Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ZonaLibre | La irrupción de Salinas Pliego

Finalizando 2020, la participación de Ricardo Salinas Pliego en redes sociales aumentó de forma considerable. ¿Qué le querrá demostrar al país durante las elecciones del 2021 y rumbo al 2024?
mié 09 diciembre 2020 11:59 AM
Ricardo Salinas Pliego con AMLO
En este sexenio, Ricardo Salinas Pliego se ha acercado a la arena política.

Es un ferviente aficionado del futurismo y la modernidad. Ricardo tiene el apellido Salinas, pero aunque no es familiar del expresidente Carlos Salinas, sí tiene un agudo sentido del análisis y el “colmillo” para apostar asertivamente en cuestiones políticas, como lo tiene el expresidente.

Ricardo Salinas Pliego es el segundo hombre más rico del país, tiene un poder envidiable con un emporio que supera los 70,000 empleados en el exitoso Grupo Salinas. Una historia de negocios familiares de mueblerías, que ha multiplicado en negocios financieros, de comunicación, comerciales, de energía, entre muchos otros.

Publicidad

Su vida, es un sueño para millones de personas. Salinas no solo tiene una inmensa fortuna, sabe disfrutarla; entre viajes, buenas comidas y una vida familiar muy activa según muestra en sus redes sociales.

El propietario de TV Azteca se ha descrito como “hábil en los negocios y de sangre fría”. Dos atributos que han catapultado sus negocios y lo tienen como uno de los multimillonarios más prósperos de América Latina.

Además de todo eso, Ricardo Salinas es amigo del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Sólida alianza

Al referirse al magnate, López Obrador lo describe de una forma única: “Ricardo Salinas tiene dinero, pero tiene dimensión social”. Y es que Salinas no es solamente afecto del presidente, es su consejero en temas de negocios, dentro del consejo asesor empresarial.

Publicidad

A pesar de sus notorias diferencias, a ambos personajes los une su target, el grupo social al que apelan: los pobres (segmentos socioeconómicos C y D+), uno por los negocios y el otro por los votos. Ese es, quizá, es eslabón de la relación que se ha fortalecido a pesar de los sinsabores y desencuentros.

Una de esas crisis se vivió desde marzo del 2020, cuando el día 24 de aquel mes, el regiomontano criticó duramente la estrategia del gobierno, específicamente la del Dr. Hugo López-Gatell.

Salinas Pliego no se anda con rodeos, ni tira golpes por debajo de la mesa. Desde el principio, sus plataformas de comunicación, como TV Azteca y ADN 40, fueron motivadas por sus palabras, satanizando el “equívoco” plan de gobierno que “influye miedo”; le pedía, entonces, a cada uno de sus empleados que “lucharan por evitar que la economía mexicana se desfondara”. Difícilmente se olvidará aquella frase: “No moriremos de coronavirus, pero sí de hambre”.

Ni siquiera ese altercado, ni la denuncia de la SHCP por la falta de paga de impuestos por parte del comerciante o el apoyo de Salinas por el outsourcing, nada de esto ha ocasionado algún daño en la relación entre el acaudalado y el titular del ejecutivo. Eso lo demuestra, que Banco Azteca sigue siendo una de las instituciones más confiables para la 4T.

Publicidad

Una fresca y extraña exposición

Finalizando el 2020, la participación de Ricardo Salinas Pliego en redes sociales aumentó de forma considerable. En todas sus plataformas ha crecido; sin embargo, al parecer ha encontrado en Twitter su mayor podio. Desde ahí, el empresario muestra su extravagante día a día de forma jovial y relajada; con oficinas de lujo, paseos en helicóptero o incluso la repentina idea de regalar un millón de pesos a sus seguidores, solo por que así le apeteció. Esto le ha generado la simpatía de muchos y el repudio de otros, que le cuestionan a diario sobre su fortuna, el pago de sus impuestos, entre otros temas.

La propuesta de Salinas por acercarse a la gente de forma tan directa podría ser parte de una gran estrategia rumbo al 2024. No es descabellado pensar que, desde ya, esté buscando la Presidencia de la República y suceder a su amigo López Obrador.

La idea no es descabellada, lo dicen las encuestas: un grupo muy nutrido de mexicanos ven con buenos ojos que el próximo presidente sea un empresario y no un político de carrera, eso lo ha demostrado la figura de Carlos Slim en los sondeos donde comúnmente es bien valorado por ciudadanos de distintos sectores y posición social.

Lo narrado anteriormente lo conoce a su perfección la oposición mexicana, que tienen en Claudio X. González y Gustavo De Hoyos (Sí por México) a los arquitectos de la llamada mega-alianza PRI-PAN-PRD, un esfuerzo incongruente ideológicamente hablando, pero que se ha convertido en la única manera de enfrentar a Morena y sus aliados, a fin de competir por gubernaturas y por la mayoría en la Cámara de Diputados.

La disruptiva presencia de Salinas Pliego, la demostración de su influencia en la opinión social y su calculado instinto político, aunque él mismo lo niegue, lo colocan como una posibilidad real de contender por la Presidencia.

¿Qué le querrá demostrar al país durante las elecciones del 2021 y rumbo al gran 2024? Seguramente, Salinas Pliego no pasará desapercibido.
___________________

Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad