Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ZonaLibre | Marín, Bartlett, Salgado Macedonio y la memoria social

En 1993, Mario Marín encontró en Manuel Bartlett a un jefe y maestro, quien lo catapultó a los más importantes cargos en Puebla, como el de Secretario General de Gobierno o el de dirigente del PRI.
mié 10 febrero 2021 11:59 PM
mario_marin_puebla
Mario Marín como gobernador de Puebla.

¿Te acuerdas de esto?:

“¡Kiubole, Kamel!”. Se escuchaba decir al entonces gobernador de Puebla, Mario Marín, mientras sostenía una llamada con el empresario Kamel Nacif.
“Mi góber precioso”, respondía el adinerado libanés.
Mi héroe, chingao”, sostenía el gobernador.
“No, tú eres el héroe de esta película, papá”, sostenía Nacif,
Entonces fue cuando Marín explicó con lujo de detalles lo que sucedía: “Pues ya ayer le acabé de darle un pinche coscorrón a esta vieja cabrona. Le dije que aquí en Puebla se respeta la ley y no hay impunidad y quien comete un delito se llama delincuente. Y que no se quiera hacer la víctima y no quiera estar aprovechando para hacerse publicidad. Ya le mandé un mensaje a ver cómo nos contesta. Pero es que nos ha estado jode y jode, así que se lleve su coscorrón y que aprendan otros y otras”.

La felicidad de Kamel Nacif era evidente: “Ya sé, y es que estos cabrones siguen sacando mamada y mamada. Pero yo hice una declaración. Fui a la televisión…”.

Publicidad

Del fragmento de la llamada que se narra, nacieron dos personajes en diciembre del 2005, el “góber precioso” y el “héroe de la película”. Esta llamada grabada y expuesta en los medios de comunicación nacionales los inculpaban directamente y los convertía en cómplices de haber torturado a la periodista Lydia Cacho.

Todo esto sucedía luego de que la escritora acusó al empresario textil de origen libanés en su libro Los Demonios del Edén de explotación y perversión infantil.

Kamel Nacif Borge se ha hecho millonario produciendo textiles, es conocido como el “Rey de la mezclilla”, debido a las maquiladoras que tiene en diferentes estados del país como Puebla, Chiapas, Quintana Roo y Tlaxcala, en donde habría explotado a sus empleados, algunos incluso siendo menores de edad.

Es tío de Roberto Borge, quien fuera gobernador de Quintana Roo y hoy se encuentra en prisión.

Nacif fue exhibido por proteger al pederasta Jean Succar Kuri, asociado con una red de pederastía.

Publicidad

Succar Kuri, en su propia voz, llegó a afirmar que le gustaba mantener relaciones sexuales con niñas de cinco años. Más de quince conversaciones fueron presentadas ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) en abril de 2006.

Fue sentenciado a 112 años de prisión por haber violado a siete niñas, solo entre el 2000 y 2003.

Mientras que Kamel Nacif enfrenta una orden de aprehensión. Fue localizado en el Líbano en julio del 2020 y hasta la fecha, tanto la Fiscalía General de la República (FGR) como la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) no han podido extraditarlo, se desconocen los porqués.

Del poder cínico a la prisión

Mario Marín Torres fue un gobernador con un poder casi absoluto en Puebla, durante el periodo del 2005 al 2011.

Pero ningún experto llega espontáneamente. Marín Torres, en el año 1993, encontró en Manuel Bartlett al jefe y maestro, que le catapultaría a los cargos de Secretario General de Gobierno de Puebla, la presidencia del PRI estatal, la alcaldía de la capital poblana, hasta llegar a la gubernatura.

La arrogancia de Marín era tanta que en 2006, ordenó que se registrase su apodo “mi góber precioso”, como marca registrada para comercializar vinos y licores ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI).

Durante el gobierno de Enrique Peña Nieto tuvo que estar alejado de los reflectores. Sin embargo, su presencia política en su Estado era fuertísima. Con tentáculos en todos los partidos políticos, ponía y quitaba candidaturas.

Publicidad

El 31 de marzo del 2019 Marín salió de su escondite para acudir a la toma de protesta del entonces candidato del PRI a la gubernatura, Alberto Jiménez Merino. Cuando los reporteros se le agolparon para entrevistarlo, un sonriente Mario Marín aseguraba que “Ya es un asunto juzgado… Creo que ese asunto ya debe olvidarse”.

Pero la realidad lo alcanzó. El pasado 3 de febrero ya no pudo esconderse más y fue localizado y arrestado en la ciudad de Acapulco, Guerrero.

¿Seguimos sin aprender?

La memoria social en nuestro país suele ser demasiado corta. Quizá es porque suceden tantas desgracias, injusticias y desfilan personajes oscuros día a día que nos es complicado retener tanta información.

El caso de Mario Marín da asco en todos los aspectos; desde el hecho de haber enviado golpear a una periodista, secuestrarla y amenazarla de violación. Hasta sus maniobras al margen del poder, la impunidad que lograba alcanzar diariamente.

Historias como la del “góber precioso” tienen harta a la sociedad. Pero en verdad que si ignoramos u olvidamos la historia, estamos condenados a repetirla.

Publicidad

El ejemplo más claro está justamente donde capturaron a Marín, allá por el puerto de Acapulco, donde hay un candidato confirmado por su partido sin importarle las graves acusaciones de violación en su contra. Que, además, lidera las encuestas y no, no es del “viejo régimen”, ni de los “conservadores” o “neoliberales”. Se trata del mejor perfil morenista en el estado de Guerrero: Félix Salgado Macedonio.

Quizá algunos puedan decir: “Yo apoyo a Morena pero no vivo en Guerrero, no me importa lo de Salgado Macedonio”, pero esa frágil excusa solo demuestra que la famosa 4T no es una realidad nacional, sino política y electoral según cada lugar donde se tenga que ganar, por el simple hecho de conseguir el poder.

Se cansaron de gritar por justicia contra Mario Marín, pero cayeron en su propia ambición. ¿A quién le quieren ver la cara?

___________________

Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

Publicidad
Publicidad