Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

AMLO, 20 años de consultas: del horario de verano a la revocación de mandato

El presidente López Obrador logró que este domingo se llevara a cabo una nueva consulta ciudadana, esta vez promoviendo su revocación (o ratificación) de mandato.
lun 11 abril 2022 04:30 PM
AMLO, 20 años de consultas ciudadanas
El INE ha organizado las últimas dos consultas ciudadanas promovidas por el presidente López Obrador.

Desde que era jefe de gobierno del Distrito Federal, Andrés Manuel López Obrador ha impulsado consultas ciudadanas para determinar, por ejemplo, la construcción de obras y tomar decisiones en su administración.

Con la participación ciudadana definió la construcción del segundo piso del Periférico, el cambio del horario de verano, el aumento al precio del Metro y, ya como presidente de la República, la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) y la edificación del Tren Maya, entre otras.

Publicidad

Para que varias de esas consultas tuvieran resultados vinculantes, es decir, que se terminara por tomar las decisiones, bastaron entre 28,000 y 900,000 votos. Sin embargo, la ley federal actual establece un mínimo de 37 millones de votos, una cifra muy superior a todos los resultados juntos de los ejercicios anteriores.

Este domingo 10 de abril se llevó a cabo la última consulta que ha sido promovida por el mandatario federal, y la cual consistió en preguntar a los ciudadanos si él debía o no concluir el periodo para el cual fue electo.

Aquí te contamos de todas las consultas promovidas por López Obrador durante dos décadas:

Horario de verano (2001)

En 2001, como jefe de gobierno del Distrito Federal, López Obrador convocó a una consulta para "impugnar" el horario de verano, pues lo consideraba inconstitucional e ilegal.

Se trató de una consulta telefónica aplicada a 321,933 personas habitantes del entonces Distrito Federal, y obtuvo los siguientes resultados: 75% se pronunció en contra de la medida y 25% a favor.

Con ello, López Obrador expidió un decreto un día después de la consulta, el 26 de febrero, con el que buscaba reglamentar los husos horarios en la capital del país, lo que se contrapuso al decreto del entonces presidente Vicente Fox de no excluir al "DF" de la aplicación del Horario de Verano.

El tema llegó a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), que finalmente se pronunció por dejar sin efecto ambos decretos para que la decisión recayera en el Congreso de la Unión, que finalmente votó por la aplicación del Horario de Verano en la capital.

 

Aumento al pasaje del Metro (2001)

También en 2001, el entonces jefe de gobierno capitalino sometió a consulta el aumento a la tarifa del Metro, para que el costo por boleto pasara de 1.50 a 2 pesos.

De 6 millones 524,291 ciudadanos, solo participaron alrededor de 1,000 personas, de las cuales el 59% votó a favor del incremento. Esta consulta también se hizo vía telefónica con un costo para el gobierno local de 80 centavos por cada llamada.

Segundo piso de Periférico y Viaducto (2002)

Una de las consultas más relevantes durante la jefatura de gobierno de López Obrador fue la relativa al Segundo Piso del Periférico y Viaducto.

Esta fue la primera consulta con mayor convocatoria al lograr 420,536 sufragios, de los que 65% votó por la construcción del Segundo Piso, frente al 33% que optó por el "NO".

Cancelación del aeropuerto de Texcoco (2018)

En octubre de 2018, el equipo de transición de López Obrador, entonces presidente electo de México, realizó una consulta sobre el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), proyecto que se inició en el sexenio de Enrique Peña Nieto.

Aunque se trató de un proceso de consulta de opinión no vinculante y no regulado por la Ley Federal de Consulta Popular, López Obrador usó los resultados para ordenar, una vez que asumió la Presidencia, la cancelación de las obras del NAIM e iniciar la construcción del Aeropuerto Internacional 'Felipe Ángeles' (AIFA), en Zumpango.

La consulta fue organizada por un consejo ciudadano conformado por académicos y organizaciones. De hecho, la Fundación Arturo Rosenblueth se hizo cargo del conteo de los votos. El costo del ejercicio ascendió a 1.5 millones de pesos, financiados, según el reporte del gobierno de transición, por "aportaciones voluntarias" de los legisladores federales de Morena, el partido del presidente. ​

La pregunta en esta consulta fue: "Dada la saturación del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, ¿cuál opción piensa usted que sea mejor para el país?

  1. Reacondicionar el actual aeropuerto de la Ciudad de México y el de Toluca, y construir dos pistas en la base aérea de Santa Lucía.
  2. Continuar con la construcción del nuevo aeropuerto en Texcoco y dejar de usar el actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México".

El 69% optó por la base de Santa Lucía como nuevo aeropuerto, mientras que el de Texcoco obtuvo solo 29% de respaldo.

 

Refinería de Dos Bocas (2019)

Ya como presidente de la República, López Obrador organizó otra consulta, esta vez para preguntar a la ciudadanía si estaba a favor de la construcción de la Refinería de Dos Bocas, en Tabasco.

El proceso estuvo abierto durante 20 días hábiles, en el que se recibieron comentarios y observaciones de la academia, organizaciones civiles y público en general.

Es decir, la consulta, que fue organizada por la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA), no tuvo objetivo el "SÍ" o el "NO" de la obra, sino que sirvió para exponer aspectos técnicos y ambientales, así como los posibles impactos y las medidas de prevención y mitigación.

