Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

A la mitad del camino: más pobres y más homicidios, pero con acceso a vacunas

En sus tres años de gestión, López Obrador ha tenido como aciertos bajar la percepción de corrupción y lograr la adquisición de 100 millones de vacunas.
mié 01 septiembre 2021 11:59 PM
AMLO tercer informe de gobierno
El presidente Andrés Manuel López Obrador rinde su tercer informe de gobierno "satisfecho" de lo que ha hecho y en medio de claroscuros.

Horas antes de pronunciar su Tercer Informe de Gobierno, el presidente Andrés Manuel López Obrador se dijo satisfecho con lo alcanzado en la primera mitad de su administración. “Me podría ir tranquilo con mi conciencia”, dijo un día antes de este 1 de septiembre, pese a que llega con un incremento en el número de personas en situación de pobreza, de homicidios y con “claroscuros” en el combate a la corrupción.

Para expertos consultados por Expansión Política, las cifras del saldo de la autodenominada Cuarta Transformación no son del todo positivas, a pesar de que el Ejecutivo asegura que los avances de su gobierno se ven con “hechos y no palabras”. Aunque también se destaca que el país es de los que más vacunas cuentan contra COVID-19 para enfrentar la pandemia.

Publicidad

Antes de su discurso oficial, el presidente enlistó “cosas que son irreversibles” en su gobierno como la pensión a los adultos mayores, a niñas y niños con discapacidad, las becas a estudiantes de familias pobres o a la atención y entrega de medicamentos gratuitos.

“¿Cómo le darían marcha atrás si está en la Constitución”, aseguró al señalar que con eso se “podría ir tranquilo”. Datos el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi) revelaron que los apoyos del gobierno aumentaron en 50.5% de 2018 a 2020, es decir en el periodo de gobierno de López Obrador.

Resumen del tercer informe de Gobierno de AMLO

Primero los pobres

Si bien el presidente asegura que para su gobierno “primero los pobres”, los datos recientes del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) demostraron que en los dos años de administración de López Obrador, 3.8 millones de personas se sumaron a esta situación.

De acuerdo con la medición de la pobreza del organismo, de 2018 a 2020, el porcentaje de personas en situación de pobreza aumentó dos puntos porcentuales al pasar de 41.9% a 43.9%, es decir de 51.9 millones de personas a 55.7 millones.

 

El presidente rechazó el informe del organismo y responsabilizó a la pandemia de COVID-19, aunque insistió en que su gobierno se están dando apoyos como nunca a los adultos mayores, las personas con discapacidad y los jóvenes.

“No acepto. Tengo otros datos, la gente está recibiendo más y, aun con la pandemia, la gente tiene para su consumo básico”, afirmó el 6 de agosto, desestimando los datos del Coneval.

Al respecto, Enrique Cárdenas, presidente de Signos Vitales, señaló que aunque el incremento en la pobreza se podría “achacar” a la pandemia, en realidad tiene mucho que ver con la falta de una buena política económica, que hubiera resarcido los ingresos de las personas y paliado el cierre de empresas.

Es muy paradójico que en un gobierno que se diga primero los pobres, tengamos que no ha sido así.

Explicó que los programas sociales disminuyeron para las personas más pobres e incrementaron para quienes tienen más ingresos, asimismo comentó que los apoyos han ayudado, pero no han sustituido la caída en el ingreso laboral de las personas, principal fuente de remuneración.

Datos de la Encuesta Nacional de Ingreso y Gastos de los Hogares (ENIGH) 2020 señalan que las dos principales fuentes de ingreso en los hogares son el trabajo y las transferencias (apoyos del gobierno, remesas, otras), y aunque se registró un aumento en los apoyos del gobierno, para el 10% de los hogares más pobres, éstas cayeron 32%, en tanto que para el 30% de la población más ricas, se incrementaron 129%.

 

Con AMLO, tres delitos en aumento

El presidente Andrés Manuel López Obrador lo ha reconocido, aún no ha logrado pacificar al país y hay tres delitos que no se han logrado contener: el homicidio doloso, el feminicidio y la extorsión.

De acuerdo con el Secretariado Ejecutivo de Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), desde el 1 de diciembre y hasta el pasado 30 de julio en el país se han registrado 94,465 homicidios dolosos y feminicidios.

El director de Observatorio Nacional Ciudadano, Francisco Rivas, consideró que bajo el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, México ha vivido los tres años más violentos de su historia.

“Los tres peores años de la historia de violencia del país son de esta administración 2019, 2020 y 2021. A tres años ya deberíamos haber visto un cambio sustancial en materia de seguridad… Deberíamos ver disminución de la violencia, mayor capacidad de sanción de los delitos, sin embargo, el país no pasa por mejores condiciones de seguridad", dijo.

