Publicidad
Inicia sesión

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La tragedia opositora

La alianza opositora no anticipa una reconfiguración del sistema de partidos, rinde testimonio de su colapso en torno al fenómeno del lopezobradorismo.
mar 08 diciembre 2020 11:59 PM
alianza opositora
Gustavo de Hoyos, presidente de la Coparmex; Marko Cortés, líder del PAN; Alejando Moreno, líder del PRI; Jesús Zambrano, líder del PRD, y Claudio X. González Guajardo en trabajos de la alianza opositora.

Las oposiciones se están uniendo porque separadas son débiles para hacerle frente al lopezobradorismo, pero unidas se convierten en un blanco idóneo para que Morena las enfrente con más fuerza. Seguramente, calculan que al juntarse crearán un polo en el que se concentre toda la intención de voto contra López Obrador; sin embargo, al juntarse también se arriesgan a que Morena se convierta a su vez en un polo que concentre a su favor todo el descrédito que siguen arrastrando las oposiciones. Mientras que la estrategia de la alianza opositora será celosamente local, según la correlación de fuerzas en cada distrito, municipio o estado; la estrategia del lopezobradorismo será agresivamente nacional, procurando desdeñar los matices o diferencias regionales para, en su lugar, plantear un gran referéndum contra los partidos de la transición.

Publicidad

Es normal que los partidos se desdibujen ideológicamente cuando se alían para enfrentar a un adversario en común, ese es un costo que se compensa con la ganancia que puede reportarles sumar sus fuerzas. Lo curioso en este caso es que al unirse las oposiciones no se están desdibujando, pues por separado ya estaban de por sí muy desdibujadas. Lo que están haciendo, más bien, es dibujarse exactamente como le conviene a su adversario: como si fueran lo mismo, como si entre ellas no hubiera diferencias, como si el mapa de la pluralidad política en México fuera de veras susceptible de ser reducido a dos únicas posiciones, a favor o en contra del lopezobradorismo.

La alianza opositora no anticipa una reconfiguración del sistema de partidos, rinde testimonio de su colapso en torno al fenómeno del lopezobradorismo. Por un lado, apuesta por fragmentar la elección intermedia más grande en la historia de la democracia mexicana en un mosaico de elecciones locales, cada una con su propia dinámica; por el otro, espera que de esa fragmentación pueda consolidarse un polo anti-López Obrador. Tiene sentido dadas las circunstancias, pero por esas mismas circunstancias parece poco factible que vaya a lograrlo. Las encuestas son muy claras al respecto: el electorado mexicano podrá no valorar positivamente la gestión de su gobierno, pero la figura del presidente sigue suscitando una aprobación mayoritaria. Para que un polo opositor al lopezobradorismo cobre fuerza, el electorado tiene que estar dispuesto a castigar al presidente. Y hasta este momento nada indica que lo esté.

 

Es posible que la intención de la alianza opositora sea justo tratar de cambiar esa indisposición del electorado: estimular el descontento y darle un foco en el voto contra Morena. El problema es que el lopezobradorismo ya tiene movilizado desde antes el descontento contra esas oposiciones y le tiene muy tomada la medida a los agravios del electorado en su contra. Si la que viene está destinada a ser una elección de partidismo negativo, en la que el voto se defina más por la antipatía contra el bando contrario que por la simpatía por el propio, los malos resultados del gobierno de López Obrador tal vez no sean un argumento con tanto peso como las décadas de malos gobiernos del PRIAN.

Finalmente, las elecciones intermedias suelen tener tasas de abstencionismo más altas que las presidenciales. Y los resabios de la epidemia seguramente tendrán un efecto que refuerce esa tendencia. La polarización política, al mismo tiempo, también podría reducir la participación, sobre todo entre los sectores centristas o moderados del electorado. Todo lo cual apunta a un contexto electoral más propicio para el lopezobradorismo que para las oposiciones, incluso aunque vayan en alianza.

___________________

Nota del editor:

Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

 
Publicidad
Publicidad