Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

AMLO forma un gabinete leal y cercano rumbo a la segunda mitad del sexenio

La llegada Adán Augusto López a Gobernación se explica porque el presidente quiere en su círculo a políticos de toda su confianza para garantizar un buen cierre y transición, señalan expertos.
sáb 28 agosto 2021 11:59 PM
Relevo-segob
Con la salida de Olga Sánchez Cordero, el gabinete del presidente López Obrador tiene solo seis mujeres de 17 secretarías.

El nombramiento de Adán Augusto López como secretario de Gobernación en sustitución de Olga Sánchez Cordero, quien regresó al Senado de la República, es una señal de que el presidente Andrés Manuel López Obrador quiere iniciar la segunda mitad de su sexenio con un gabinete absolutamente leal y cercano a su proyecto, explican analistas políticos.

La tarde de este jueves se realizó un movimiento en el gabinete que por meses se rumoraba y que en repetidas ocasiones Sánchez Cordero desmintió.

Publicidad

Mientras la ministra en retiro participaba en el “Encuentro gobernadoras, diputadas federales y locales, presidentas municipales y alcaldesas electas en 2021”, fue convocada a acudir a Palacio Nacional.

Poco después, trasladado en helicóptero, llegó desde Tabasco, Adán Augusto López, ese gobernador que fue elogiado en la tierra de nacimiento del presidente López Obrador. "Trabajador, honesto, responsable, leal y con convicciones", así lo describió el mandatario federal en una conferencia de prensa el 12 de julio pasado.

Para Aldo Muñoz Armenta, profesor de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Autónoma del Estado de México, con este cambio, el presidente López Obrador muestra que quiere en su círculo cercano a gente leal.

El presidente está cerrando su círculo y allegarse de gente de más confianza que respondan solo a él y no a un tercero”
Aldo Muñoz, politólogo de la UAEM.

El analista dice que eso explicaría también la salida a principios de año de Esteban Moctezuma como secretario de Educación, quien fue nombrado como Embajador de México en Estados Unidos. Tanto Esteban Moctezuma como Olga Sánchez Cordero comparten un “pasado priista”, el cual quiso alejar el presidente de su equipo más cercano.

El politólogo asegura que al presidente López Obrador le importa más la lealtad de Adán Augusto López que su preparación y experiencia.

“Adán Augusto es un incondicional así que al presidente no le importa que no tiene experiencia, tampoco tantos méritos académicos o políticos porque es una persona de confianza para López Obrador, al presidente le importa la lealtad”, sostiene.

Publicidad

Adán Augusto López comparte mucho más con el presidente López Obrador que solo el ser originarios de Tabasco. El todavía gobernador de Morena ha acompañado a López Obrador por años. En el 2006, cuando el hoy presidente compitió por primera vez por la Presidencia de la República, López Hernández se encargó de coordinar la campaña presidencial en Campeche, Chiapas, Oaxaca, Quintana Roo, Tabasco, Veracruz y Yucatán.

En 2014, fue uno de los primeros políticos que desde el Senado de la República renunció a la bancada del PRD para integrarse al Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) que construía López Obrador.

Marco Arellano Toledo, profesor de Ciencia Política en la Universidad Nacional Autónoma de México, asegura que con el nombramiento de Adán Augusto López, el presidente confirma que es un hombre a quien le importan más las personas que las ideas.

“Es alguien muy cercano al presidente pero no es un familiar. Hay una cercanía, una complicidad política, se entienden bien, que es una persona del trópico, echada para adelante, muy criolla como le gusta al presidente, con alto valor político”, comenta.

Aunque muchos veían en Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración, como un relevo natural a Olga Sánchez Cordero, el presidente no pensó en el hombre que lo sustituyó en la Jefatura de Gobierno del entonces Distrito Federal, ya que Encinas tiene su propia agenda.

“Hay buena amistad, pero a López Obrador no le gusta que compitan con él o que tomen decisiones de manera autónoma”, asegura Muñoz Armenta.

