Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#PrimerAño: Entre claroscuros, AMLO sienta las bases para su "transformación"

La política de austeridad y el combate a la corrupción son algunos de los rubros donde AMLO ha dejado huella en 12 meses, pero hay otros como la seguridad y la economía que siguen siendo un pendiente.
dom 01 diciembre 2019 06:30 AM
Balance-amlo-un-ano.jpg
Primer año. El presidente ofreció que sus primeros 12 meses trabajaría para sentar las bases de su gobierno.

Ha pasado un año de que Andrés Manuel López Obrador llegó a la Presidencia. Su arribo representó un golpe de timón en el ámbito político al ser el primer mandatario de izquierda y un giro a cómo se venía desarrollando la vida pública del país.

Con la bandera de la austeridad y el combate a la corrupción, ha quitado privilegios a la clase política, empezando por él mismo con una reducción de su sueldo. No viaja al extranjero ni tiene un robusto cuerpo de seguridad para cuidarlo. Como parte de su política social, ha puesto por delante a los pobres e indígenas y da apoyos de manera directa. Además ha optado de un ejercicio “inédito” de comunicación con sus conferencias matutinas diarias.

En estos 365 días, López Obrador ha intentado sentar las bases de lo que llama la “Cuarta Transformación”, comparándola la Independencia, la Revolución y la Reforma. No obstante hay rubros donde los resultados no se han visto a la velocidad con la que él quisiera, como la seguridad.

Publicidad

La seguridad, el tema pendiente

El tema de la inseguridad y la estrategia para frenarla es el desafío más grande de la administración actual con un promedio de 100 asesinatos al día y con casos como el operativo fallido en Culiacán, Sinaloa, donde se liberó a Ovidio Guzmán, el hijo de Joaquín Guzmán El Chapo, y el asesinato de nueve integrantes de la familia LeBarón en Chihuahua. Cuyos resultados de la estrategia de seguridad no se han visto reflejados.

“El balance más difícil es en el tema de seguridad, porque ahí sí tenemos visiones muy encontradas de parte del presidente y su equipo y buena parte de la sociedad organizada (…) los dos últimos golpes sufridos en Culiacán y la familia LeBarón va a impactar”, señala el politólogo Sergio Aguayo.

Recomendamos: Con AMLO, el arranque más violento de los últimos cuatro sexenios

La académica de la Universidad Iberoamericana, Ivonne Acuña, coincide en que la gran deuda es la inseguridad, y aunque doce meses es poco tiempo para ver los resultados, no quiere decir que el presidente no tenga una responsabilidad.

“Son gobierno hace 12 meses y tienen que responder por lo que está pasando. Esta avalancha de seguridad sea producto de tres sexenios previos, pero hoy Andrés Manuel López Obrador es gobierno y ya es su responsabilidad”, dice.

El momento más complicado sin duda fue el presidente insiste en que mantendrá su estrategia de “no violencia”.
el operativo fallido de Culiacán, donde se tuvo que dejar ir a Ovidio Guzmán , hijo del exlíder del cartel de Sinaloa, Joaquín el 'Chapo' Guzmán y el asesinato de nueve miembros de la comunidad mormona en Sonora.

A pesar de las cifras de inseguridad y violencia, el presidente ha dicho que no cambiará la estrategia "de abrazos, no balazos" y de ir al fondo del problema, que de acuerdo con él es la desigualdad.

No obstante, de acuerdo con encuestas como la realizada por el Gabinete de Comunicación Estratégica , señalan que 73% de los encuestados están de acuerdo con un cambio de estrategia en esta materia.

Publicidad

La nueva forma de gobernar

Para Gustavo López Montiel, especialista en política del Tecnológico de Monterrey, la base más fuerte en la que ha intentado construir su gobierno el presidente Andrés Manuel López Obrador es asegurar que su llegada al ejecutivo federal no representa solo un cambio de gobierno, sino de régimen.

Por ello, el presidente ha hecho todo por diferenciarse de sus antecesores. El especialista sostiene que el gobierno de López Obrador inició un día después del 1 de julio, porque el presidente saliente Enrique Peña Nieto “se hizo a un lado”. A partir de julio, el morenista inició tomando decisiones que han ido marcando su gobierno por ejemplo la cancelación del aeropuerto de Texcoco.

Te puede interesar: Millones, multas y empleos... ¿Cuál es el costo de cancelar el aeropuerto?

