Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Morenistas documentan irregularidades para impugnar la elección interna

Pese a la circulación de decenas de videos con evidencias de violencia, la dirigencia de Morena minimizó las anomalías, sin embargo, señaló que sí se investigará.
dom 31 julio 2022 08:20 PM
morena elección interna
Militantes morenistas acudieron este fin de semana a las casillas para participar en la elección interna, misma que se vio envuelta en polémica.

Las elecciones internas de Morena podrían ser impugnadas, por el cúmulo de irregularidades ocurridas antes y durante el proceso interno realizado este fin de semana y que conducirá a la renovación de las 32 dirigencias estatales en agosto, y en septiembre el comité nacional.

Boletas falsas, robo y destrucción o quema de urnas y papelería electoral, embarazo de urnas, acarreos, compra del voto, conatos de violencia, intervención de funcionarios públicos o uso de recursos públicos, distribución de papeles para “orientar” el voto, exclusión de escrutadores responsables del cómputo para que no lo atestiguaran, fueron sólo algunas de las irregularidades denunciadas por militantes que podrían ser materia de la impugnación.

Publicidad

El académico y militante de Morena, John Ackerman, quien junto con la exsecretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, integran la Convención Nacional de Morena (CNM), llevó a cabo las brigadas “cazamapaches” y documentó decenas de anomalías.

Esto porque desde antes de la jornada electoral de este fin de semana esa organización cuestionó la apertura indiscriminada del proceso a personas ajenas a Morena para que votaran en el proceso interno, con lo cual se habría viciado todo el proceso.

En sus redes sociales, Ackerman compartió un formato para denunciar las presuntas irregularidades y así “evitar el fraude electoral en las asambleas distritales del 30 y 31 de julio”, según se lee en la página para presentar las quejas.

“Enorme decepción, estamos reuniendo un impresionante caudal de evidencias”, escribió el académico universitario en sus redes sociales, pues -dijo- “nos están lloviendo fotografías y videos” de las irregularidades.

Anomalías focalizadas, dice dirigente

Sin embargo, el dirigente nacional de Morena, Mario Delgado, minimizó las anomalías. Según reportó, en total habrían votado 3 millones de personas en un “proceso democrático plural y transparente”, pero reconoció que hay irregularidades, mismas que se investigarán para de ser necesario anular votaciones en algunos distritos.

El sábado sólo se cancelaron las actividades en 11 centros de votación y -aseguró- por “incidentes que provocaron personas ajenas a nuestro movimiento”.

Ese día habrían votado entre 1.5 y 2 millones de personas en 20 entidades donde se instalaron 345 centros de votación, de acuerdo con sus datos.

Este domingo fueron instalados 197 centros de votación en 12 entidades y se esperaba que sufragaran de entre 900 mil y un millón de personas, a pesar de que uno de los estados que fueron a las urnas hoy es el estado de México, el de mayor padrón de todo el país, informó Delgado.

La evidencias

Entre las anomalías más graves que fueron documentadas estuvo la presunta participación de funcionarios públicos.

En la convocatoria compartida por Ackerman, se precisan los casos en los que integrantes de Morena deberían denunciar:

-Distribución de propaganda o de cualquier documento con indicaciones para votar a favor de algún candidato.

-Ataques o calumnias en contra de cualquier candidato.

-El ofrecimiento de dinero o de cualquier dádiva a los votantes.

-El ejercicio de presión o amenaza hacia los votantes.

-El transporte (acarreo) de votantes el día de las asambleas distritales.

-La intervención de cualquier funcionario o empleado de los gobiernos estatales o federal en cualquier momento del proceso de preparación y realización de las asambleas distritales.

-Votar sin estar debidamente acreditado o votar en más de una ocasión.

-Violación a la secrecía del voto.

-Irregularidades en el conteo y el procesamiento de los votos por los funcionarios de casilla.

Decenas de videos circularon en redes sociales de militantes de Morena sobre las anomalías, y todos grabadas por los mismos morenistas.

La denuncia más generalizada quizá fue el acarreo de personas, con o sin promesa de pago o dádivas, y para favorecer alguno de los candidatos.

En cada uno de los 300 distritos hubo 400 abanderados, pero sólo para elegir 10 coordinadores distritales, la mitad hombres y la mitad mujeres, quienes simultáneamente ocuparán los cargos de consejeros estatales, congresistas estatales y nacionales.

En algunos casos se acusó también que las boletas empleadas por el partido carecían de folio. También se denunció que en papeles distribuidos venían los nombres de las personas que debían escribirse en las papeletas. Además se señalaron supuestas reuniones privadas para indicar por quién votar. Los casos fueron ventilados en videos que circularon en redes sociales.

En ellos también se reflejaron filas enormes de ciudadanos para votar en las internas de Morena, muchos de ellos presuntamente trasladados hasta las casillas.

 

Violencia y falsificación de boletas

Los casos de agresiones y violencia se presentaron por ejemplo en Huehuetán, Chiapas y en Tehuacán Puebla, donde hubo quema y destrucción de urnas y de boletas, o bien robo de boletas en el distrito 10 de Chiapas.

En algunos casos donde no se destruyó la papelería, videos mostraron que se rompió la cadena de custodia y los mismos morenistas responsables de las mesas de casilla violaron las urnas y las rellenaron.

En su Twitter, Ackerman denunció además que en Guerrero surgieron supuestos casos de falsificación de papeletas. Aunque recomendó que se contara y firmara cada papeleta antes de la votación,eso no ocurrió en el proceso morenista.

El mismo Ackerman planteó que hubo “descarado acarreo y presión” a votantes.

Planteó en sus redes que dentro de Morena hay quienes “antes luchaban por la justicia y la democracia, y ahora avalan las más rancias prácticas del viejo régimen”, y defendió sus críticas al proceso, pues eso no es “hacerle el juego a la derecha”, sino defender a Morena.

 
Publicidad
Publicidad