Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

De la "cuarta transformación" al "humanismo mexicano": el legado de AMLO

Inspirado en la "cultura milenaria", el presidente Andrés Manuel López Obrador asegura que su modelo de gobierno tiene principios de Miguel Hidalgo y Costilla, Benito Juárez y Lázaro Cardenas.
lun 28 noviembre 2022 03:19 PM
AMLO-Zocalo (2).jpeg
El presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que uno de los principios del humanismo mexicano es el amor al pueblo.

La política del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador ya tiene nombre: "humanismo mexicano". Así como en su momento lo hizo el presidente Carlos Salinas de Gortari al llamar “liberalismo social” a su modelo de gobierno, el actual mandatario federal quiso definirlo, ponerle nombre y explicar quiénes son los padres del humanismo mexicano.

“Nutriéndose de ideas universales, lo esencial de nuestro proyecto proviene de nuestra grandeza cultural milenaria y de nuestra excepcional y fecunda historia política”, es la la primera definición que el presidente ha ofrecido sobre su política de gobierno.

Pero ¿cuáles son los principios políticos, económicos y sociales del "humanismo mexicano"?

Publicidad

Principios políticos

-No aceptar el derrotismo. Antes de las elecciones de 2018, López Obrador compitió dos veces por la Presidencia de la República.

El principio para no desistir en su intención de gobernar el país fue la frase de Miguel Hidalgo y Costilla: ‘El pueblo que quiere ser libre, lo será’.

En su primera competencia quedó muy cerca de Felipe Calderón –según las cifras oficiales–, quien fue declarado presidente de la República; en 2012 perdió por un margen mayor contra Enrique Peña Nieto.

El presidente ha reconocido que estuvo a punto de no contender en su tercera elección e incuso ya había escrito sus razones para no hacerlo, sin embargo desistió.

"Lo pensé. Hasta escribí un borrador. Pero también pensé que todavía podíamos lograr la transformación y miren, batallando, terqueando con perseverancia. Estamos en la víspera de la transformación de México", dijo en 2018.

-No traicionar al pueblo. Uno de los principios políticos del presidente es manifestar "amor al pueblo", tomarlo en cuenta porque –asevera– nada se logra sin su apoyo.

“El mejor presidente en toda la historia, Benito Juárez, un indígena zapoteco, decía: ‘Con el pueblo, todo; sin el pueblo, nada’. Por eso, ¿quién respalda 'la cuarta transformación'? El pueblo. Por eso, nunca jamás vamos a traicionar al pueblo”, resaltó este domingo.

Para el mandatario, cualquier gobierno que quiera gozar del respaldo popular no debe olvidarse de quién lo llevó al poder, como –acusa– sucedía hasta hace algunos año: solo los visitaban en busca del voto, después ya no los tomaban en cuenta.

En su gobierno, el presidente López Obrador ha impulsado consultas ciudadanas para que sean los mexicanos quienes tengan la última palabra en asuntos como la construcción del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), el Tren Maya, la apertura de investigaciones en contra de los expresidentes de la República o la revocación de mandato.

Humanismo. Para el presidente, la política y el gobernar no pueden hacerse sin mostrar humanismo.

"El padre de este principio es el expresidente Lázaro Cárdenas, quien decía que le mortificaba ‘conocer el verdadero fondo moral de muchos servidores públicos al observar en sus semblantes el disgusto que les causaba la demanda de auxilio o de justicia de la gente pobre", indicó el mandatario.

Además, considera que la política debe estar al servicio de los ciudadanos.

“La auténtica política es profundamente humana en su fundamento, en su esencia y, sobre todo, cuando se practica en bien de los demás y en especial de los pobres”, añadió.

 

Principios económicos

-Progreso sin justicia es retroceso. Para el presidente Andrés Manuel López Obrador no basta el crecimiento económico, si los beneficios no llegan a toda la población.

El mandatario ha criticado que en los gobiernos anteriores se creía que "si llovía arriba, goteaba abajo", pero eso cambió en su administración.

Hace unos días dijo que, así como existen gobiernos que dan, hay otros que quitan. En el caso del suyo, a pesar de las críticas, ha puesto en marcha una política para que los ciudadanos reciban.

"Cuando se trata de gobierno es muy sencillo, muy sencillo definirlo: hay gobiernos que dan y hay gobiernos que quitan. El gobierno de nosotros da, aunque le llamen como le llamen, populismo, paternalismo, comunismo, pero es un orgullo el que haya un gobierno con dimensión social", dijo el pasado 24 de noviembre.

-No todo son indicadores. Para saber que una política pública está cumpliendo o no su propósito, debe ser medido. Sin embargo, López Obrador advierte que no siempre los números reflejan los avances.

“Nosotros consideramos que lo fundamental no es cuantitativo, sino cualitativo, es decir, la distribución equitativa del ingreso y de la riqueza”, afirmó.

Según el presidente, en este gobierno se desechó “la obsesión tecnocrática de medirlo todo en función de indicadores de crecimiento”.

-Primero los pobres. La frase que acuñó cuando buscó la jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, es uno de los postulados del "humanismo mexicano".

El presidente destaca que todos los sectores de la población deben recibir los beneficios de un gobierno, pero con especial énfasis las clases más pobres.

 
Newsletter
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Ve a tu email y consulta tu suscripción

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad
Publicidad