Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ColumnaInvitada | Elecciones 2022: una oposición sin furor

Cuando un presidente convoca a su propio ejercicio de revocación de mandato en aras de mayor popularidad no es más que un signo de una oposición aletargada.
jue 09 diciembre 2021 12:05 AM
Revocación de mandato
El ejercicio de revocación de mandato es impulsado por el propio partido del presidente como una ratificación.

Cumplidos los primeros tres años del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, su mayor logro es una oposición diezmada. Probablemente los resultados que se presumen no sean tan contundentes, pero no hay una voz que pueda distinguirse dentro del vociferío cotidiano para hacer notar los desaciertos. Un presidente que convoca a su propio ejercicio de revocación de mandato en aras de una mayor popularidad no es más que un signo de una oposición aletargada, somnolienta.

La oposición luce sin fogosidad, salvo en sus preparativos para enfrentar dignamente la elección presidencial de 2024. Los esfuerzos opositores al gobierno de la llamada Cuarta Transformación se encaminan hacia allá, hacia agruparse teniendo ese año como horizonte. Las elecciones de 2022 son como una parada obligada, pero no esperanzadora. Las posibilidades de triunfo se desvanecen en 2022, se busca un mejor destino en 2024.

Publicidad

Una oposición de selfies, en las que gobernadores del PAN pueden aparecer sonrientes junto a los dos principales aspirantes a la Presidencia por Morena en el marco del llamado AMLOFest celebrado en el Zócalo capitalino con motivo del tercer año de gobierno del presidente López Obrador.

En el caso del PRI, las palabras de su dirigente nacional deben leerse con atención. Durante una asamblea estatal preparatoria para la XXIII Asamblea Nacional del partido usó estas frases: listos para enfrentar el 2022, vamos con todo en el 2023 y vamos a ganar en el 2024. Dos paradas obligadas, el triunfo como opción, si acaso, hasta la tercera.

Las elecciones de 2022 ni siquiera son el tema prioritario para los partidos opositores. El PRD, en riesgo de desaparecer, se ocupa en preparar su renovación en agosto de 2022 con el propósito de ya no ser de izquierda, determinar cuál es el nuevo modelo de partido en que se convertirá y construir una gran fuerza para 2024.

Para Movimiento Ciudadano –así lo hicieron saber en su reciente convención– la meta clara es ganar 2024. Ahí cobran relevancia dos de sus figuras emergentes: el flamante nuevo gobernador de Nuevo León, Samuel García, y también Luis Donaldo Colosio Riojas, quien sorprendió por las altas preferencias que tiene en encuestas como posible candidato presidencial.

Publicidad

El dirigente nacional del principal partido opositor, Marko Cortés, lo avizoró con claridad en un acto en Aguascalientes: “se los digo en casa, la única gubernatura que tenemos posibilidades de ganar, reales, auténticas y bien ganada es ésta. No hay más. Está muy complicado Durango, Tamaulipas, Quintana Roo, Hidalgo y Oaxaca, qué les cuento”.

Pero incluso en ese estado las dificultades para el PAN son notables. El gobernador Martín Orozco acusó a su correligionario Marko Cortés de afirmar que Acción Nacional no tiene posibilidades de ganar en 2024, que no hay más que impulsar a tres gobernadores como aspirantes presidenciales y “ver qué se puede rescatar”.

A tan sólo 20 días de la confesión anterior, una fugaz visita a Aguascalientes le produjo a López Obrador un acercamiento con el gobernador Orozco y hasta la ganancia de un diputado federal: Roberto Valenzuela Corral pasó del PAN a Morena.

Mientras que en Morena se registran 156 aspirantes a seis candidaturas a gobernador –quizá porque los resultados de triunfo son previsibles y por tanto las candidaturas son altamente ambicionadas–, la oposición piensa en 2024 y espera que le dé tiempo para poder hacer frente de manera digna al poderío no tanto de Morena, sino de López Obrador.

Hay cuatro tipos de estados que se disputan en 2022. En Hidalgo el PRI nunca ha perdido la gubernatura en toda su historia. En contraparte, Aguascalientes es la entidad en donde más alternancias se han presentado de las seis que están en juego: tres, alternándose el PAN y el PRI. Oaxaca acumula dos alternancias: el PRI cedió sólo por un sexenio la gubernatura a un candidato postulado por lo que hoy es Movimiento Ciudadano.

Durango, Tamaulipas y Quintana Roo, en cambio, son entidades federativas con una alternancia tardía, apenas reciente, en donde el PAN había logrado hacerse de la gubernatura. En 2022, muy probablemente, vivirán una segunda alternancia, encabezada esta vez por un candidato de Morena.

Publicidad

Los datos disponibles apuntan a que Marko Cortés tiene razón. Pueden considerarse los “votos ganadores” de la elección de diputados federales de 2021, es decir, aquellos que le permiten a los partidos políticos obtener el primer lugar en un municipio. Con esta base, se puede establecer que Aguascalientes constituye un bastión del PAN, así como que lo son de Morena Oaxaca, Hidalgo y Quintana Roo. Se encuentran competidos Durango y Tamaulipas.

En Quintana Roo, Morena obtuvo 96.6% de los votos ganadores (nueve de 11 municipios), en Oaxaca 88.6% (466 de 566 municipios) y en Hidalgo 84.7% (58 de 84 municipios). Donde se observa una ligera competencia es en Durango, en donde Morena obtuvo el 56.9% de los votos ganadores frente a 30.4% del PAN, y en Tamaulipas, con 63.3% y 35.7%, respectivamente. En Aguascalientes, como único caso atípico, el PAN alcanzó el 87.9% de los votos ganadores (seis de 11 municipios).

La oposición no logra determinar hasta la fecha si competirá junta o por separado en los estados en donde se disputan gubernaturas el año próximo. Luce cansina, conflictuada. Quizá busca no distraerse en procesos electorales que da por perdidos. Su horizonte está en 2024, ahí sí que empiezan a plantearse, desde hoy, las posibles opciones de agrupamiento.

_______________

Nota del editor: el autor es politólogo. Doctor en Procesos Políticos. Profesor e investigador en la UCEMICH. Especialista en partidos políticos, elecciones y política gubernamental.

Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

Publicidad
Publicidad