Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ZonaLibre | Nuevo León, la joya de la corona del 2021

Nuevo León se está convirtiendo en la joya de la corona del 2021; un estado que no tiene claro ganador y donde se fraguará una de las batallas más épicas en la novel democracia mexicana.
mié 25 noviembre 2020 11:59 PM
Elecciones en NL
En 2021, Nuevo León elegirá al sucesor de Jaime Rodríguez en el gobierno estatal, así como nuevos diputados locales y alcaldes.

¿A qué huele Nuevo León? Quienes son orgullosamente de esa tierra aseguran que huele a carne asada, hierba y campo. Nuevo León suena a acordeones y guitarras, acompañados de bombos y platillos.

El ruido en Monterrey es una constante, entre los miles de automóviles y sus cláxons, entre las decenas de personas hablando a pulmón abierto en las muchas cantinas y bares, en las terrazas donde la gente disfruta con cantos y abrazos, fuertes, de esos que se reconocen norteños.

Publicidad

Allá se habla fuerte y sin tapujos, las groserías dejan de ser tan altaneras según el acento, ya sea de Monterrey, Apodaca, Guadalupe, Escobedo o San Pedro.

A Nuevo León lo gobierna un independiente que ha sido criticado hasta la médula; su estilo irreverente y desenfadado ha llegado al exceso de la misoginia y la desfachatez.

Al siempre polémico “Bronco”, Jaime Rodríguez Alarcón, se le acaba el tiempo y se le agota como agua entre las manos. No tiene delfín, alguien que pueda defenderlo en la vorágine del proceso electoral que estará al rojo vivo. Seguramente, el gobernador no duerme tranquilo.

No tardará mucho para que México entero fije sus ojos en el estado neolonés. Ahí se fraguará una de las batallas más épicas en la novel democracia mexicana.

Las empresas encuestadoras se contradicen unas con otras, la realidad es que la elección de gobernador está “suelta”; no hay nada para nadie.

Publicidad

Los dardos “colosistas” y Morena colapsado

Por una parte, el representante de Movimiento Ciudadano, Samuel García, logró subir su popularidad como espuma, pero lo más atroz de la política lo alcanzó y sus constantes errores en redes fueron aprovechados por su “amigo” Luis Donaldo Colosio junior. Los golpes debajo de la mesa han mermado la candidatura del regiomontano y el fuego amigo le ha ocasionado una caída que podría convertirse en desplome apenas se conozcan y confirmen sus adversarios.

En Nuevo León, el partido del presidente López Obrador tiene números esperanzadores, pero una división pútrida. Eso lo ha demostrado la intención de imponer a la exoriista Clara Luz Flores Carrales como su abanderada. Nada tendría de malo, pues su gestión como alcaldesa ha sido sobresaliente, según las mediciones en el municipio de Escobedo, el serio problema que carga tiene que ver con su acta de matrimonio, con el hecho de que su esposo, Abel Guerra, se ha jactado durante años de ser el vivo retrato del priismo más recalcitrante y no tiene problema por gritar a los cuatro vientos que la gente no vota por su esposa, sino vota por él.

Ante esta situación, son muchos los que repudian que Flores Carrales sea la candidata y ruegan que Tatiana Clouthier levante la mano que ella misma bajó.

Publicidad

Panismo ultraconservador y priismo fénix.

Una oportunidad dorada dejaron ir los panistas, quienes al despreciar la alianza con el PRI podrían desdibujar toda oportunidad de regresar al gobierno. Y es que todo estaba preparado para que la “gran” alianza se efectuara entre PAN-PRI-PRD, pero algunos liderazgos conservadores dieron el golpe en la mesa y lograron acabar con dicha ilusión prianista.

También exánime la alianza con Movimiento Ciudadano, estos liderazgos insisten en que el candidato del blanquiazul debe de ser Luis Donaldo Colosio, cueste lo que cueste. Buscan que sea el fichaje más importante del panismo, quizá en su historia, cosa que el hijo de Diana Laura Riojas de Colosio no ve con desagrado y es una posibilidad real que podría acarrear a los panistas entre siete y diez puntos porcentuales, de esa manera posicionarse como una alternativa efectiva y concreta para lograr una gran campanada. Aunque Felipe de Jesús Cantú y Víctor Fuentes no logren amarrar el vínculo con la sociedad.

Pero si para otros estados, la balanza se define entre PAN y Morena, Nuevo León demuestra que existe una profunda reflexión sobre quién debe gobernar. El ejemplo está en que el Partido Revolucionario Institucional tiene verdadera oportunidad de ganar. No solo tiene un candidato bien posicionado y querido como es el caso de Adrián de la Garza (quien podría reelegirse en Monterrey), sino que incluso Ildefonso Guajardo o Cristina Díaz le dan esperanza al partido que se suponía ser un cadáver, pero que muestra signos de salud política.

Nuevo León se está convirtiendo en la joya de la corona de las elecciones en el 2021; un estado que no tiene claro ganador y que su gente debe demostrar una madurez electoral que podría sorprender a todo el país.

La tierra de Celso Piña y “Cepillín” será el epicentro de la nueva etapa democrática.

Algo muy parecido sucede con las elecciones de Estados Unidos, como fue el caso del estado de Pensilvania, que definía demasiado al ganador. En México, no tenemos el mismo sistema electoral que nuestros vecinos del norte, pero Nuevo León podría imponer una tendencia rumbo a las elecciones presidenciales del 2024, ya sea que Morena se consolide y vigorice o que sufra una tremenda derrota que pueda llenar de esperanza a la, hasta hoy, errática y afligida oposición.

Todos pongan sus ojos en Nuevo León, porque será uno de los procesos democráticos más recordados de la historia.

___________________

Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad