Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ZonaLibre | Marcelo Ebrard: un reto sustancial

El canciller tiene una misión sumamente importante, pero también incómoda en la próxima cumbre del G-20: se puede enfrentar a las potencias mundiales por el tema de las vacunas contra el Covid-19.
mié 27 octubre 2021 06:00 AM
Ebrard en Cumbre.jpeg
Marcelo Ebrard viajará con la representación de México la próxima cumbre del G-20.

Roma, “La ciudad eterna", recibirá a los presidentes y líderes más importantes de las 20 economías más grandes del mundo el próximo 30 y 31 de octubre.

Esta edición tiene tintes bastantes complejos, en medio de un fuerte interés de los países por volver a la normalidad y levantar sus economías. Luego de una pandemia que rebasó por completo a toda y cada una de las naciones más poderosas del mundo.

Publicidad

A pesar del flagelo aún existente y destructor, los puntos a trabajar en la agenda de la Cumbre del G-20 en Roma se dividirán en tres sesiones plenarias, en las que se tratarán los siguientes temas: Economía global y salud; Cambio climático y medio ambiente; Desarrollo sostenible.

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador confirmó desde que recibió la invitación al importante evento que no acudiría. En su lugar, estará presente el secretario de Relaciones Exteriores (SRE), Marcelo Ebrard Casaubón, quien tiene una misión sumamente importante, pero también incómoda, pues se trata de enfrentar a las potencias mundiales en un tema sensible y que podría disgustar a las naciones multimillonarias.

Las cumbres mundiales del G-20 congregan al 85% de la economía mundial. Incluyen las mayores potencias industriales. El Grupo está compuesto por 19 países más la Unión Europea. Los estados miembros son Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Francia, Alemania, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Rusia, Arabia Saudita, Sudáfrica , Corea del Sur, Turquía, el Reino Unido y Estados Unidos.

Para algunas organizaciones internacionales, las cumbres de países no tienen ningún tipo de trascendencia. Sin embargo, el canciller Ebrard tiene otra perspectiva del evento internacional, pues se discutirá, además de los temas mencionados, la importancia de fortalecer la cooperación internacional y la acción colectiva para acelerar la estrategia de respuesta a los efectos sanitarios, económicos y sociales ocasionados por la pandemia Covid-19.

No es la primera vez que Ebrard acude en nombre de México a dicha cumbre, en 2019 –en Osaka, Japón–, también llevó la representación del país.

Publicidad

Un escenario complicado

El reto de Marcelo Ebrard tiene que ver con tomar la estafeta del liderazgo latinoamericano, a fin de levantar la voz por las vacunas que las potencias mundiales aún no aceptan como válidas, pero que abundan en los países menos favorecidos económicamente.

El pasado 26 de octubre, a través de sus diversas redes sociales, Ebrard anunciaba con gusto la recepción de 6.4 millones de vacunas Sputnik V. Con ellas, ya son más de 19 millones de dosis rusas.

El problema, es que Sputnik V no ha sido aceptada aún por la Organización Mundial de la Salud y la excusa para acreditarla suena hasta infantil para algunos, lo que ha hecho que el gobierno mexicano, a través de su presidente, se haya enfrentado directamente con la OMS.

Según la Dra. Mariângela Batista, subdirectora general para Acceso a Medicamentos, Vacunas y Productos Farmacéuticos de la OMS, ya se había iniciado el proceso llamado de “presentación escalonada”, donde el solicitante carga al sitio de la OMS datos técnicos, clínicos, ensayos, buenas prácticas de fabricación, entre otros datos necesarios. Sin embargo, el fabricante de Sputnik V no había entregado todos la documentación necesaria.

El proceso de evaluación de la vacuna Sputnik V se retomó este 21 de octubre, por lo que podrían reanudarse en próximas semanas las inspecciones a las plantas donde se produce la vacuna.

Marcelo Ebrard, de forma conciliadora dijo: “Entendemos sus procedimientos técnicos, pero cada día que pasa es una desventaja para millones de personas”, prometiendo que alzará la voz para que se acelere la aprobación mundial del fármaco.

Ante esto, hace una reflexión, “Las vacunas se están utilizando en millones de personas, en más de 80 países. Es decir, ¿qué caso tiene prolongar los procesos de aprobación?”, se pregunta.

Publicidad

Toda la carne al asador

Pero el papel que tendrá la intervención del canciller mexicano va mucho más allá de una vacuna y un liderato de la zona latinoamericana. Tiene que ver con su búsqueda por la Presidencia de la República en el año 2024.

Apenas el pasado 14 de octubre, Ebrard Causabón confirmó, una vez más, estar interesado en ocupar la presidencia, incluso dijo, “se trata de un compromiso de vida”.

La elección por el abanderado de Morena para suceder a AMLO no será nada fácil. El secretario de Relaciones Exteriores tiene enfrente a la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, quien para algunos es la favorita del presidente.

Sin embargo, Ebrard pareciera estar más enfocado en dar resultados y mostrar una imagen de responsabilidad y hombre de Estado; que de político electorero.

Por eso, es tan importante este próximo evento en Roma para el canciller, nacido en la delegación Coyoacán.

Ebrard ha aprovechado cada oportunidad en los medios para mostrarse como un funcionario necesario o hasta indispensable en la llamada 4T, pero sin radicalizaciones o buscar utilizar la nefasta polarización que tanto ha dañado a la política interna de un país en plena democracia novata.

¿Tienen el mismo talante sus rivales, compañeros de partido? La respuesta es rotundamente negativa. Ni Sheinbaum, Ricardo Monreal, Tatiana Clouthier o Rocío Nahle parecieran creer en el impacto de su trabajo en los ciudadanos. La percepción de ellos pareciera estar fincada en el dedo de un solo personaje: López Obrador.

El resultado de la participación de Marcelo Ebrard en la pandemia y su intención de mostrarse como el perfil adecuado para el 2024 va construyéndose con pasos firmes y profesionales en política, pero todo puede estar en riesgo. En la cumbre por venir, tendrá que lucirse y no pasar desapercibido.

Él lo sabe y su experiencia deberá respaldar cada intervención internacional a fin de lograr el propósito que ha perseguido por muchos años: la silla presidencial.

___________________

Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

Publicidad
Publicidad