Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

En Iberoamerica hay una creciente adicción a la polarización en redes

La consultoría LLYC indica que la polarización alcanzó un 40% en los últimos cinco años en Iberoamérica y que ésta puede ser un factor de riesgo para la estabilidad democrática.
mié 30 noviembre 2022 11:59 PM
polarizacion.jpeg
Una 66% de los ciudadanos de Iberoamerica considera que la gente de su país no tiene la habilidad para debatir de manera civilizada

En México, la libertad de expresión es el tema que más polariza a la sociedad, mientras que derechos humanos es la temática que mayor volumen de conversación moviliza, según la publicación titulada “The Hidden Drug. Un estudio sobre el poder adictivo de la polarización del debate público”, de la consultora LLYC.

En Iberoamérica, destaca que el nivel de polarización ha crecido casi un 40% en los últimos cinco años, y cada año más personas participan de conversaciones polarizantes en redes sociales. Incluso, la adicción a éstas alcanza en determinados casos el rango de "una droga escondida tras la aparente normalidad del uso de estas plataformas digitales".

Publicidad

México y los temas polarizantes

En el caso de México, el estudio de la firma global de consultoría de comunicación y marketing digital, refiere que la libertad de expresión es el tema que más polariza a la sociedad, mientras que el de derechos humanos, el que más conversación moviliza y, temas como aborto y salario mínimo muestran una polarización y nivel de engagement mayores que el promedio global.

"Entre los conservadores algunos manifiestan que actualmente existen riesgos para la libertad de expresión. Mientras tanto, aquellos más moderados, opinan que la libertad de expresión no ha mejorado en nada en México durante la actual administración", destaca el texto.

Por otro lado, y pese a los más de tres mil kilómetros de frontera común con Estados Unidos. se observan pocas connotaciones negativas sobre el tema de la inmigración.

México es un país menos polarizado que Estados Unidos, Brasil o España; y existe un mayor consenso en el feminismo y cambio climático respecto al resto de países iberoamericanos, mostrando una mucho más baja polaridad y un nivel de involucramiento más moderado.

El ejercicio indica que durante los últimos cinco años en nuestro país la conversación está creciendo de forma muy marcada en temas como libertad de expresión, derechos humanos, racismo, aborto y feminismo.

“Las leyes estatales aprobadas para la legalización del aborto hacen que se sitúe como uno de los territorios más polares con un crecimiento del 76%. Pena de muerte y salario mínimo son los territorios que decrecen”, añade.

 

Expansión Política realizó una consulta por escrito a la firma; en las respuestas obtenidas se explicó que es difícil saber si la polarización se ha acentuado en la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, en relación a sexenios anteriores, dado que el estudio inició en agosto de 2017.

“Y tenemos muy poco histórico de la administración anterior. En cualquier caso, lo que sí identificamos es que la polarización es un fenómeno global y, en ese sentido, no parece que la tendencia sea atribuible al actual Gobierno", se lee en la respuesta institucional.

Sin embargo, se destaca una particularidad que tiene México: existen muchas voces que no se identifican directamente con ninguna de las dos posiciones -como conservadores o progresistas- y que muestran una gran desafección política.

“En gran medida, esto explica porque la conversación social tiene menor polarización que otros países del entorno en el eje ideológico”.

Además, en México, desde la toma de posesión del presidente López Obrador, la conversación “está ligeramente dominada por las voces conservadoras por sobre las liberales”, dice en otra de las respuestas.

 

Big Data e Inteligencia Artificial

Para la realización del informe, LLYC utilizó técnicas de Big Data e Inteligencia Artificial para analizar la conversación de los últimos cinco años en Iberoamérica y Estados Unidos, procesando más de 600 millones de mensajes en redes sociales, entre el 1 de septiembre de 2017 y el pasado 31 de agosto.

La aplicación de la inteligencia artificial en el análisis del volumen de mensajes que se intercambian en las redes sociales, fue fundamental para conocer de qué se habla, cómo se expresan las opiniones, quiénes activan los debates y cuáles los reacciones que provocan.

"Se obtiene así una imagen real del momento y evolución de las conversaciones, libre de prejuicios, que facilita una mejor comprensión de las tendencias de opinión, permite identificar aquellos temas de oportunidad en los que una organización está legitimada para interactuar y puede aportar ideas y contenidos de valor, al tiempo que detecta los riesgos asociados", se explica.

Así, en el estudio se demuestra que la adicción a las redes sociales alcanza en determinados casos una parecida a la de una droga.

Esta adicción a las redes, y en especial a contenidos polarizantes, genera, tanto en las personas como en la sociedad, síntomas similares a los de una droga "tipo c". Síntomas que pueden ser la pérdida de control, la absorción a nivel mental o la alteración grave del funcionamiento diario de la persona, anota.

“La polarización provoca en nuestro cuerpo serotonina, pudiendo llegar a influir en toda la toma de decisiones”, comenta Mariano Sigman, neurocientífico y autor de "El poder de las palabras".

El ejercicio fue ralizado por LLYC en colaboración con expertos como Mariano Sigman, neurocientífico y autor de "El poder de las palabras"; Patricia Fernández, psicóloga Clínica del Hospital Ramón y Cajal; y Belén Carrasco, investigadora senior y directora adjunta de Eyes on Russia, Centre for Information Resilience y también incluye una serie de piezas desarrolladas por el equipo de LLYC.

José Antonio Llorente, socio fundador y presidente de LLYC, asegura que el lanzamiento de esta campaña global se da debido a que les preocupa mucho la normalización de este fenómeno. "Nuestro propósito como compañía es generar confianza entre personas, instituciones, compañías y marcas, y la polarización genera el efecto contrario”, señala en la presentación del estudio.

Además, Llorente, señala que la polarización impide encontrar consensos y puntos de encuentro entre las personas.

"Tenemos la responsabilidad de crear esos espacios de conciliación, relajamiento y pausa para encontrar un camino de salida a esta situación”.
José Antonio Llorente, socio fundador y presidente de LLYC.

El estudio reconoce que ya se han indagado las causas, alcance y consecuencias de la polarización en nuestras sociedades. Cuestiones como la fragmentación social provocada por el crecimiento de la desigualdad, el debilitamiento de los partidos políticos tradicionales -generalmente depositarios de la moderación- y el consecuente ascenso de movimientos populistas, o la degradación de los niveles educativos aparecen en la totalidad de los análisis.

 

¿Las redes sociales expanden la polarización?

Innumerables estudios han indagado en las causas, alcance y consecuencias de la polarización en nuestras sociedades. Cuestiones como la fragmentación social provocada por el crecimiento de la desigualdad, el debilitamiento de los partidos políticos tradicionales -generalmente depositarios de la moderación- y el consecuente ascenso de movimientos populistas, o la degradación de los niveles educativos aparecen en la totalidad de los análisis.

Pero seguramente este fenómeno no alcanzaría su dimensión actual, tan preocupante, sin el concurso de las redes sociales como espacio ideal para su expansión, anota el texto de LLYC.

Y así lo concluye el estudio:

La percepción de que la sociedad se polariza de forma imparable se está imponiendo en la totalidad de los análisis políticos, económicos y sociológicos. "La fuerza expansiva de las redes sociales contribuye tanto a reforzar esa percepción como a alimentar el problema".

-Igualmente, la opinión de los ciudadanos tiende a conformarse con la idea de que apenas queda espacio para un debate público sin estridencias: una media del 66% de los ciudadanos considera que la gente de su país no tiene la habilidad para debatir de manera civilizada y constructiva.

Newsletter
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Ve a tu email y consulta tu suscripción

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad
Publicidad