Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Legisladoras, dejen de engañar a las mujeres

El Presupuesto de Egresos 2022 contiene mentiras que afectan a todas las mujeres y a la lucha feminista. En este texto las describo.
mar 02 noviembre 2021 12:05 AM
Diputadas
Las mujeres diputadas en San Lázaro.

No es normal que en México ser mujer sea sinónimo de ganar 12% menos dinero que tus compañeros. No es normal que una mujer tenga 17 veces menos probabilidad de tener un puesto directivo que un hombre. Y no es normal que desde niñas las mujeres dediquemos 28 horas a la semana al trabajo doméstico. Y que los hombres no lo hagan. No debería ser normal.

Desnormalizar esta injusticia es urgente para dar vida a una sociedad justa con las mujeres. Un México donde ser mujer deje de ser un deporte extremo. El “deporte” atroz en el que 11 mujeres son asesinadas cada día y 388 son violadas –en su abismal mayoría sin que nadie sea sentenciado por estos delitos.

Publicidad

Revolucionar lo que significa ser mujer en México requiere un pacto político-feminista desde las más altas esferas del poder y hasta cada rincón del país. Este pacto requiere, entre otras cosas, que el gobierno dedique una cantidad adecuada de recursos a tener guarderías, a vigilar la implementación de la ley laboral y a promover la equidad de género en todas las esferas de la vida económica.

Sin embargo, las legisladoras no están trabajando por las mujeres, sino por sus propios intereses. Por cuarto año consecutivo está por aprobarse un Presupuesto de Egresos 2022 que contiene flagrantes mentiras hacia las mujeres y la lucha feminista. El presupuesto 2022 miente respecto a la cantidad de dinero que se va a dedicar a promover la igualdad entre hombres y mujeres, y ninguna legisladora ha tenido el valor de encararlo.

La mentira es evidente y está a ojos de quien quiera verla en este documento y descrita de manera histórica en el capítulo titulado “Resbaladilla de cristal” de mi más reciente libro #NoEsNormal .

Las legisladoras nos dicen que gastarán 232 mil millones de pesos en promover la igualdad entre hombres y mujeres en 2022, pero en realidad ese presupuesto no es para eso, sino para los programas sociales genéricos que existen en México. Por ejemplo, el 55% de ese presupuesto es en realidad la pensión para adultos mayores y otro 19% son las becas Benito Juárez que otorga López Obrador.

En una abierta mentira, las legisladoras de todos los partidos nos quieren hacer creer que son feministas, cuando no lo son. Si lo fueran, cuestionarían públicamente por qué el Presupuesto de Egresos 2022 está contabilizando como programas para promover la igualdad de género rubros absurdos como “la supervisión de actividades nucleares y tecnológicas”, la “planeación de la política de turismo” y hasta las “actividades de apoyo administrativo de Pemex”.

Publicidad

Toda esta falacia machista se encuentra impresa de manera transparente en el dictamen del presupuesto 2022 que se discutirá esta semana y está siendo respaldado por el Instituto nacional de las Mujeres y su presidenta Nadine Gasman.

¿Dónde quedó el feminismo de la diputada Julieta Kristal Vences (Morena), Wendy González (PAN), Montserrat Alicia Arcos (PRI), Taygete Irisay Rodríguez (MC) y todas las 37 integrantes de la Comisión de Igualdad de Género de la Cámara de Diputados? Lectora, lector. Te invito a que si tu diputada está en la Comisión de Igualdad, le escribas demandando que rechace las mentiras machistas que están en el dictamen de presupuesto. Mentiras que afectan a todas las mujeres.

Las legisladoras quieren guardar cara diciendo con dos argumentos.

El primero es que los rubros antes mencionados promueven la igualdad de género porque tienen beneficiarias mujeres. Esto es falso. Las injusticias de género requieren herramientas específicas para atender a las mujeres, herramientas que no se encuentran en los programas sociales genéricos. Dar pensiones no resuelve la injusticia de género porque la desigualdad de ingresos permanece. Dar becas tampoco, porque no resuelve el hecho de que, para muchas mujeres, no hay posibilidad de estudiar porque tienen que quedarse en casa a cuidar de la familia.

Sin herramientas de política pública diseñadas específicamente para resolver los problemas de las mujeres los hombres siempre permanecerán en ventaja.

Publicidad

El segundo argumento falso que esgrimen las legisladoras para guardar cara respecto a las mentiras contenidas en el presupuesto es que sí se están contemplando aumentos en el presupuesto de guarderías del IMSS y otros ámbitos que sí promueven la igualdad. Ello es cierto, es positivo y debería ser razón suficiente para dejar de mentir en el resto de los rubros. Legisladoras, si están haciendo tan bien su trabajo para aumentar el gasto público que beneficia a las mujeres, ¿por qué tienen que manchar esa labor con mentiras innecesarias?

Las mujeres del poder en México deben tener el valor para confrontar toda ley, regulación y procedimiento que afecte a las mujeres. Nuestras legisladoras no están mostrando tener el valor.

______________________

Nota del editor:

Las opiniones de este artículo son responsabilidad única de la autora.

Publicidad
Publicidad