Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Moisés Naím: "El gobierno de AMLO tiene características de autocracia"

El escritor venezolano sostiene que una clase política autoritaria se reconfigura y se vale de tácticas viejas y nuevas para imponer su voluntad.
dom 24 abril 2022 11:59 AM
Moisés Naím dice que México tiene signos de autocracia
"La revancha de los poderosos: cómo los autócratas están reinventando la política en el siglo XXI" es el título más reciente de Moisés Naím, conductor de Efecto Naím, un programa de televisión semanal sobre política global.

Los gobiernos autócratas están en todos lados y bajo cualquier ideología política, pero hay una nueva generación de líderes con un modus operandi distinto: se describen como "populistas" y su principal herramienta es la polarización y la desacreditación.

¿Puede este ser el caso de México? En entrevista con Expansión Política, el escritor venezolano Moisés Naím refiere que, en efecto, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador tiene características de autocracia.

Publicidad

"Es preocupante ver algunas de las declaraciones del presidente López Obrador con respecto a sus ataques a periodistas, a medios de comunicación o a sus adversarios, y una de las características de los presidentes autoritarios de este tipo es que no toleran o no conviven bien con las ideas diferentes o que defienden un punto de vista alternativo", plantea.

Naím, quien recientemente publicó su libro "La revancha de los poderosos: cómo los autócratas están reinventando la política en el siglo XXI" —bajo el sello de la editorial Debate—, explica que no existe el "total autoritarismo", no es solo blanco o negro. En este tema, dice, hay grises, y México tiene muchos grises.

Por primera vez en su historia, México eligió en 2018 al primer gobierno de izquierda, autonombrado "la cuarta transformación", cuyo dirigente, Andrés Manuel López Obrador, ha sido tachado por sus opositores de "dictador" y "autoritario".

En su libro, Moisés Naím aborda las características de los gobiernos autoritarios y su reconfiguración en el siglo XXI, así como de las estrategias políticas de estos personajes que –advierte– pueden representar un riesgo para la democracia de los países.

"Estos dirigentes están adaptándose al nuevo paisaje, improvisando nuevas tácticas y rediseñando las viejas para atesorar más capacidad de imponer su voluntad sobre los demás", se lee en el libro.

El texto de Naím coincide con eventos políticos mundiales, como la ofensiva militar rusa en Ucrania, y con procesos democráticos en México, como la consulta de revocación de mandato (celebrada el pasado 10 de abril) o las elecciones del próximo 6 de junio, en las que se renovarán seis gubernaturas, todas ellas bastiones de los partidos Revolucionario Institucional (PRI) y de Acción Nacional (PAN).

Publicidad

¿Quiénes son "los poderosos"?

En su libro, Moisés Naím plantea que a pesar de las diferencias sociales, culturales e ideológicas entre los políticos que se han hecho con el poder en sus países sus estrategias son similares.

Por ejemplo, señala el analista político, Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, y López Obrador son totalmente distintos desde el punto de vista ideológico, pero son más parecidos en su forma de gobernar de lo que podría pensarse.

Naím explica que al referirse a "la revancha de los poderosos" habla de figuras políticas que habían sido desplazadas de un poder que perduró, sobre todo, por un largo tiempo.

"Entonces, ellos (los presidentes) tomaron medidas para reaccionar a eso. Es una revancha de quienes habían sido desplazados de ideas o de grupos, y que habían sido reemplazados por otros que retomaron el poder", dice.

A estos presidentes Naím los describe como "autócratas 3P", pues su fórmula se resume en tres palabras: "populismo", "polarización" y "posverdad".

El escritor agrega que una de sus características más importantes es que se trata de dirigentes políticos que llegan al poder mediante unas elecciones razonablemente democráticas, pero una vez que asumen, "se proponen desmantelar los contrapesos" mediante dicha fórmula.

Publicidad

Por eso, agrega, es común que en sus administraciones haya un desprecio hacia investigadores, académicos y científicos; una "criminalización encarnada" contra sus rivales, opositores o antecesores políticos; y ataques a medios de comunicación. Esta será su principal estrategia para la polarización, sostiene el autor.

"Cuando venden discursos o promesas seductoras, estamos hablando de charlatanes políticos. Y los países América Latina sufren una crisis generalizada del amor a ideas muertas, a ideas que comprobadamente han fracasado y aun así se siguen utilizando", puntualiza.

Los riesgos de la autocracia

Para entender los riesgos de los gobiernos autócratas, Moisés Naím emplea el término "necrofilia política", que, explica, es una perversión que sufren algunos seres humanos hacia ideas muertas.

"En lugar de haber un atractivo hacia cadáveres, en la necrofilia política hay una atracción a ideas muertas, aquellas que fueron probadas en repetidas ocasiones en un país y no funcionaron. Pero sin embargo, son ideas muy seductoras, muy fáciles de entender, son promesas, y a la gente le gustan las promesas", señala.

En este sentido, Naím advierte que el riesgo principal está en la democracia, pues a los gobiernos autócratas les conviene manipular la información y distorsionar lo que en realidad está sucediendo, a veces desde un punto victimizante, y así logran que la gente que les crea.

"Son unos charlatanes que les prometen cosas que no van a cumplir. Además, ellos chocan democracia, aún cuando han llegado al poder gracias a ese mecanismo, gracias a elecciones", resalta.

En la necrofilia política hay una atracción a ideas muertas, aquellas que fueron probadas en repetidas ocasiones en un país y no funcionaron".
Moisés Naím

Y el riesgo es generacional, pues la mayoría de los jóvenes en el mundo nunca ha vivido fuera de la democracia ni saben lo que es vivir en la autocracia. Aunado a esto, alerta Naím, hay una crisis económica y geopolítica que genera un terreno favorable para líderes "que son charlatanes".

"Estamos en un punto de inflexión donde la democracia puede perderse en todas partes del mundo, aunque también hay esperanzas. Estamos viendo en Ucrania, por ejemplo, cómo un pueblo decidió que no iba a permitir que un abusador como (Vladimir Putin) los invadiera", concluye.

Publicidad
Publicidad