Aunado a esto, ha habido otros aspectos en los que ha cambiado las formas de gobernar. Aguayo enumera cosas como que es un presidente que no viaja al exterior y que está dedicado a México, también la política de comunicación. “Las mañaneras son un ejercicio inédito que tiene sus aspectos positivos y negativos”, expone.

La mañanera de AMLO
En una año de gobierno, el presidente ha realizado 252 conferencias matutinas.

Publicidad

La lucha anticorrupción también es una bandera del gobierno de López Obrador. Este combate se ha encabezado desde la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de Hacienda, a cargo de Santiago Nieto, desde donde se han emprendido investigaciones contra exfuncionarios en el gobierno de Enrique Peña Nieto, como los exsecretarios Rosario Robles y Gerardo Ruiz Esparza, como del exdirector de Pemex, Emilio Lozoya.

Rodolfo de la Torre, del Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY), reconoce que el presidente ha planteado como eje fundamental de su transformación el combate a la corrupción, aunque plantea que no se ve una confianza en las instituciones encargadas de esta tarea.

“Respecto a la solidez de esa base el problema es que el combate a la corrupción requiere el fortalecimiento de instituciones y esto no se ve claro”, comenta.

Recomendamos: México, en busca de la ruta contra la corrupción

Su estrategia ha sido bien recibida. De acuerdo con el Barómetro Global de la Corrupción 2019 , el 61% de los mexicanos valora de manera positiva la estrategia; en 2017 solo 24% lo consideraba así.

"Ha tenido más éxitos en el combate a la alta corrupción, con órdenes de aprehensión y grandes personajes bajo investigación", afirma el politólogo Sergio Aguayo.

En esta sexta parte del gobierno se ha visto una intención de minar los contrapesos, ya sea atacándolos, como al Instituto Nacional Electoral (INE) o el Instituto Nacional de Transparencia y Protección de Datos Personales (Inai) o con la llegada de perfiles cercanos a su movimiento a organismos autónomos como la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), con una terna con cercanas, y la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), al impulsar a Rosario Piedra .

“Lo que estamos viendo es que hay una intención de cooptación política… La línea que hasta ahora se ha seguido es tratar de imponer en ciertas instituciones a personas cercanas, a personas que militan en la causa de Morena o que tienen cercanía personal con los liderazgos. Eso no es correcto”, dice Astudillo.

También ve: AMLO y las políticas contra el federalismo

Otro forma que materializó para centralizar el poder, fue que creó la figura de superdelegados, una especie de vicegobernadores, para tener presencia en todo el territorio.

“López Obrador mostró que podía ser un gobernante dispuesto al dialogo, en la práctica ha sido un presidente que ha intentado eliminar intermediarios y grupos que servían como contrapeso”, afirma López Montiel.

La transformación legal

El presidente admitió que el mayor avance lo ha tenido en la parte jurídica para obtener mejores leyes a la población y pidió un año más para terminar de cimentar las bases de la Cuarta Transformación. “No es hacer esta transición, es un proceso de transformación que se lleva a cabo. Todavía lo viejo no acaba de morir y lo nuevo no acaba de nacer, es un proceso de transición”, afirmó en semanas pasadas.

Ve además: Ya hay un nueva Constitución con las recientes reformas: AMLO

El abogado de la Universidad La Salle, Bernardino Esparza, coincide que en donde más se ha avanzado es en la base legal y está cambiando la Constitución, con más de 20 artículos reformados en lo que va de su gobierno, para empezar a sentar las bases.

“Todos los gobierno siempre quieren dejar un toque en su forma de gobernar y cambian las leyes y constitución y ahí es cuando no vemos los resultados pronto y eficaces porque los ciudadanos quieren un cambio pronto”, comenta.

Después de la reforma educativa, ha impulsado leyes en materia de extinción de dominio para el combate a la corrupción, está en proceso la revocación de mandato, por citar algunos ejemplos. Pasados los primeros bloques de leyes que enmarcan la Cuarta Transformación, el presidente instruyó a plasmar en la Constitución su política social, por lo que ya envió una iniciativa para que los apoyos a adultos mayores, discapacitados y las becas estén en la Carta Magna .

De la Torre considera que esto es riesgoso debido a que una política basada en transferencias directas no es sostenible a largo tiempo y a que no hay evidencia en este momento de que da resultados. “Me parece que el presidente se está saltando algunos pasos si quiere llevar a rango constitucional sus programa sociales pues antes debería poner las reglas más elementales", dice.

Así es como ha transcurrido un año desde López Obrador inició su gobierno y se empeñó en sentar las bases de la “Cuarta Transformación”.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad