Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ZonaLibre | Biden: Un año sin sonrisa

A pesar de los acuerdos logrados entre Joe Biden y López Obrador, la relación bilateral dista mucho de llegar a la perfección. México seguirá jugando el rol de intermediario con Latinoamérica.
jue 20 enero 2022 06:30 AM
El presidente Joe Biden a un año de su toma de posesión
El presidente no ha podido frenar en su país la crisis por la pandemia, uno de sus ofrecimientos de campaña.

La acalorada discusión política en Estados Unidos había convertido a ese país en una zona de batalla. Cuando el odio entre demócratas y republicanos arreciaba, el pasado 20 de enero del 2021, Joe Biden tomaba posesión como el presidente número 46 y su compañera Kamala Harris se convirtía en la primera vicepresidenta de la historia.

Las problemas heredados por la administración de Donald Trump no han sido resueltos, vaya algunos se han agravado desde entonces. Pues no solo es la división entre la población imperante por el tema político, a esto se le suma la amenaza de una pandemia que parece no tener fin, un aumento de los precios a los consumidores y una aprobación muy baja de su mandato, que ronda el 45%.

Publicidad

Ese quizá es el problema que más le afecta, pues siendo candidato posicionó su campaña como una posible solución a la pandemia que no solo se ha mantenido, sino que sigue agravando a la economía y las finanzas de todos los norteamericanos.

Entre más sigue atacando el COVID, el gobierno de Biden va perdiendo popularidad, pues el ánimo de desconcierto y frustración están ocasionando que el demócrata caiga estrepitosamente mes a mes en las encuestas.

Aunque para algunos, los temas de la situación en Estados Unidos no debería preocuparnos a los mexicanos, la relación comercial es preponderante para cohabitar entre naciones, pues somos el socio comercial más importante, del país más poderoso del mundo libre y esto nos afecta directamente.

La relación de Joe Biden y López Obrador a la fecha es mucho más cordial y fructífera de lo que se esperaba.

Casi ocho millones de vacunas fueron donadas por el gobierno norteamericano a nuestro país. En noviembre del 2021, se firmó un acuerdo entre México, Estados Unidos y Canadá, en el que se comprometieron a atender las causas de origen de la migración, invirtiendo millones de dólares en los países latinoamericanos, priorizando el mexicano, donde el programa “Quédate en México” pretende que las personas que solicitan asilo norteamericano esperen la resolución de sus casos en territorio azteca.

Uno de los acuerdos más notorios, quizá, es la aceptación por parte del gobierno de Biden de investigar a 11 empresas estadounidenses debido al flujo de armas ilegales en México, esto denunciado por el canciller Marcelo Ebrard, quien asegura que las armas que se cruzan de manera ilegal por la frontera llegan a manos del crimen organizado.

Ante esta perspectiva de “logros”, como los llama el presidente López Obrador, incluso llegó a declarar: “Ahora puedo decir que es maravilloso para México estar cerca de Dios y no tan lejos de Estados Unidos”.

Publicidad

Autos y energía: las sombras

A pesar de los acuerdos mencionados, la situación bilateral dista mucho de llegar a la perfección.

En las cámaras de representantes de Estados Unidos, el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) es visto como injusto para aquel país, sobre todo en los temas de derechos laborales y también en producción. Este último tópico ha generado una fuerte discusión, pues aseguran que México se aprovecha de su mano de obra barata para enviar partes de vehículos fabricados en territorio nacional, pero con grandes ganancias al momento de exportar.

Ante esto, se aprobó que a partir de 2025 el 75% de un vehículo y de sus componentes esenciales deben estar fabricados en EUA para evitar aranceles aduaneros.

Esto presupone un duro golpe a la economía mexicana, no solo dentro del sector automotriz, sino que pudiera ser un primer paso para que otros rubros se alejen de nuestro país.

Otra controversia que es altamente discutida por los legisladores en el país del norte es la reforma energética que impulsa AMLO, donde se busca fortalecer a la estatal Comisión Federal de Electricidad (CFE) e ir decreciendo la presencia de los privados, dicha intención ha sido vista como una amenaza para las inversiones en nuestro país. Incluso, el pasado martes 19 de enero, el Comité de Relaciones Exteriores del Senado de los Estados Unidos envió el martes una carta a la Casa Blanca pidiendo que la Administración “actúe con fuerza” en contra de los planes que tiene el presidente mexicano.

Publicidad

2022: acercamiento político y diplomático

Los problemas para Joe Biden en este 2022 se han acelerado con una pésima relación con China y Rusia, país al que acusa constantemente de buscar invadir a su aliado Ucrania. La tensión que se vive actualmente “se podría cortar con un cuchillo”.

Ante su mensaje de aniversario como presidente, Biden ha lanzado un guiño a Latinoamérica, especialmente a México, nación que actualmente tiene la estafeta de la representación latinoamericana en Washington:

"Solíamos hablar cuando era un joven en la universidad del patio trasero de EU, pero no es el patio trasero, creo que al sur de la frontera con México es el patio delantero de EU. Somos gente igual… El problema que tenemos son las grandes dificultades para compensar los errores que cometimos en los últimos cuatro años, y llevará algún tiempo".

Sin duda, Joe quiere a Latinoamérica de su lado si las cosas se ponen más difíciles con los países orientales. Por lo que este 2022 se vislumbra como un año propicio para que México siga jugando el rol de intermediario y líder de la zona. Vendiendo ese capital político, nuestro país podría beneficiarse de los problemas que aquejan a la administración de Biden; convirtiéndose en un aliado necesario para la conciliación y el arbitraje -Recordemos que México ostenta la presidencia del Consejo de Seguridad de la ONU.

Pero para que esto sea una realidad y la relación entre presidentes sea fortalecida, entonces Biden y su partido político no deberán buscar impedir que López Obrador triunfe en la revocación de mandato y que Morena siga avanzando, ganando más gubernaturas en las elecciones de este año.

En otra palabras: “Saca las manos de México y yo te doy un espaldarazo en el mundo”, podría ser la negociación entre los nuevos amigos.

___________________

Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

Publicidad
Publicidad