Publicidad

Una “corcholata más” a la carrera de 2024

Los politólogos consultados aseguran que ahora que Adán Augusto López estará en el escenario nacional, podría perfilarse como una “corcholata” más a considerar en la carrera por la presidencia de la República.

Sin embargo, para ello, requerirá hacer un buen papel en la Secretaría de Gobernación y que se traduce en mantener el orden político y social del país y ser el “pararayos” del presidente de la República.

Arellano Toledo explica que si bien Adán Augusto es un político muy cercano al presidente y llega al segundo cargo más importante de la administración pública, necesitará que su jefe le de juego para que pueda incorporarse en la lucha por 2024.

“Los secretarios de gobernación crecen cuando hay vacíos de poder, cuando el presidente sale menos a la prensa, cuando da menos la cara, pero López obrador da demasiado la cara como para que un secretario de Gobernación crezca”, destaca.

Publicidad

En el gabinete se perdió la paridad

De los 17 perfiles que conforman el gabinete del presidente Andrés Manuel López Obrador, seis mujeres ocupan un cargo de secretaria de Estado, es decir, ya no existe un gabinete paritario, lo que es violatorio de la Constitución.

El artículo 41 constitucional establece que “los nombramientos de las personas titulares de las secretarías de despacho del Poder Ejecutivo deberán observar el principio de paridad de género, en el nivel federal y las entidades”.

Lorena Vázquez Correa, maestra en Estudios Sociales por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) y analista política, explica que el presidente López Obrador está violando la Constitución porque hoy el 35% de su gabinete está conformado por mujeres, cifra muy debajo de lo que establece la constitución.

“Es grave que el nombramiento que no considera la paridad de género. La ley es clara en que el gabinete federal y el de los estados debe ser paritario, se está violando la Constitución con este nombramiento”, explica.

El gabinete del presidente López Obrador tuvo dos bajas de mujeres en los recientes meses. En julio pasado anunció la salida de Irma Eréndira Sandoval como secretaria de la Función Pública y nombró a Roberto Salcedo en su lugar y este jueves, cambio a Sánchez Cordero y nombró a Adán Augusto López.

Para Vázquez, fue irónica la forma en que se dio la salida de la exministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, pues mientras encabezaría un evento para exaltar la importancia de la llegada a mujeres a puestos de toma de decisiones, se decidió quitarla como la primera mujer en asumir la secretaria de Gobernación.

Durante sus 33 meses como secretaria, Olga Sánchez Cordero denunció que sufrió violencia de género en el gabinete.

“Cuando yo dije que sufría violencia en las reuniones de seguridad, era cierto, ¿Por qué? Porque se hacían grupos de puros hombres, estaba yo la única, y saben quién me volteaba a ver, nadie, antes de que llegara el presidente, ahí estaban cuchicheando todos, menos yo, yo no estaba incluida en esas bolitas de funcionarios”, dijo en febrero de 2021.

Muñoz Armenta considera que el nombramiento de de Sánchez Cordero fue una cortesía tras haberla regresado al Sendo. “Le suavizaron la caída”, dijo.

Un nombramiento incomodo para Monreal

La confirmación de la salida de Olga Sánchez Cordero de la Secretaría de Gobernación y su regreso al Senado fue a través del coordinador de los senadores de Morena, Ricardo Monreal. Y es justo el político zacatecano uno de los que más “afectados” por la llegada de la exministra, de acuerdo con los analistas.

“Para Ricardo Monreal es una cuña a su trabajo político, a la 'autonomía' que estaba mostrando el propio senador respecto al proyecto del presidente, ya había mandado mensajes de que estaba incomodando al presidente y de inmediato le colocan a la secretaria de gobernación como una cuña”, asegura.

A su regreso al Senado, Sánchez Cordero fue propuesta para ser la presidenta de la Mesa Directiva del Senado de la República, con lo que las cuatro mujeres (Imelda Castro, Bertha Caraveo, Ana Lilia Rivera y Marybel Villegas) que se buscaban encabezar ese espacio debieron cerrar filas entorno a la exministra.

Publicidad
Publicidad