Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Ayotzinapa: ocho años, ocho recuerdos

Hace algunos años había cohesión y claridad de propósito sobre cuál tenía que ser el foco del reclamo social; hoy hay división, fatiga y demasiadas distracciones.
mar 27 septiembre 2022 11:59 PM
Marcha por Ayotzinapa septiembre 2022
Padres y madres de los normalistas acusaron que el propio gobierno filtra partes sensibles de la investigación para obstaculizar los procesos judiciales y el acceso a la justicia.

1. Todavía me acuerdo de cuándo y cómo me enteré. Lo tengo guardado en el mismo rincón de la memoria donde están el terremoto del 85, el asesinato de Colosio y la recesión del 2008-2009. El primero fue una catástrofe; el segundo, un crimen; el tercero, una crisis. Pero, a su manera, Ayotzinapa fue todo eso junto.

Era la mañana del sábado 27 de septiembre de 2014. Taza de café en mano, creo que todavía en pijama, eché un vistazo a los periódicos desde mi computadora y leí que la noche anterior había ocurrido un “enfrentamiento” en Iguala. Se mencionaban alrededor de 10 muertos: algunos, estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa; otros, jugadores de un equipo de futbol local (los Avispones de Chilpancingo) y cuestión de 20 heridos. No se especificaba más. Era una noticia tétrica pero no inusual, una de tantas a las que ya estábamos “acostumbrados”. Mucha violencia y poca información.

Publicidad

2. Pasaron los días, escalaron la gravedad y la resonancia que adquiría la noticia. La PGR atrajo el caso a principios de octubre, para mediados se organizaron las primeras de muchas movilizaciones masivas, a finales de mes el escándalo y la condena alcanzaron proporciones globales. Recuerdo la furia pero también el desconcierto: ¿cómo fue que en un país donde en promedio mataban a 72 y desaparecían a 16 personas al día, el caso de los 43 de Ayotzinapa despertó semejante indignación y generó tanta exigencia?

3. La intensidad de las protestas era portentosa. No me refiero solo a la cantidad de gente marchando sino también a la vehemencia de sus consignas y a su ímpetu contestatario. Había mucha consternación, harto coraje, pero también una gran sensación de empoderamiento, de verdadera fuerza colectiva. Más que gritar, aquellas multitudes rugían. Nunca había escuchado ni he vuelto a escuchar nada igual a esa potencia, a esa energía ciudadana.

4. En alguna de aquellas protestas recuerdo haberme topado con un brillante activista y defensor de derechos humanos cuyo trabajo admiraba y al que le había dedicado un artículo un par de años antes. Nos reconocimos a lo lejos, nos saludamos con la mirada. Me hizo ver que llevaba una cámara, levanté mi pancarta y me tomó una foto. Fue un breve pero emotivo instante de complicidad. Tiempo después aquel activista se volvió un mediocre funcionario de la llamada cuarta transformación.

5. Es una ironía en la que nadie ha reparado, pero retrata –quizá como ninguna otra– la disonancia de aquel momento: el gobierno que inició su sexenio promoviéndose por todo lo alto con el eslogan “mover a México” terminó pasando a la historia con la frase, pronunciada en voz baja, de “ya me cansé”.

6. Poco después de que el GIEI presentara su primer informe, tuve la oportunidad de conversar con algunos de sus integrantes a propósito de la cobertura que hicieron los medios sobre su trabajo. Comentamos lo desconcertante que era, por un lado, que el Estado mexicano les abriera las puertas para que contribuyeran a esclarecer el caso y que, por el otro, no cesara de ponerles obstáculos y darles patadas por debajo de la mesa –en demasiadas ocasiones con la complicidad de cierta prensa que asumió una actitud francamente mercenaria–, todo por tratar de cumplir su encomienda.

Les pregunté si en su experiencia previa, investigando violaciones graves a derechos humanos en Chile, Guatemala o Colombia, habían enfrentado una hostilidad más o menos parecida. Su respuesta fue lapidaria: “No, jamás habíamos vivido algo así”.

