Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La reforma eléctrica mete presión al PRI: AMLO y oposición se pelean sus votos

El Revolucionario Institucional se dijo dispuesto a discutir la iniciativa del presidente, quien insiste en que los priistas deben apoyarlo mientras PAN y PRD advierten de consecuencias si eso ocurre.
mar 05 octubre 2021 01:06 PM
Legisladores del PRI
Los priistas, quienes en estas elecciones se aliaron con panistas y perredistas, afirman que no se dejarán amedrentar.

La primera batalla de la 65 Legislatura en el Congreso se dará por la reforma eléctrica del presidente Andrés Manuel López Obrador, que busca fortalecer a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), mantener la soberanía sobre el litio y desaparecer los órganos reguladores en el sector energético, entre otros cambios, y en esa pelea, el PRI está en la mira.

El partido mayoritario, Morena, y el propio Ejecutivo llaman al PRI a apoyarlos a favor de la iniciativa, en tanto que sus aliados en las elecciones pasadas, PAN y PRD, amagan con romper la coalición si vota a favor.

Publicidad

La presión desde Palacio Nacional

Durante estos dos últimos días, desde Palacio Nacional, López Obrador ha convocado a los priistas a estar de su lado. “Vamos a buscar convencer a todos. A los priistas nada más hay que decirles: ‘Oigan, ¿ya se les olvidó que el presidente Adolfo López Mateos, que era del PRI, nacionalizó la industria eléctrica?’”, dijo en su conferencia matutina de este lunes 4 de octubre.

La mañana de este martes, el presidente insistió en que es un momento de definición para el PRI, ante el reproche de PAN y PRD por la postura del tricolor, en el sentido de que convocará a foros para analizar la propuesta del mandatario.

“Es una oportunidad histórica para que el PRI defina si se mantiene en la política privatizadora que impulsó Carlos Salinas de Gortari o defiende los bienes de la nación como lo hicieron los expresidentes Lázaro Cárdenas y Adolfo López Mateos”, afirmó.

Publicidad

¿Cómo lo toman sus aliados?

Luis Espinosa Cházaro, coordinador del PRD en la Cámara de Diputados, aseguró que, si el PRI vota en favor de la iniciativa energética, saldrá de la coalición Va por México.

“Si el PRI votase a favor, lo cual no estoy afirmando, espero que el PRI se mantenga en que votaremos en contra de la iniciativa que mandó el presidente, en todo caso, serían ellos los que se estarían saliendo del bloque, no nosotros”, dijo.

El PAN anunció su voto “totalmente en contra” desde la semana pasada, cuando señaló que la iniciativa atenta contra el libre mercado, aumenta el control del Estado en el sector “y perjudica a las familias mexicanas”.

De acuerdo con los panistas, que lidera el diputado Jorge Romero Herrera, la reforma es “expropiatoria” y, de aprobarse, causará pérdida de empleos, no solo por la cancelación de proyectos de generación de energías limpias, sino además por la pérdida de confianza de quienes pretendían invertir en México.

"(En el PAN) no vamos a acompañar ninguna reforma que genere ningún tipo de retroceso, ninguna reforma que provoque que se encarezca el costo de la energía, que se ponga en riesgo el tener la energía eléctrica o que se controle”, declaró el líder del PAN, Marko Cortés.

Publicidad

¿Qué ha dicho el PRI?

El fin de semana, luego de que se envió la iniciativa a la Cámara baja, el partido envió un comunicado en el que señaló que la reforma requiere de un profundo análisis y debate público, por lo que abrió la puerta a la discusión al respecto y no dio un no rotundo, como lo hicieron otros partidos de oposición.

“Los legisladores del PRI van a ser responsables con los ciudadanos de este país, pero también con nuestras instituciones. Queremos un sector eléctrico que fortalezca a nuestra Comisión Federal de Electricidad (CFE), orgullo de este país. Pero también se debe de buscar que no se deterioren más las finanzas públicas de nuestro México”, planteó.

“A nosotros no nos asustan ni nos amedrentan, lo hemos dejado claro. Somos un partido político firme. Estamos convencidos de que hoy tenemos que ir al debate público con responsabilidad”, afirmó en entrevista radiofónica el líder del PRI y diputado federal, Alejandro Moreno, sobre la propuesta que revertiría la reforma en la materia aprobada en 2013, cuando Enrique Peña Nieto era presidente.

¿Por qué la presión está sobre el PRI?

Tras las elecciones del pasado 6 de junio, Morena y sus aliados perdieron fuerza en la Cámara y la mayoría calificada, lo que les impide aprobar reformas constitucionales con facilidad y los ha llevado a buscar a otros partidos que puedan ayudarlos en eso, como el PRI.

Desde entonces, el presidente tenía en la mira al tricolor. Un día después de los comicios, afirmó: “Si se quisiera tener mayoría calificada, que son dos terceras partes, se podría lograr un acuerdo con una parte de legisladores del PRI o de cualquier otro partido, pero no se necesitan muchos para la reforma constitucional".

Morena y partidos aliados, PVEM y PT, sumarían 277 votos, pero les faltarían 57 para alcanzar la mayoría calificada que es de 334, es decir, dos terceras partes de los 500 diputados, por lo que requieren de los 71 votos del PRI, dado que los demás partidos ya rechazaron la propuesta.

Roberto de la Rosa, politólogo del Tecnológico de Monterrey, ha explicado que en la primera parte de su gobierno el presidente conseguía los votos que se requerían para aprobar las iniciativas por la mayoría, pero no será así en esta segunda mitad, por lo que necesitará mayor margen de negociación.

“El PRI es el nuevo partido bisagra, tiene cuatro partidos (PVEM, PT, MC y PRI) con los que tiene que negociar para poder impulsar sus reformas constitucionales”, consideró el analista.

Publicidad
Publicidad