Publicidad
Inicia sesión

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ColumnaInvitada | ¿Qué sigue para la cannabis en México?

Hemos vivido una criminalización por parte del Estado que vulnera nuestros derechos y existe suficiente evidencia que demuestra que las políticas prohibicionistas no protegen a la población.
mié 03 noviembre 2021 11:59 PM
senado cannabis marihuana
Legisladores a favor de la despenalización del uso lúdico de la marihuana.

Cada día estamos más cerca de lograr una regulación legal de cannabis en nuestro país. Cuando abordamos este tema, lo que más resalta son los avances políticos y culturales que hemos vivido en los últimos años. Los tres poderes de gobierno se han dado cuenta de la necesidad de transitar hacia una reforma a la política de drogas, y la población cada vez está mejor informada de lo que el mundo cannábico tiene por ofrecer. Aún hay preguntas pendientes sobre todo alrededor del proceso político, si una persona ya puede cultivar sus plantas y sobre qué está haciendo cada poder de gobierno alrededor del tema.

Comenzando por el Poder Judicial, hemos observado la manera en la que la ciudadanía está utilizando mecanismos legales para defender sus derechos. La jurisprudencia, y su consecuente Declaratoria General de Inconstitucionalidad (DGI), que permite el acceso al cultivo y consumo de cannabis como parte del derecho al libre desarrollo de la personalidad, es un triunfo de la sociedad civil que por varios años promovió un proceso de litigio estratégico, en el que ha participado el abogado Andrés Aguinaco, y otras personas y colectivos que forman parte de la coalición #RegulaciónPorLaPaz.

Publicidad

Ahora, la Corte está girando en un sentido contradictorio. El Ministro Juan Luis González Alcántara presentó recientemente un proyecto de sentencia que pretende consolidar la constitucionalidad del delito de posesión simple. El caso gira alrededor de Édgar, persona usuaria de cannabis, que fue detenido en posesión de la planta, y que está apelando a su derecho al libre desarrollo de la personalidad. Sin embargo, el proyecto de sentencia presentado establece que este derecho no puede extenderse para proteger al individuo en este caso porque es desproporcionado y contraviene la salud pública.

Esto está sucediendo en un país en el que, según cifras del INEGI , alrededor del 80% de las personas en prisión por delitos relacionados a cannabis, lo están por la portación de menos de 100 gramos de la planta. Hemos vivido una criminalización por parte del Estado que vulnera nuestros derechos y existe suficiente evidencia que demuestra que las políticas prohibicionistas no protegen a la población, ni mucho menos la seguridad ni la salud pública. El proyecto de la Corte debe reconocer estos impactos y ser congruente con su decisión previa.

Después de la presión generada por distintas organizaciones a través de redes sociales y columnas de opinión, la Corte decidió aplazar el tema, que se espera sea retomado en las próximas semanas. Mientras tanto, en #RegulaciónPorLaPaz lanzamos una petición de Change.org para que, en lugar de esto, se diseñe un proyecto que declare inconstitucional -inválido- el delito de posesión simple de cannabis. Esto haría que la postura de la Corte estuviera alineada con el proceso de reconocimiento de derechos que ha sucedido en este tema al interior de este poder.

Por el otro lado, el poder ejecutivo, encarnado por la Comisión Federal de Prevención de Riesgos Sanitarios (COFEPRIS), no ha otorgado ninguna autorización para autoconsumo a tres meses de la publicación de la declaratoria general de inconstitucionalidad en el Diario Oficial de la Federación, ni tampoco se ha pronunciado sobre el tema. Pese a que realizaron cambios administrativos, como el establecimiento de un nuevo portal de citas para iniciar trámites, así como la designación de un nuevo titular para la Comisión de Autorización Sanitaria , esto no se ha traducido en una respuesta en la materia.

 

La declaratoria general de inconstitucionalidad faculta a la Secretaría de Salud, mediante Cofepris, como institución responsable de reglamentar el cultivo de cannabis para uso personal, derivado de las modificaciones realizadas a los artículos 235 y 247 de la Ley General de Salud. Un proyecto de regulación en el Congreso, o la expedición de un reglamento por parte del poder ejecutivo son soluciones viables, pero si no se construyen estos procesos tomando en consideración las voces de la sociedad civil, cumplirán muy poco con las necesidades de personas usuarias, o demás grupos impactados por la política prohibicionista.

Por último, en el ámbito legislativo, el tema no se ha retomado en la Comisión de Salud del Senado, donde hay un nuevo presidente, el Dr. Américo Villareal. Sin embargo, ha habido senadoras que han aprovechado este momento para organizar foros con la intención de explorar las oportunidades en la regulación de la cannabis. La Senadora Eva Galaz, integrante de la Comisión de Salud, organizó dos de estos espacios explorando el cómo debemos de regular la planta.

La esperanza la encontramos en las palabras de la presidenta de la Mesa Directiva, la senadora Olga Sánchez Cordero, quien se pronunció a favor de una regulación con perspectiva de justicia social y derechos humanos. Sabemos que para que esto se consiga debemos sacar a la cannabis del régimen penal que tiene su base en el delito de posesión simple y transitar a un régimen administrativo, aplicando el principio de proporcionalidad. Seguiremos presionando y presentando propuestas para tener una regulación que repare los daños causados por la prohibición.

La opinión pública cada vez está más a favor de este tema. Datos de junio de este año de la empresa de investigación de opinión pública, Mitofsky , expone que 56% en una muestra de 1,000 personas está a favor de la regulación de la marihuana. Por otro lado, una investigación reciente del Centro de Opinión Pública de la Universidad del Valle de México arrojó que un 71% de las personas encuestadas cree probable que la legalización pueda generar nuevas fuentes de ingresos. En México requerimos voluntad política para aprovechar todas las oportunidades que nos brinda esta planta, y así, dejar un siglo de prohibición atrás.

 

________________________

Te invitamos a seguir este espacio donde estaremos publicando periódicamente las actualizaciones más relevantes sobre el proceso de regulación de la cannabis en el país y en el mundo. Entérate de nuestros eventos, llamados a la acción y demás actividades. Estamos en un momento decisivo, donde México está reconociendo los daños que han tenido las políticas represivas como la guerra contra las drogas. Es nuestra responsabilidad exigir políticas de drogas más adecuadas, que estén centradas en la evidencia, en los derechos y en el bienestar. ¡Sigue nuestras redes sociales y participa!

#RegulaciónPorLaPaz es una coalición de organizaciones y personas promoviendo una transformación integral en las políticas de drogas como un elemento indispensable para el proceso de construcción de paz en México.

___________________

Nota del editor:

Adrián Jiménez y Jorge Herrera Valderrábano, integrantes de #RegulaciónPorLaPaz

Las opiniones de este artículo corresponden únicamente a los autores.

Publicidad
Publicidad