Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ZonaLibre | Xóchitl y las batallas épicas

El crecimiento descomunal de la panista tiene nombre: Andrés Manuel López Obrador, quien la ha mencionado más de 35 veces, así como otras referencias en su Twitter personal, en poco más de un mes.
mié 19 julio 2023 06:01 AM
AMLO-xochitl-galvez
Las aburridas precampañas de los morenistas se han visto desplazados por la contienda que tiene el presidente López Obrador con la senadora panista Xóchitl Gálvez, señala Caleb Ordóñez.

Es como si de pronto un golpe al tablero político hubiera retumbado en las precampañas. La sorprendente senadora Xóchitl Gálvez se ha convertido, en semanas, en una bocanada de aire fresco para la desdibujada y acartonada oposición, que ve en la hidalguense una esperanza para competir contra la aplastante maquinaria morenista.

El crecimiento descomunal de la panista tiene nombre y apellido: Andrés Manuel López Obrador, quien la ha mencionado más de 35 veces, así como otras referencias en su Twitter personal, en poco más de un mes. Ni siquiera las ‘corcholatas’ juntas tienen las menciones del presidente, como las ha tenido Gálvez en las mañaneras.

Publicidad

Sin duda, las aburridas precampañas de los morenistas se han visto desplazados por la contienda que tiene el Ejecutivo con la senadora.

Hace apenas unas pocas semanas, en este mismo espacio, reflexionamos sobre la posibilidad real que tendría Xóchitl . No era una broma. No se trataba de un personaje más. Tampoco de una candidatura improvisada.

Lo de Gálvez iba en serio y lo comprobó. Los números que revelan su crecimiento en las encuestas son impactantes. ¿Quién imaginaría que un opositor llegaría a levantar casi 20 puntos en un mes? Ella pudo. Venció una primera batalla.

Apenas el pasado martes, el periódico El Financiero colocaba a Xóchitl muy por encima de sus rivales del Frente Amplio por México. Con 22 puntos rebasa a Santiago Creel (16%) y a Enrique de la Madrid (12%), el par de güeros que se han sentido discriminados por su color de piel y ojos.

El “momentum” de Gálvez parece no desvanecerse, ni tener techo suficiente para menguar. Esto lo muestra la ola de voluntades que se han sumado para entregar su firma, con la finalidad de llegar a los 150,000 apoyos legales que requieren las candidaturas opositoras para prosperar rumbo a la definición en noviembre próximo.

Un ataque feroz

Como mencionamos, el presidente es su gran promotor. Muchos politólogos de ambos lados del espectro político, se han preguntado ¿por qué la obsesión de AMLO contra Xóchitl?

Ante esto existen varias teorías. Desde el búnker de la oposición se insiste en que el tabasqueño “tiene miedo” y “ve muy fuerte a Gálvez”. En el lado izquierdista, buscan justificar la evidente persecución como una estrategia del experimentado presidente para incidir en que la oposición elija a Xóchitl y, de esa manera, tener “una rival fácil de vencer”.

La realidad es que las menciones han escalado hasta tintes violentos, al grado de amenazas públicas desde el poder máximo del país, para buscar destruir la imagen política de la novedosa rival más fuerte.

La exhibición de los contratos y ganancias de la empresa que Xóchitl fundó han excedido la línea del respeto y ponen en una zona de vulnerabilidad muy peligrosa a la familia de la precandidata.

El hecho de que el INE interviniera para prohibir a López Obrador que mencione a su ahora enemiga, demuestra que éste ha caído en un ataque desmedido. Lo que tanto criticó en 2006 cuando Vicente Fox quería verlo en prisión.

En aquel tiempo, Fox fue el que sin querer levantó como la espuma la efervescencia por AMLO, en un momento donde la oposición –tanto PRI, como PRD- no tenían ningún rostro que pudiera enfrentarse al panismo. Fueron los constantes ataques del expresidente guanajuatense los que levantaron la imagen de Andrés Manuel, al grado de empatar la elección contra Felipe Calderón, en el “fraude electoral” que tanto conmemoran los morenistas.

¿Le ayuda AMLO a Gálvez? La respuesta podría estar en las encuestas.

Desde que el presidente criticó que Xóchitl se transporte en bicicleta y que haya vendido tamales en su juventud, las alarmas se prendieron. Casi el 60% de los encuestados por el financiero –entre seguidores y opositores-, consideran que fueron “malas” y “muy malas” las exclamaciones. Ganó otra batalla.

Publicidad

Y recordemos que en el 2006, harto de tantas menciones presidenciales, un enérgico candidato López Obrador gritaba en el Zócalo del Distrito Federal: “¡Ya cállate, chachalaca!”, exigiendo que el entonces presidente Fox sacara las manos del proceso electoral y dejara de mencionarlo. Hoy muy poco queda de ese candidato aguerrido y, lamentablemente para su causa, se ha convertido en lo que tanto prometió destruir.

¿Quién es realmente Xóchitl?

Ahora bien, aunque la presidencia de la República esté tomando un camino muy arriesgado y pareciera estar fracasando al ensalzar a su adversaria, será la estrategia de Xóchitl Gálvez la que deba mantenerla de pie y pisando tan fuerte como lo ha hecho las últimas semanas.

A todas las personas nos gusta la historia de David contra Goliat, donde el pequeño y débil personaje logra vencer al déspota y engreído fortachón. Para Xóchitl es una gran oportunidad pelear contra el político más poderoso y que se muestra invencible.

Pero David solo venció a Goliat una vez.

Publicidad

Xóchitl debe fortalecer su equipo de campaña para dejar de ser “la mujer polémica y buena onda”, para convertirse en una verdadera opción para todo el anti-obradorismo que engloba al ala más conservadora, así como a los arrepentidos, quienes ven un cambio en el tabasqueño, pero siguen creyendo en el AMLO-candidato, una especie de redentor y mesías popular.

También deberá tener claro cómo responder por todos los personajes oscuros que la buscan arropar y que no le ayudarán con el voto ciudadano.

Gálvez no puede enfrascarse en una pelea diaria con el presidente, pues pudiera ser una trampa para desgastarla y el fuego amigo podría consumirla. Aunque sea una agradable sorpresa, ella sigue nadando entre tiburones muy fuertes que harán todo lo posible por ganar esta precampaña.

Nada está escrito y apenas comienza la guerra interna. El talante de Xóchitl debe ser conciliador, pero con mucha astucia. Debe convocar al país entero, pero cuidarse de los traidores. Mostrarse conocedora de todos los problemas, pero también tener las soluciones.

Debe ir más allá de las redes para convertirse en un verdadero altavoz para la gente que siente no tener voz.¿Tiene la suficiente capacidad por encima del carisma? Ese es el reto que debe responder día a día, de ahora y hasta junio del 2024.

Una batalla a la vez.

___________________

Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

Newsletter

Los hechos que a la sociedad mexicana nos interesan.

Publicidad

Publicidad