No obstante, hubo otros delitos que sí han disminuido. De acuerdo con el último reporte de seguridad presentado por la secretaria Rosa Icela Rodríguez el pasado 20 de agosto, hay otros delitos que muestran tendencia a la baja como son el robo de vehículos (20%), secuestro (54%), robo total (26%), delitos patrimoniales (63%).

 

En corrupción, “claroscuros”

Para Daniel Márquez, investigador titular "A" de tiempo completo del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, la bandera anticorrupción del presidente López Obrador presenta luces y sombras porque aunque hay mejora en algunos índices de percepción de corrupción, también hay falta de resultados.

México recuperó seis lugares en el Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) 2020 de Transparencia Internacional, al ubicarse en el puesto 124 entre 180 países, cuando en la edición anterior estaba en el sitio 130.

Desde su discurso de toma de posesión como presidente de México ante el Congreso de la Unión, López Obrador prometió acabar con la corrupción. “Se acabará con la corrupción y con la impunidad que impiden el renacimiento de México”, dijo.

En estos 32 meses, esa promesa ha quedado opacada por casos que han alcanzado a su círculo cercano, como sus hermanos Pío y Martín López Obrador, quienes fueron exhibidos en videos recibiendo recursos en efectivo, aunado a que a la fecha no se han desarticulado redes de corrupción ni se ha llevado frente a la justicia a presuntos culpables de corrupción, como los señalados por el exdirector de Pemex, Emilio Lozoya.

También puedes ver: El proceso a Lozoya, un caso que debió ser "insignia"

A horas de rendir su tercer informe de Gobierno, insistió que gracias a que ha combatido “la pandemia de las pandemias” se ha avanzado en el proceso de transformación y se sentaron las bases para una etapa nueva en la vida pública.

Daniel Márquez consideró que lo que ha predominado en la lucha del presidente es el discurso y la impunidad.

“La evidencia que hay es que prevalece un manto de impunidad en torno a clases de señalamientos y esto es un problema porque la seriedad del discurso anticorrupción presidencial debe ir acompañada de acciones que demuestren que hay una voluntad de aplicar la ley de manera indistinta”, apuntó.

Respaldo ciudadano a su favor

López Obrador llega a su Tercer Informe de Gobierno como el segundo mandatario mejor evaluado desde Ernesto Zedillo Ponce de León, solo debajo de Felipe Calderón Hinojosa, aun con los anteriores pendientes en contra.

De acuerdo con diversas encuestas, la aprobación de los ciudadanos hacia el presidente se ubica entre el 59 y 73%. Cuando las encuestas se promedian, como lo hace Oraculus, ese respaldo se localiza en 61%.

Al respecto, el director de Parametría, Francisco Abundis, consideró que el presidente ha logrado mantener su aprobación ciudadana, en parte por la entrega de programas sociales y su forma de comunicar.

“Parece que la comunicación política del presidente está funcionando más allá de cuestionamientos de instituciones como Coneval, escándalos mediáticos de gente cercana, o falta de resultados en seguridad”, dijo a Expansión Política.

100 millones de vacunas

México es de los países con mayor número de vacunas contra COVID-19, lo que ha permitido ir restableciendo las actividades cotidianas y recuperar la economía tras las crisis sanitaria y económica derivadas de la pandemia.

Así, a su tercer informe López Obrador llega en medio de una tercera ola de contagios de COVID-19, pero avances en la adquisición y aplicación de vacunas. Hasta la tarde del martes 31 de agosto el saldo de la pandemia se expresa en 259,326 decesos y 3,352,410 casos confirmados de coronavirus, pero con uno de cuatro mexicanos inmunizados.

En diciembre pasado, el gobierno federal anunció el inicio del Plan Nacional de vacunación y para antes de que finalice octubre, el presidente ha asegurado que se tendrá vacunada al 100% de la población mayor de 18 años. De acuerdo con el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, se finalizará el 2021 con 150 millones de vacunas.

Ve además: . 1 de 4 mexicanos ya cuenta con esquema completo de vacunación

Para Francisco Abundis, ni los contagios ni muertes a causa del COVID-19 han tocado la imagen y aprobación de López Obrador.

"No vemos ningún efecto en su aprobación", afirmó al explicar que hay gente que aún está temerosa de reiniciar actividades, pero por la variante Delta.

Por lo que de continuar con esta popularidad a la revocación de mandato, a realizarse en marzo de 2021, el presidente López Obrador llegaría con una buena aceptación ciudadana lo que le garantizaría mantenerse los próximos tres años más en el cargo.

Publicidad
Publicidad