Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ColumnaInvitada | RBG, la Suprema Corte y las elecciones en EUA

La nominación de un juez en la Corte de Estados Unidos influirá en el animo de algún sector del electorado de ese país.
lun 28 septiembre 2020 11:52 AM
Un movimiento extraño
Trump intentó aprovechar políticamente el deceso de la juez Ruth Bader, pero recibió protestas.

El viernes 18 de septiembre se dio a conocer el fallecimiento de Ruth Bader Ginsburg, destacadísima jueza de la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos desde hace casi 30 años, quien a lo largo de su vida y trayectoria profesional se caracterizó por su incansable defensa de los derechos de las mujeres y de las minorías, así como su claridad y elocuencia para exponer sus argumentos. Sin embargo, este suceso, más allá de la profunda pérdida que supone, puede tener un fuerte impacto en las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

La Corte Suprema de Estados Unidos se conforma por nueve jueces y juezas. Para su integración, quien encabeza la presidencia propone a un candidato o candidata para integrarla y el Senado aprueba –o rechaza– el nombramiento por mayoría simple (50 + 1). Dado que el proceso para agregar una nueva o nuevo integrante a la Corte es relativamente sencillo, esto resulta especialmente delicado en un año de elección presidencial.

Publicidad

El debate sobre la nominación de la próxima o próximo juez de la Suprema Corte será parte de las elecciones, el cual se centrará principalmente en torno a quién debe nombrar a quien ocupe el escaño dejado por la jueza Bader Ginsburg, si Trump como presidente en turno o quien resulte electo el próximo 3 de noviembre.

Este debate se nutre de las posturas púbicas que tanto la mayoría republicana en el Senado, –como el presidente en turno– mantuvieron en 2016, cuando no permitieron a Barack Obama postular a quien podría haber ocupado el espacio dejado por el juez Antonin Scalia; y al contrario, de forma descarada están presionando para ocupar la vacante a la brevedad.

Los Republicanos buscan juzgadoras o juzgadores que les permitan lograr la tan anhelada mayoría conservadora estable que han buscado por décadas; mientras que los Demócratas buscan a una persona que mantenga la línea garantista y liberal que representaba Bader Ginsburg.

La situación que se está viendo en Estados Unidos es muy poco común. Pues mientras que los presidentes Bush (padre), Clinton y Bush (hijo) pudieron nominar a dos jueces cada uno; Donald Trump, con la postulación de Amy Coney Barrett, tendría la posibilidad de haber propuesto a tres jueces en tan solo un periodo presidencial. Y más allá del numero de nombramientos, el tema son los equilibrios ideológicos que se generen en ese Tribunal Constitucional.

Ruth Bader Ginsburg deja un espacio en el ala liberal, y Trump buscará nombrar a una jueza o juez con un entendimiento más conservador del Derecho, como ya ocurrió con Neil Gorsuch y Brett Kavanaugh. En caso de que Biden llegara a la presidencia, sin duda su propuesta será alguien que tenga una visión jurídica similar a la de Ginsburg, de tipo liberal y garantista.

Publicidad

En este punto, vale la pena recordar que en Estados Unidos el nombramiento como integrante de la Suprema Corte de Justicia es vitalicio, por lo que tomando en cuenta que tanto Gorsuch como Kavanaugh son relativamente jóvenes (53 años y 55 años respectivamente), una eventual designación conservadora más podría definir el rumbo de los fallos de este importantísimos tribunal por los próximos 25 o 30 años en aquel país.

Lo anterior sin duda influirá en el animo de algún sector del electorado. A quienes realmente les preocupan temas como la legalización de la mariguana, el matrimonio entre personas del mismo sexo, la despenalización del aborto, el derecho a tener y portar armas o cualquier otro que sea objeto de debate en la Suprema Corte, tendrá en cuenta para decidir su voto los equilibrios entre liberales y conservadores en este órgano jurisdiccional.

Así es que a la batalla electoral por la presidencia entre Biden y Trump –quienes se enfrentaran en un primer debate el próximo miércoles–, ahora le podemos sumar un tema más que es de la máxima importancia, la renovación de una vacante en la Corte Suprema y con ello la visión jurídica del máximo órgano jurisdiccional de decisión en Estados Unidos.

_________________

Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

Publicidad
Publicidad
Publicidad