Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El gobierno de AMLO le apuesta a IMSS-Bienestar en la segunda mitad del sexenio

El presidente Andrés Manuel López Obrador asegura que pasarán de 80 hospitales, con los que actualmente cuenta IMSS-Bienestar, a 200 unidades de atención.
mié 22 septiembre 2021 06:00 AM
Imss Bienestar
El gasto per cápita previsto para 2022 se incrementará al pasar de 1,215 pesos en 2021 a 2,013 pesos el próximo año.

En la segunda mitad del gobierno de Andrés Manuel López Obrador se le apostará a la estructura del programa al IMSS-Bienestar para dar atención de salud de la población más pobre, pues se dará el mayor aumento en el gasto per cápita previsto en 2022, al pasar de 1,215 pesos en 2021 a 2,013 pesos el próximo año, lo que significa un incremento de 798 pesos o 66 %, de acuerdo con el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

El organismo identificó que el aumento de 105,137 millones de pesos propuesto para el sector salud equivale a 0.37% del PIB y con excepción de Pemex, todos los subsistemas de salud aumentan su presupuesto.

Publicidad

“Aplaudo que por fin se ve un incremento en el presupuesto a Salud, desde 2016 no había visto un incremento así, a excepción de Pemex, todos los demás subsistemas incrementaron, pero los mayores incrementos se dieron en Salud e IMSS-Bienestar”, explica en entrevista Judith Senyacen Méndez, coordinadora de salud y finanzas públicas del CIEP.

Para la investigadora, este incremento que se vería reflejado en el presupuesto per cápita podría ayudar a disminuir las desigualdades que se han visto por subsistemas, aunque alertó que hay que seguir a detalle cómo se va ejerciendo el presupuesto.

En el caso de IMSS-Bienestar, detalló, el aumento se puede ir a gasto corriente, por lo que queda la duda si en verdad se invertirá en la construcción de hospitales rurales, como anunció el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Al hacer una revisión, explicó que encontraron que la última vez que se invirtió en estos hospitales fue en 2009 con unidades de 30 camas que tardaron alrededor de año y medio en construirse y –estimando el costo de ese entonces– detectaron que se necesitarían alrededor de 25,959 mdp o una inversión anual de 8,653 mdp. Por lo que ahora –considerando que el aumento en términos reales del IMSS-Bienestar para 2022 es de 9,578 mdp, respecto al monto aprobado para 2021–, se requeriría que el 90.3 % de ese incremento se destine a la construcción de los hospitales rurales.

 

De gira en Baja California, en junio pasado, el Ejecutivo afirmó que al finalizar su gobierno, de los 80 hospitales del IMSS Bienestar se tendrán 200 en todo el país.

“Esto significará que se atienda a la población más pobre, más necesitada que no tiene para pagar médicos privados ni hospitales privados y tampoco tiene seguridad social ni en el IMSS ni en el ISSSTE ni en ningún otro sistema de seguridad social”, dijo.

Para la investigadora del CIEP, lo que vieron en la propuesta del presupuesto podría beneficiar a la población de menos recursos y mejorar y disminuir las brechas entre instituciones, además de que se privilegia el primero y segundo nivel de atención, es decir, las necesidades más básicas, pero descuida el tercer nivel que puede generar gastos catastróficos en los hogares.

Al respecto, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) reveló que a nivel nacional, entre 2018 y 2020, se observó un aumento de la población con carencia por acceso a los servicios de salud al pasar de 16.2% a 28.2%, lo cual representó un aumento de 20.1 a 35.7 millones de personas en este periodo, aunque fue más pronunciado precisamente en el ámbito rural, ya que el porcentaje de la población con carencia por acceso a los servicios de salud pasó de 13.7% a 30.5%.

 

El IMSS-Bienestar no es un programa nuevo, sino que es parte de una estructura que ha existido por más de 40 años con distintos nombres. Actualmente, cuenta con 80 hospitales distribuidos en zonas de alta marginación. Estas unidades son las que se busca ampliar a 200 en tres años. Oficialmente, brinda atención a 11.6 millones de personas, cuando en 2020 eran 12.3 millones, de las cuales 4.5 millones eran indígenas.

A partir de marzo de 2020, el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) –el sistema que creó que el gobierno actual para dar atención médica y medicamentos gratuitos a personas sin seguridad social–, el IMSS y el IMSS-Bienestar firmaron un convenio para fortalecer el acceso a servicios de salud para la población que atiende el IMSS-Bienestar, con el que el Insabi apoyará en la contratación de médicos y enfermeras, así como en la adquisición de medicamentos.

“Con este convenio se avanza en la construcción de un sistema de salud que garantiza el derecho humano a la salud para todos los mexicanos y mexicanas sin seguridad social”, señalaron las dependencias en un comunicado.

Para el consultor en política públicas Xavier Tello, es importante tener en presente que el IMSS-Bienestar es un programa que termina bajo una tutoría del Insabi.

“Es el brazo ejecutor, el Insabi es el administrador del dinero, no tiene médicos ni hospital y trabaja con los servicios de salud de los estados, pero hay servicios que les faltan recursos y es donde existía el IMSS-Bienestar, pero al final quien dispone y ejecuta el dinero es el Insabi”, detalló en entrevista.

Publicidad
Publicidad