Publicidad
Inicia sesión

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Caso Odebrecht: las claves a cinco años de destaparse el escándalo

Emilio Lozoya Austin enfrentará en prisión las acusaciones por su presunta participación en la recepción de sobornos de la constructora brasileña en México.
mié 03 noviembre 2021 05:27 PM
Odebrecht
México fue de los últimos países en imponer penas por la trama de corrupción denominada Lava Jato, en la que la constructora brasileña repartió millones de dólares en el mundo a cambio de contratos.

A casi cinco años de que el escándalo de corrupción de la constructora brasileña Odebrecht se dio a conocer, en México el caso está en proceso de esclarecer el entramado por el que se habrían dado al menos 10.5 millones de dólares (mdd) en sobornos a funcionarios mexicanos entre ellos, Emilio Lozoya Austin.

De acuerdo con las primeras investigaciones, y lo que la Fiscalía General de la República (FGR) señala, el exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex) en el gobierno de Enrique Peña Nieto fue el principal benefactor de esos recursos ilícitos en México, aunque a nivel internacional ha involucrado a decenas de políticos, entre ellos expresidentes, de al menos 12 países en América Latina y África.

Publicidad

¿Qué es el caso Odebrecht?

El caso Odebrecht se destapó tras una investigación de corrupción de Petrobras en Brasil, llamada Lava Jato, que desembocó en la detención de Marcelo Odebrecht, presidente de la empresa que lleva su nombre, en la que se descubrió que había un “departamento de sobornos” desde donde se dieron recursos a funcionarios en varios países a cambio de contratos para obras públicas.

En diciembre de 2016, el Departamento de Justicia de Estados Unidos dio a conocer que la constructora brasileña llegó a un acuerdo con autoridades de ese país, Brasil y Suiza, para reducir sus sanciones económicas y sentencias a cambio de dar detalles de los sobornos que dio a distintos funcionarios de varios países, entre ellos de México.

La constructora Odebrecht aceptó pagar multas por unos 3,500 mdd por su sistema de sobornos que incluyó a una docena de países latinoamericanos, así como Mozambique y Angola.

 

Involucrados en el caso Odebrecht en México

El Departamento de Justicia de EU reveló en diciembre de 2016 que la constructora brasileña dio sobornos por 10.5 mdd a un alto funcionario de Pemex que resultó ser Emilio Lozoya Austin. Señaló que ese dinero se recibió en una parte en octubre de 2013, cuando Odebrecht pagó 4.5 mdd, y de diciembre de 2013 a 2014, se hizo otro pago de 6 mdd.

Después, tres exdirectivos de Odebrecht, Luis Alberto de Meneses, Luiz Mameri e Hilberto da Silva confesaron, como parte de un acuerdo para reducir sus condenas, que el principal beneficiario de los sobornos en México fue Lozoya.

Meneses declaró que conoció a Lozoya en 2009, cuando era director para América Latina del Foro Económico Mundial, y que se reunió con él en 2011 cuando se enteró que Pemex haría una nueva refinería en Hidalgo. El brasileño aseguró que Lozoya le comentó que si el Partido Rrevolucionario Institucional ganaba las elecciones presidenciales de 2012, él tendría un cargo público importante. En ese entonces, se desempeñaba como coordinador de Vinculación Internacional de la campaña de Enrique Peña Nieto.

Durante las indagaciones en 2017, otro funcionario dentro del “departamento de sobornos” señaló que Odebrecht financió elecciones en El Salvador, Venezuela, Brasil, República Dominicana y Panamá, lo que levantó sospechas sobre la posibilidad de que haya sido así en México, durante las elecciones de 2012. En ese entonces, el gobierno federal rechazó que la campaña de Peña Nieto se haya financiado ilegalmente.

 

Emilio Lozoya y la corrupción en Odebrecht

Tras aproximadamente dos años de investigación y con la llegada de Andrés Manuel López Obrador, el exfiscal de delitos electorales en la administración de Peña Nieto, Santiago Nieto, y quien fue removido del cargo cuando tenía en sus manos el caso, retomó sus apuntes ahora como titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, y planteó que Lozoya era pieza clave en el caso Odebrecht en México.

