Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Desabasto: signo de la 4T

La crisis eléctrica, más que algo coyuntural, es prueba de que el desabasto no es casual, sino un signo inequívoco del gobierno lopezobradorista; debería hacernos reflexionar si es lo que queremos.
lun 22 febrero 2021 12:59 PM
La CFE no especificó el propósito de los recursos en su informe a la BMV.
La CFE no especificó el propósito de los recursos en su informe a la BMV.

Los últimos días se vivió una severa crisis de desabasto de electricidad en varias partes del país. En buena medida derivada de las extremas temperaturas invernales, por la crisis que tuvo Texas, pero también por la evidente incapacidad del gobierno mexicano de prevenir y actuar a tiempo.

Una de las razones principales ha sido el desabasto de gas para producir electricidad que, contrario a lo que quieren argumentar, no se dio por restricciones de parte de Texas sino porque el gobierno dejó de comprar suficiente gas.

Esta crisis llegó justo en medio del debate medieval sobre la sorpresiva reforma que envió el Presidente, con carácter de preferente, para retroceder décadas en el tiempo al sector eléctrico mexicano y, con ello, al progreso de los mexicanos.

Publicidad

Pero esta crisis eléctrica, más que algo coyuntural, es prueba fehaciente de que el desabasto no es algo casual, sino el signo inequívoco del gobierno lopezobradorista. Y debería hacernos reflexionar si es también el signo que queremos para el futuro de México.

Este sexenio arrancó con una historia de desabasto con su primera acción de gobierno: el dispositivo contra el huachicol. Objetivo encomiable, pero por su claro desconocimiento del sector y nula experiencia de gobierno, solo generó un terrible desabasto de gasolina en el país, y no resolvió el huachicoleo.

Otra de sus primeras acciones de desabasto fue contra las mujeres, un sector de la sociedad que le había dado un importante voto de confianza al Presidente en las elecciones de 2018.

En lugar de pugnar por un país más incluyente y respetuoso de las mujeres, decidió desabastecer a las madres trabajadoras de sus estancias infantiles; y desabastecer a las mujeres víctimas de violencia de los refugios.

Un siguiente objetivo fueron los enfermos de cáncer, en particular los pacientes infantiles. Los desamparó a ellos y sus familias al provocar un severo desabasto de medicamentos contra el cáncer que ha durado hasta la fecha.

Publicidad

No conforme con ello, dicho sea de paso, se esforzó por asegurar que el desabasto de medicamentos fuera generalizado para todos los pacientes de instituciones del sistema público de salud, afectando económicamente a cientos de miles de familias, encima de la afectación en salud.

Ante la evidente falta de entendimiento sobre el funcionamiento económico del país, y apegado a prejuicios anacrónicos, desde su primer año el Presidente decidió depredar los fondos de estabilización creados durante décadas para poder hacer frente a eventuales crisis.

Adicional a los altísmos montos históricos que había usado en 2019, en 2020 desabasteció el Fondo de Estabilización de Ingresos Presupuestarios en casi 95%, y el de entidades federativas en más del 50%. En total, mermó los fondos de estabilización en casi 75%, dejando sin ahorros a los mexicanos.

Esto, adicional al desabasto de transparencia en compras públicas, que hoy son solo adjudicaciones.

Ya una vez arrancada la pandemia, el Presidente hizo esfuerzos sobrehumanos por minimizar el problema y hacer creer a la gente que en México nos libraríamos de sus terribles consecuencias, desabasteciéndonos de cualquier posibilidad de una estrategia sensata y sólida.

Con esa decisión, ha provocado millones de contagios, y cientos de miles de muertes por Covid; todos ellos quedaron con un desabasto total del derecho a la salud.

Encima de la tardada reacción por la crisis, por su desesperación el gobierno decretó cierres infundados de cientos de miles de empresas a partir de abril, sin un estudio de qué industrias debían permanecer en operación, provocando un desabasto grave de muchos productos básicos.

Publicidad

Y con su negativa de medidas de emergencia, desabasteció completamente a los micro, pequeños y medianos empresarios de cualquier posibilidad de apoyos económicos para paliar la crisis, desabasteciendo así a millones de trabajadores de sus fuentes de empleo.

Actualmente, México es uno de los países con mayor rezago en los índices de vacunación. Esto debido a que por las equivocadas decisiones gubernamentales hemos quedado desabastecidos del número necesario de vacunas para cubrir a los mexicanos.

Si bien a nivel global existe una capacidad limitada, en México el problema de fondo fue la errada planeación en la compra de vacunas, negándose a comprar las que hoy ya están en uso en otros países. Hemos recibido menos de 2millones de dosis, y vacunado a menos de 1 millón de personas.

Y del desabasto de seguridad para toda la población, en todos los rincones del país, mejor ya ni hablar pues diario lo vemos en las noticias.

En el ámbito político, vemos un desabasto total de vocación en la administración pública federal; un desabasto de funcionarios comprometidos con el país. Solo vemos gente sin experiencia más preocupada por sus revanchas que por sus funciones.

En los partidos de oposición y en los de la 4T, vemos un completo desabasto de cuadros preparados, con trayectoria; un desabasto de visión de estado, de políticos de calidad, salvo muy contadas excepciones. Todos los partidos, sin excepción, están enfrascados en ambición y corrupción.

En el sistema político en general, vemos un desabasto de integridad, ética y capacidades; un total desabasto de sensibilidad y sensatez.

Para las elecciones de junio, un pleno desabasto de candidaturas de nivel; solo vemos a los Salgado Macedonio de Guerrero, a los Adrián de la Garza y Clara Luz de Nuevo León, a las Margarita Zavala del PAN no-PAN; entre muchas otras vergüenzas.

Si bien el Presidente no es culpable de los desabastos de la oposición, sí es culpable del desabasto generalizado de debate político de altura y de la democracia como instrumento de gobierno.

Desabasto definitivamente es la palabra, el signo y el legado de este sexenio, tanto por la 4T como por el resto de los partidos. Parafraseando una de las frases más célebres de este gobierno: Señor Presidente, ¡ya chole con el desabasto!

__________________

Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad