Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ZonaLibre | Adán Augusto, el elegido del presidente

Las cosas han cambiado en la contienda y el presidente ha dejado en claro que no permitirá que esté “suelto” el tema de su sucesión.
mié 04 mayo 2022 06:00 AM

¿Quién era Adán Augusto? ¿Dónde estaba hace apenas hace unos meses cuando decía no querer ser presidente?

López Obrador ha decidido dar un golpe de timón a su propio partido, para levantar a Adán Augusto López, para ser uno de los contendientes para reemplazarlo. ¿Una buena idea?

Publicidad

En un partido político tan dividido como Morena, el hecho de que Augusto se una a otros contendientes, podría hacer demasiado daño. Las luchas internas entre las huestes morenistas ya trabajan de sol a sol para llegar al poder máximo. Para nadie es un secreto que Marcelo Ebrard y Claudia Sheinbaum están aferrados en su ruta hacia Palacio Nacional.

Ahora tienen una nueva piedra en el camino: Adán Augusto.

Frente a los diputados federales de Morena, Andrés Manuel destapó a su paisano, como aspirante, y ahora considerado como el más fuerte. Las cosas han cambiado en la contienda y el presidente ha dejado en claro que no permitirá que esté “suelto” el tema de su sucesión.

Si hoy fueran las elecciones, Morena no tendría problema por retomar la presidencia. Sin embargo, pareciera que los partidos de izquierda en México tienen la intención de autodestruirse y la división que comúnmente ocasionan ha logrado que su cometido se vea vulnerado y no logren su cometido mayor.

López Obrador intentó una y otra vez la presidencia, hasta que lo logró y a partir de ahí ha tratado de deslindarse incluso de su propio partido, al ver las rencillas internas. Ahora, el presidente abona a esa desunión, al levantarle el brazo a Adán Augusto, quien no tiene el capital político y el equipo suficiente para armar hoy en día una candidatura.

El actual secretario de Gobernación ha logrado posicionarse como el alfil del presidente. Primero, defendiendo a capa y espada el aeropuerto Felipe Ángeles; luego, viajando por el país para apoyar al presidente en la fallida revocación de mandato.

Para algunos, el destape de Adán es una simple cortina de humo. Pero va más allá. López Obrador sabe perfectamente que su gobierno se orilla a un atardecer y es el momento de defender su régimen. ¿Lo haría Ebrard o Sheinbaum?

La carta que apuesta es de alguien muy cercano, una persona que tiene no solo la férrea voluntad de defender su persona, sino su legado político.

Es interesante profundizar en estos últimos días del presidente más votado de la historia. Pues la caída del poder es un tema sobresaliente, cuánto más el de un hombre que buscó la presidencia por más de 18 años. ¿No es acaso interesante el control de crisis que ha tenido que ejercer?

Publicidad

Lo de Adán Augusto es un destape como en los tiempos antiguos de aquel PRI que tanta nostalgia le trae al presidente. Porque la lealtad no es suficiente. Para Andrés Manuel, la importancia mayor es dejar una forma de hacer política eterna en el país. Al parecer no fue suficiente para los otros candidatos. Pero Adán Augusto ha logrado llenarle el ojo a su paisano. Es él un escogido.

¿Cuánta división hará esto en un partido que sin la figura de AMLO es simplemente uno más? ¿Cuál será la nueva actitud de los contendientes morenistas ante el extraño destape? ¿Cómo debería reaccionar la oposición?

El tablero del ajedrez está siendo movido y veremos cosas sumamente interesantes en aquel partido.

___________________

Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

Publicidad
Publicidad
Publicidad