#EnFotos l Miles marcharon por los 43 desaparecidos de Ayotzinapa

Marcha por Ayotzinapa septiembre 2022

Octavo Aniversario de Ayotzinapa

Familiares, estudiantes y miles de personas en apoyo a la demanda por la verdad de lo sucedido con los estudiantes de Ayotzinapa marcharon este lunes para conmemorar el octavo aniversario de la desaparición de los 43 estudiantes.
Foto: Luis Cortés/Reuters
MEXICO-AYOTZINAPA-STUDENTS-ANNIVERSARY

Octavo Aniversario de Ayotzinapa

La principal protesta fue contra el Ejército y contra el Estado.
Foto: Rodrigo Arangua/AFP
March to mark the 8th anniversary of the disappearance of the 43 Ayotzinapa students, in Mexico City

Octavo Aniversario de Ayotzinapa

Miles participaron en la marcha con motivo del octavo aniversario de la desaparición de 43 estudiantes de la escuela de formación docente en Ayotzinapa.
Foto: Luis Cortés/Reuters
MEXICO-AYOTZINAPA-STUDENTS-ANNIVERSARY

Octavo Aniversario de Ayotzinapa

En la marcha se registraron pintas en edificios, mobiliario urbano y algunos locales comerciales.
Foto: Alfredo Estrella/AFP
MEXICO-AYOTZINAPA-STUDENTS-ANNIVERSARY

Octavo Aniversario de Ayotzinapa

Por la mañana, el presidente Andrés Manuel López Obrador instó a los manifestantes a reunirse pacíficamente en el aniversario de la desaparición de 43 estudiantes.
Foto: Alfredo Estrella/AFP
March to mark the 8th anniversary of the disappearance of the 43 Ayotzinapa students, in Mexico City

Octavo Aniversario de Ayotzinapa

Nuevamente se hicieron los pases de lista con los nombres de los desaparecidos.
Foto: Luis Cortés/Reuters
March to mark the 8th anniversary of the disappearance of the 43 Ayotzinapa students, in Mexico City

Octavo Aniversario de Ayotzinapa

La marcha presentó varios contingentes de familiares, de estudiantes, de asociaciones y de activistas.
Foto: Toya Sarno Jordan/Reuters
March to mark the 8th anniversary of the disappearance of the 43 Ayotzinapa students, in Mexico City

Octavo Aniversario de Ayotzinapa

Miles se unieron a las protestas y marcha por Ayotzinapa.
Foto: Toya Sarno Jordan/Reuters
March to mark the 8th anniversary of the disappearance of the 43 Ayotzinapa students, in Mexico City

Octavo Aniversario de Ayotzinapa

La marcha fue convocada para las 16:00 horas de este lunes 26.
Foto: Toya Sarno Jordan/Reuters
March to mark the 8th anniversary of the disappearance of the 43 Ayotzinapa students, in Mexico City

Octavo Aniversario de Ayotzinapa

"¡Porque vivos se los llevaron, vivos los queremos!", gritaron en la plancha del Zócalo los padres y madres de los 43 normalistas de Ayotzinapa al cumplirse ocho años de su desaparición.
Foto: Toya Sarno Jordan/Reuters
March to mark the 8th anniversary of the disappearance of the 43 Ayotzinapa students, in Mexico City

Octavo Aniversario de Ayotzinapa

El Comité de Padres y Madres de los 43 se posicionó al afirmar que continuarán exigiendo se presente con vida a los estudiantes en tanto no se demuestre de manera científica que fallecieron.
Foto: Toya Sarno Jordan/Reuters

 

7. Por muchos años pensé que el principal defecto del sistema de justicia en México era la falta de “capacidades institucionales”. Hoy, en buena medida gracias a la evolución del caso de los 43, pienso que esa falta de capacidades es no tanto un defecto sino parte de su diseño, algo deliberado, y que su principal problema es, más bien, la captura política. En otras palabras, no es que no funcione, es que funciona pero para otra cosa: no para procurar justicia sino para ejercer control y garantizar impunidad. Los cambios de partido en el poder no han hecho diferencia. Sea quien sea el presidente, de eso se trata.

8. Creo que en el futuro uno de los aspectos más tristemente memorables de este sexenio será cómo la polarización enfrentó pero, al mismo tiempo, despolitizó a la sociedad mexicana. El caso de los 43 de Ayotzinapa será emblemático en ese sentido: lo que con Peña Nieto nos radicalizó, con López Obrador nos está volviendo más cínicos. Hace algunos años había cohesión y claridad de propósito sobre cuál tenía que ser el foco del reclamo social; hoy hay división, fatiga y demasiadas distracciones. En consecuencia, el pacto de impunidad está más fuerte que nunca.

__________________

Nota del editor:

Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

 
Publicidad
Publicidad