Publicidad
Inicia sesión

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ColumnaInvitada | Resolución antiaborto: una valoración ex post

Hasta antes de la decisión de la Suprema Corte, la Constitución de Estados Unidos protegía el derecho al aborto antes de la viabilidad, típicamente entre la semana 22 y 24 de embarazo.
mié 13 julio 2022 06:00 AM
(Los manifestantes contra el aborto celebran fuera de la Corte Suprema de los Estados Unidos mientras la corte falla en el caso de aborto Dobbs v Women's Health Organisation, anulando la histórica decisión de aborto Roe v Wade en Washington, EE)
Ahora cada estado en EU podrá decidir si permite o no el aborto.

En días recientes, la Suprema Corte de los Estados Unidos resolvió el caso Dobbs v. Jackson Women’s Health Organization, sobre la ley de Mississippi de 2018 que prohíbe los abortos después de las 15 semanas de embarazo y sanciona al personal médico encargado de facilitar el aborto. Por ello, el fiscal general de Mississippi pidió a la Suprema Corte revocar a Roe v. Wade, lo cual deja en manos de los estados de la Unión la elaboración de sus propias regulaciones sobre el aborto.

Después de que se filtró a la prensa el proyecto de sentencia, la agitación social no se hizo esperar. Con una votación mayoritaria y sin duda controversial, la Suprema Corte revocó su propia sentencia que era precedente legal y que garantizaba el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo a nivel federal.

Publicidad

Esta resolución ha generado gran polarización entre la sociedad estadounidense, ya que tiene repercusiones tanto en el sistema de salud reproductiva como en los ámbitos social, político y económico, causando una reconfiguración política de los estados que prohíben y/o regulan el aborto.

Hasta antes de la decisión de la Suprema Corte, la Constitución de Estados Unidos protegía el derecho al aborto hasta antes de la viabilidad, típicamente entre la semana 22 y 24 de embarazo; dicha protección emanaba del derecho a la privacidad consagrado en la décimo cuarta enmienda a la Constitución de ese país.

Con la decisión de la Corte se devolvió la potestad de legislar sobre el tema a cada uno de los Estados. Al conocerse el sentido de la sentencia, más de la mitad de las entidades federativas, que ya tenían leyes que prohibían en diversos grados el aborto, y cuya aplicación estaba suspendida debido a la protección federal, se hicieron aplicables de manera inmediata. Tal es el caso de Mississippi y en algunos otros estados que habían legislado, entrando en vigor las leyes al revocarse el precedente.

En Dobbs se analizó si todas las prohibiciones de aborto electivo antes de la viabilidad son inconstitucionales y se reiteró el principio establecido desde hace mucho tiempo de que los derechos no escritos deben estar profundamente arraigados en la historia de ese país, para que los tribunales los hagan cumplir.

Aunque la Constitución no garantiza explícitamente el derecho a la privacidad, a lo largo de los años, las sentencias han protegido un grupo de derechos derivados por implicación de otros derechos y en estos se encontraba el aborto.

Dobbs analizó que, en este caso, la Constitución no hace referencia al aborto, ni siquiera en la cláusula del Debido Proceso de la Decimocuarta Enmienda a la Constitución, y en cualquier etapa de la historia de ese país ha sido ilegal en el derecho consuetudinario y estaba ampliamente penalizado hasta 1960. Fue bajo esta premisa que Dobbs Vs. Jackson Women’s Health Organization anuló un entendimiento de 50 años de que la décimo cuarta Enmienda protege el acceso al aborto como parte de los derechos a la privacidad y, posiblemente, otras decisiones íntimas cubiertas por el este derecho.

El precedente fue votado con 5 votos a favor y el voto del juez John Roberts, presidente de la Corte, quien estuvo de acuerdo con el fondo, manifestando que hubiera considerado una opción más mesurada que no necesariamente revocaría el precedente de Roe Vs Wade de 1973 y el precedente de 1992 de Planned Parenthood Vs. Casey.

 

La decisión de la Corte nos plantea interrogantes respecto del análisis de Dobbs frente a la disidencia y lo que significa ese análisis para otros derechos no escritos, y a qué obligará a los tribunales inferiores. Entre las preocupaciones principales de los grupos de pensamiento liberal está el que la decisión en la que se basó se extienda a la prohibición de los contraceptivos, matrimonio y relaciones entre personas del mismo sexo, cuyas sentencias se encuentran también sostenidas en la décimo cuarta enmienda, como derecho a la intimidad.

Algunos Estados demócratas ya han anunciado que van a legislar los derechos de las mujeres como reacción al nuevo escenario post Roe, y otras entidades como Nueva York o California se han ofrecido como refugio para quienes no puedan abortar en sus Estados de residencia. En contraste, algunos estados como Texas y Oklahoma ahora tienen una prohibición total y otros ya trabajan en políticas, programas y medidas administrativas para expandir protecciones de las llamadas pro vida.

Ante esta nueva realidad, las fuerzas políticas estadounidenses se han movilizado, como es el caso de los Senadores demócratas que plantearon una iniciativa que intentaba convertir el derecho al aborto en ley federal; sin embargo, ésta no fue aprobada en el Senado, en virtud de que requería mayoría calificada, y los demócratas únicamente tienen 50 de 100 escaños, e incluso un senador demócrata se pronunció en contra de la iniciativa, resultando la votación 49 a favor y 51 votos en contra.

Con esta resolución de la Suprema Corte, los grupos liberales aprovechan la polarización del país intentando avanzar su agenda política y atraer votos para las próximas elecciones. Sin embargo, este nuevo precedente es un triunfo para los republicanos y los grupos ortodoxos, que sin duda estarán preparados para afrontarlos en las urnas.

El giro que ha dado Estados Unidos en este tema podrá tener efectos en México, ya que por una parte algunos estados de la frontera norte podrían volverse el nuevo destino de mujeres estadounidenses que busquen terminar su embarazo y, por otra, los grupos mexicanos de ideología ortodoxa ven una oportunidad para impulsar sus ideales en entidades donde el gobierno de la presente administración no ha dado los resultados prometidos.

 

Las consecuencias resultantes de Dobbs serán por algunos celebradas y por otros desaprobadas. Lo que es cierto es que dentro de un año, como resultado de que Dobbs activó leyes prohibitivas y cerró clínicas, habrá bebés que den sus primeros pasos, no sólo por casualidad sino por primera vez en generaciones, por derecho legal.

Definiciones como las que adoptó la Suprema Corte nos deben llevar a reflexionar profundamente la importancia que reviste el Poder Judicial y especialmente la integración de la Suprema Corte en países democráticos, así como su impacto en la configuración de una nación y los derechos fundamentales de los ciudadanos.

__________________

El autor es Presidente del Consejo Nacional de Litigio Estratégico.

Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

Publicidad
Publicidad