos en la vialidad; segundo, disminuir las velocidades de estos vehículos y en tercer lugar, realizar adecuaciones geométricas en las vialidades en intersecciones consideradas peligrosas”.

Areli Carreón, fundadora de la asociación Bicitekas, sostiene que de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud son cinco pilares los que se deben atender para reducir las muertes en hechos de tránsito: conducta segura, diseño de calles seguro, vehículos seguros, gestión y atención precisa.

“La infraestructura por sí sola no salva vidas y es lo que estamos viendo en la Ciudad de México ... No se está complementando esa infraestructura con las acciones de gestión necesarias para que la calle sea un lugar seguro para todas las personas, no sólo para los ciclistas”, expresa.

Publicidad

Para la activista de Bicitekas, la reducción de policías y personal de tránsito, menos congestión vial que permite velocidades más altas, acciones temporales como operativos carrusel y el cambio de fotomultas a fotocívicas son algunos de los factores que volvieron a las calles más peligrosas para los ciclistas.

“No había comunicación pública ni personal adscrito a este tema y al mismo tiempo se combinó con la transición a las fotocívicas. Ese conjunto de cosas que no se hicieron han producido una crisis de seguridad vial reflejada en el número de víctimas durante los meses de la pandemia”, expresa.

Alvarado y Carreón coinciden en que a dos años de cambiar las sanciones económicas por servicio comunitario, se debe evaluar la efectividad de las fotocívicas para inhibir las conductas de riesgo de los conductores.

Pese a que ambos expertos indican que la velocidad incide en la gravedad y mortalidad de los incidentes viales, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, lo descarta.

En la conferencia de prensa del 7 de abril, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, respondió a un cuestionamiento sobre el tema: “No tiene que ver con la velocidad; de hecho, hay un estudio que se hizo por parte de Semovi (...) En algún momento me preguntaron si regresarían las fotomultas, dije que no, que no consideramos que esto fuera necesario, que al contrario, estamos fortaleciendo el tema de las fotocívicas que ha sido muy importante”.

Publicidad

Para la jefa de Gobierno, la causa de que más ciclistas hayan muerto durante el año pasado es que más personas se mueven en bicicleta en la ciudad.

“El porcentaje sigue siendo, más o menos, el mismo, pero como crece el número de ciclistas en términos absolutos hay un número mayor. Lo que buscamos obviamente es evitar que haya estos accidentes”, afirmó Sheinbaum.

Para el coordinador de Movilidad del Poder del Consumidor, se necesita de una campaña de entre uno y dos años para crear una conciencia sobre la seguridad vial y la importancia de proteger a peatones y ciclistas que son los más vulnerables en una avenida.

“El gran pendiente que yo veo es una campaña de comunicación que logre no sólo comunicar y socializar, sino realmente sensibilizar”, comenta Alvarado.

Por su parte la representante de Bicitekas considera preciso instalar el Consejo Asesor de Movilidad, en donde representantes de la sociedad civil, especialistas y académicos estén en posibilidades de discutir y aportar a la toma de decisiones de los representantes del Gobierno de la ciudad.

“Que no sea una lógica de 'hay una una protesta' y entonces se abre una mesa de trabajo. Que como sociedad tengamos un espacio de participación ciudadana serio y permanente para buscar construir juntos soluciones”, dice Carreón.

Publicidad
Publicidad