Construcción del Tren Maya (2019)

La segunda consulta celebrada en la Presidencia de López Obrador fue sobre la construcción del Tren Maya. De hecho, el gobierno federal describió a este proceso como "el más grande de la historia del país para un proyecto de infraestructura".

Entre noviembre y diciembre de 2019 se llevó a cabo el proceso de consulta indígena en los cinco estados por donde pasará la ruta del Tren Maya (Quintana Roo, Yucatán, Chiapas, Tabasco y Campeche).

Para esto se llevaron a cabo 30 asambleas (15 informativas y 15 consultivas) y articiparon 10,305 personas pertenecientes a 1,078 localidades indígenas de los 112 municipios de influencia social del tren.

Esta consulta estuvo a cargo del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) con un presupuesto de 120,000 millones de pesos. Según los resultados oficiales, 92.3% votó por el "SÍ" y un 7.4% rechazó la obra.

 

Juicio a expresidentes (2021)

En agosto de 2021 se llevó a cabo otra consulta promovida por López Obrador, esta vez para llevar a "juicio" a los expresidentes de México por "traición a la patria".

En su proceso de organización, la consulta llegó a la Suprema Corte, que determinó la pregunta que apareció en las boletas anulando la que estaba propuesta por el presidente López Obrador, en la que se incluían los nombres de sus antecesores.

La consulta costó más de 500 millones de pesos y fue la primera que organizó el Instituto Nacional Electoral (INE). Sin embargo, no tuvo mucha convocatoria. Solo participaron alrededor de 7 millones de personas, de las cuales, 97.7% votó a favor del juicio y solo 1.58% se pronunció en contra.

Al no alcanzar el 40% requerido de participación, los resultados de la consulta no fueron vinculantes, es decir, no hubo ninguna consecuencia jurídica para los actores políticos o expresidentes.

Revocación de mandato (2022)

El 10 de abril de este año se llevó a cabo la consulta más promovida por López Obrador, y se trató de su propia revocación (o ratificación) de mandato. Desde su campaña, el presidente prometió que se sometería a este escrutinio.

Esa consulta trajo consigo una serie de confrontaciones entre Morena, López Obrador y sus aliados contra los consejeros del INE, que impusieron medidas cautelares hacia funcionarios y el presidente por promoción indebida.

Se trató del primer proceso de revocación de mandato realizado en el país, pero tuvo una baja participación de entre el 17% y 18.2% de la Lista Nominal de Electores , por lo que sus resultados tampoco con vinculantes.

Del total de votos, cerca de 15.4 millones de ciudadanos pidieron que el presidente López Obrador continúe en el cargo; esto representó solo la mitad de las personas que votaron por él en 2018, por lo que se puso en duda el respaldo ciudadano hacia su administración.

Consultas para legitimar decisiones ya tomadas

La revista británica The Economist publicó en 2021 un artículo de opinión en el que afirmaba que la consulta ciudadana sobre expresidentes era una parodia del Estado de derecho y servía como herramienta para distraer la atención de los fracasos políticos del presidente.

"Le gustan los votos consultivos porque apoyan su afirmación de prestar más atención a la población que sus predecesores. Los ha utilizado para respaldar decisiones que quería tomar de todos modos, como la cancelación del Nuevo Aeropuerto la Ciudad de México", se lee en el artículo.

Y sí, para politólogas consultadas sobre el tema, el presidente López Obrador ha recurrido a disfrazar como una decisión tomada por ciudadanos lo que en realidad es una decisión tomada por él, como sucedió con la cancelación del NAIM.

Marcela Ávila Eggleton, profesora-investigadora de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Autónoma de Querétaro, asegura que la consulta ciudadana que nació con el motivo de enjuiciar a los expresidentes ha tenido varios propósitos durante estos dos años.

“Es una estrategia política para darle forma a las decisiones o para decir estas decisiones las estoy tomando porque el pueblo me pide que las tome, aunque en realidad el número de personas que participa es irrelevante”, sostiene.

Para Lorena Vázquez Correa, maestra en Estudios Sociales por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) y especialista en temas de representación política, que el INE haya organizado la consulta ciudadana la dotará de mayor legitimidad.

"Que está consulta se esté realizando conforme a la ley, la blinda de que pueda ser considerada populista o de que se le quiera dar un uso político contra algún actor en particular. Un mecanismo de control es pedir que se alcance el 40% de participación para hacerla vinculante porque si se alcanza, es reflejo de que fue una decisión ciudadana y no de la autoridad", sostiene.

Errores en la consulta

Las politólogas consultadas por Expansión Política advierten que las últimas dos consultas ciudadanas si bien fueron avaladas por la Suprema Corte, son muy ambigua y contienen errores.

Por ejemplo, en la consulta de 2021, el fragmento “estás de acuerdo o no en que se lleven a cabo las acciones pertinentes, con apego al marco constitucional y legal, para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados”, no se suscribe solamente a expresidente.

“¿Quiénes son los actores políticos?, quién sabe. Con esta ambigüedad, podría haber una cacería de brujas, cualquier persona que haya tenido una posición política en algún momento podría ser juzgado”, advierte Ávila Eggleton.

La politóloga agrega que también podría darse la fabricación de culpables. “¿Qué va a pasar si el resultado es por el sí, pero no hay indicios para investigar, entonces tendrían que fabricarse los indicios para darle voz a lo que la ciudadanía pidió en las urnas?”, cuestiona.

Publicidad
Publicidad