Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ZonaLibre | Un mensaje desde Chile

Apuntemos bien el nombre del izquierdista Gabriel Boric Font, porque seguramente resonará por todo América Latina y el mundo durante los siguientes años.
mié 16 marzo 2022 05:00 AM

A México y Chile los separan casi 8,000 kilómetros. Nuestros acentos son muy distintos. Sin embargo, hay un fenómeno que está uniendo al país más norteño de América Latina con el más sureño: la corriente política en el poder.

Basta caminar unas cuadras por el centro de la ciudad de Santiago, Chile, para comprender su diversidad ideológica. Ha sido un país donde sus ciudadanos se han enfrentado ideológicamente –y en ocasiones cruelmente-, una y otra vez por décadas. Una nación que ha buscado fortalecer su democracia, esto los ha llevado de transición a transición, con gobiernos tanto radicales como moderados, de todos los espectros políticos posibles.

Publicidad

En el “Museo de la Memoria y los Derechos Humanos”, en Santiago, se puede ver una leyenda de agradecimiento a México, recordando que luego del golpe de Estado y derrocamiento contra Salvador Allende por Augusto Pinochet en 1973, más de 700 chilenos vivieron en la embajada y residencia del embajador de México en Chile, salvándoles la vida. Además, se estima que entre 3,000 y 6,000 chilenos fueron refugiados en nuestro país, incluyendo entre ellos a Hortensia Bussi, viuda de Allende y sus dos hijas Carmen Paz e Isabel.

Meses antes de que Salvador Allende fuera derrocado y muriera en el Palacio de La Moneda, visitó la Universidad de Guadalajara, en Jalisco. En el Auditorio del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades que ahora lleva su nombre, el chileno plasmó los paralelismos entre México y Chile, en torno a la lucha social de los pueblos de Latinoamérica.

Esa tarde Allende pronunció una de sus frases más populares: ”La revolución no pasa por la Universidad y esto hay que entenderlo; la revolución pasa por las grandes masas; la revolución la hacen los pueblos; la revolución la hacen, esencialmente, los trabajadores”.

Han pasado casi 50 años desde aquel discurso y ahora Chile tiene en el poder a un admirador acérrimo de Allende; un desenfadado joven de 36 años llamado Gabriel Boric Font.

Y apuntemos bien el nombre del izquierdista, porque seguramente resonará por todo América Latina y el mundo durante los siguientes años.

Boric busca posicionar una nueva izquierda alejada de Venezuela y Nicaragua. El presidente chileno escenifica la lucha que llevan haciendo por años jóvenes universitarios -como Camila Vallejo- en su afán de llevar sus ideas sociales más allá del bar The Clinic (Donde jóvenes sostienen acalorados debates políticos), al palacio de La Moneda. Y lo han logrado.

El pasado 15 de marzo, Boric hizo un primer pronunciamiento oficial hacia América Latina, coincidiendo con lo que planteaba el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador: la integración regional de América Latina.

Pero no solo como organismo entre países de izquierda, la idea va mucho más allá. La intención es unir a todos los países latinoamericanos a crear una comunidad que luego pueda convertirse en una unión, mismos pasos que dieron en la Unión Europa.

La mañana del 14 de marzo, López Obrador coincidió con su homólogo argentino, Alberto Fernández, en la integración de México y Argentina, pero también incluir al resto de América, con el fin de atender el tema migratorio.

Un nuevo horizonte

Una tendencia que pareciera irreversible es que Sudamérica está regresando a unificarse hacia la izquierda. Ya son Bolivia, Perú, Argentina, Chile y Venezuela, pero muy pronto se podrían unir Colombia -con Gustavo Petro- y Brasil –Con Lula Da Silva-.

Este fenómeno podría seguir influenciando a Centroamérica y el Caribe, mientras que México sigue teniendo en las encuestas muy por encima a un morenista para el 2024 (sea quien sea).

El liderazgo de la zona actualmente está en manos de AMLO, pero le queda poco tiempo a su gobierno y esto podría costarle a México tener que cederlo de nuevo a Sudamérica. Ante esto, Boric ha levantado la mano para formar una coalición de países, “sin importar las afinidades ideológicas de los mandatarios de turno".

Todo esto, aprovechando el momento crucial que vive el mundo por el conflicto entre Rusia y Ucrania, que ha despertado la incertidumbre y la división mundial.

López Obrador envió a su esposa Beatriz Gutiérrez Müller como su representante ante la investidura de Boric como presidente de Chile. Por supuesto que esto fue un guiño, pues aunque la escritora no es funcionaria de la Secretaría de Relaciones Exteriores, se buscó una representación diplomática de primer nivel.

El talante de Gabriel Boric podría representar el renacimiento del ánimo de los jóvenes izquierdistas (y de otras corrientes) por figurar más y buscar candidaturas de gran peso. Podría representar la voz de una nueva generación de políticos latinoamericanos que contemplan la política como un mecanismo para llegar a acuerdos y no para polarizar; o llevar a peleas estériles en arenas partidistas.

¿A qué convoca la nueva presidencia chilena a los jóvenes mexicanos que están interesados e inmiscuidos en la política? ¿Hasta qué punto puede inspirar que un joven de apenas 36 años gobierne a uno de los países más importantes de Latinoamérica?

 

Durante décadas los puestos públicos más importantes fueron monopolizados por adultos mayores de 50 años. Pero en nuestra joven democracia mexicana ya se ha demostrado que las mujeres y los hombres jóvenes tienen no solo la intención, sino la capacidad de lograr grandes acuerdos y llegar a puestos de relevancia.

Sin importar los colores partidistas, las ideologías o cualquier otra diferencia, está en ellos el presente y futuro de un país que requiere una bocanada de aire fresco en el debate público.

Quizá por eso los nombres de perfiles frescos como el alcalde Luis Donaldo Colosio, la secretaria Luisa Alcalde, el gobernador Samuel García, su esposa Mariana Rodríguez, la gobernadora Maru Campos, entre otros, resuenan poco a poco en las encuestas con vista al 2024. Aunque seguramente hay muchos más que quieren levantar la mano.

Ojalá cada día tengamos miles de jóvenes que transiten de la protesta en redes sociales a la participación activa en las calles y, por ende, en las próximas candidaturas.

___________________

Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

 
Publicidad
Publicidad