Fue en julio de 2019 cuando la Fiscalía General de la República (FGR), a cargo de Alejandro Gertz Manero, obtuvo órdenes de aprehensión contra Emilio Lozoya por el caso Odebrecht, quien fue detenido en España en febrero de 2020, y cinco meses después extraditado a México para enfrentar cargos por los delitos de asociación delictuosa, operaciones con recursos de procedencia ilícita y cohecho.

La fiscalía sostiene que Lozoya recibió los 10.5 mdd: una fracción cuando aún era parte de la campaña del expresidente Peña Nieto, y otra, ya como funcionario. Según la acusación, dada a conocer en la primera audiencia, esos montos provinieron del llamado "departamento de sobornos" de Odebrecht, y sirvieron para la compra de una casa en Ixtapa, Zihuatanejo, Guerrero, a través de operaciones en las que están involucradas su hermana, su madre y su esposa.

Lozoya, por su parte, aseguró que solo fue un instrumento de un aparato de poder conformado por altas autoridades del Estado mexicano, a quienes señaló desde el 11 de agosto del año pasado en su denuncia de hechos en la que involucró a exlegisladores y exsecretarios, e incluso al expresidente Enrique Peña Nieto.

En mensaje en video en ese entonces, el fiscal Alejandro Gertz Manero informó que Lozoya presentó una denuncia en la que señala al expresidente y a quien fue su secretario de Hacienda, Luis Videgaray, de haber gestionado millonarios sobornos que habían obtenido de la constructora brasileña Odebrecht, en el marco de las elecciones de 2012.

 

Anaya y los sobornos de Odebrecht

Otros personajes que fueron acusados por el exdirector de Pemex son Francisco García Cabeza de Vaca, Francisco Domínguez, José Antonio Meade, Ernesto Cordero, y Ricardo Anaya, quien recientemente fue citado a comparecer por la FGR, entre otros.

Lozoya señaló a una serie de legisladores quienes habrían recibido sobornos a cambio de aprobar la reforma energética impulsada en la administración de Peña Nieto, cuando él era diputado federal.

Al respecto, la FGR giró una orden de aprehensión en contra del excandidato presidencial por los supuestos delitos de lavado de dinero y enriquecimiento ilícito. En respuesta, Ricardo Anaya publicó un video en redes sociales en el que aseguró que el presidente Andrés Manuel López Obrador lo quiere meter a la cárcel con la finalidad de que no compita en las elecciones presidenciales de 2024.

Consecuencias del caso de corrupción Odebrecht

De los denunciados por Lozoya hace más de un año, solo en el caso del exsenador Jorge Luis Lavalle (PAN) se ha logrado una vinculación a proceso por los delitos de lavado de dinero, cohecho y asociación delictuosa.

En abril pasado, el Juez de control del Centro de Justicia Penal Federal del Reclusorio Norte, Marco Antonio Fuerte Tapia, confirmó la prisión preventiva justificada en contra del exlegislador, por lo que desde entonces permanece en la cárcel.

En la denuncia que Lozoya presentó ante la FGR en julio de 2020, el exdirector de Pemex acusó a Lavalle de ser uno de los senadores que recibieron sobornos de la constructora Odebrecht con el propósito de aprobar reformas estructurales, en particular la energética. Si bien en su denuncia Lozoya no precisó la suma del supuesto soborno, un excolaborador de Lavalle, Rafael Caraveo, exsecretario técnico de la Comisión de Administración del Senado, acusó al exlegislador de recibir por lo menos 25 millones de pesos.

Caraveo, uno de los exfuncionarios que aparece en un video mientras recibe bolsas de dinero, dijo que varias entregas de dinero se realizaron en Montes Urales 425, en la colonia Lomas de Chapultepec, un domicilio señalado como oficina alterna de Pemex, lo que concuerda con declaraciones de Lozoya, quien en su denuncia aseguró que, por órdenes de otros funcionarios de Peña Nieto, él entregaba sobornos en esas oficinas.

Publicidad
Publicidad