Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Rumbo a 2024: Ricardo Anaya construye una candidatura inevitable

Iniciar la promoción de su candidatura tres años antes de las elecciones permitirá a Anaya hacer una mejor campaña que en 2018 y a lograr un espacio en la boleta, consideran politólogos.
jue 04 febrero 2021 05:55 AM
Ricardo-Anaya
Ricardo Anaya tiene tiempo para preparar una mejor candidatura que en 2018, consideran politólogos.

Al estilo Andrés Manuel López Obrador, Ricardo Anaya arrancó con la construcción de su candidatura a la Presidencia de la República visitando los primeros 1,000 de los 2,457 municipios del país, que, si bien no le garantizan ganar la elección presidencial, sí le permitirán realizar una mejor campaña que en 2018 y lo convertirán en el candidato inevitable rumbo al 2024.

Politólogos consultados por Expansión Política consideran que no debe compararse lo hecho por Andrés Manuel López Obrador con lo que busca realizar Ricardo Anaya, pues el entonces tabasqueño recorrió todos los municipios del país en 12 años varias veces, mientras el panista solo cuenta con tres años, pero, además, ambos tienen perfiles y públicos diferentes.

Publicidad

“Ricardo Anaya tiene tiempo para preparar una mejor candidatura que en 2018, pero no puede ser un candidato de la plaza pública”, asegura Marco Antonio Arellano Toledo, doctor en Ciencia Política y académico de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.

Dos años después de su derrota, Ricardo Anaya anunció que regresaría a la vida pública para “construir un mejor futuro para México”. Al llamado “joven maravilla” de 41 años de edad se le perfilaba como diputado en la LXV Legislatura y quizá como coordinador de la bancada de Acción Nacional para desde ahí ser opositor al gobierno de López Obrador.

En cuestión de cuatro meses, Anaya aclaró que no aceptaría la invitación para buscar una diputación plurinominal e informó que se dedicaría a recorrer el país para escuchar a la gente y concentrarse en la elección de 2024.

"Mi objetivo es escuchar. Escuchar los problemas, las necesidades, los anhelos y los sueños de la gente. Se trata de escuchar para de veras sentir y vivir los problemas como propios y encontrarles soluciones juntos", escribió Anaya en Twitter acompañado de un video con el que inició su viaje por México.

Publicidad

El mensaje que se convirtió en meme

Comiendo un taco, acarreando maíz, manejando su automóvil, platicando con la gente, son escenas de los videos que Anaya ha compartido en la primera etapa de su gira y que le han valido decenas de "memes" en redes sociales.

Los expertos opinan que necesita más que eso aparecer con la gente. Sobre todo una estrategia. Destacan que si Anaya quisiera recorrer los 2,457 municipios del país, necesitaría acelerar su gira a un ritmo de dos por día.

“Al presidente López Obrador le tardó quizá no los 12 años, pero sí, por lo menos, nueve años ese recorrido; se requiere la intervención de un montón de personal, staff, logística, autobuses, ir y llevar, construir escenarios, López Obrador visitaba siete municipios por día”, afirma Arellano.

Para los politólogos entrevistados, no basta que Anaya haya dispuesto recorrer los municipios del país para acercarse al electorado mexicano, lo que necesita es lograr conexión con los ciudadanos, así como una estructura territorial para lograr el alcance que se propone.

"En política también hay que emocionar y Anaya es alguien a quien se le dificulta transmitir emociones", asegura el politólogo del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), Francisco Parra.

“Frijol con gorgojo”, “ese avión no lo tiene ni Obama”, “me canso ganso”, No puede haber gobierno rico, con pueblo pobre", eran unas de las frases pegajosas que hacía de López Obrador un imán con el electorado.

En el caso de Anaya, su comunicación es más formal, más fría y seria, lo que lo ha llevado a ser comparado con un robot, lo que él mismo ha llegado a tomar con sentido del humor.

“López Obrador tenía un gran carisma, un imán con la población, sobre todo con la población más vulnerable que lograba que le abrieran las puertas de los municipios”, afirma Arellano.

Anaya es un hombre preparado académicamente y un orador nato, y su perfil es más citadino que de rancherías, por lo que los politólogos consideran que su público a cautivar no es el de las plazas púbicas.

Publicidad

Lo que sí puede lograr Anaya

En México, la batalla por la Presidencia de la República inicia de facto cuando concluye el proceso electoral intermedio. Bajo ese parámetro, Anaya se estaría adelantando un año, por lo que su apuesta es crecer su popularidad y convertirse en el candidato inevitable del 2024, ya sea por el PAN, como independiente o por alguna otra fuerza política lo cobije en los comicios de 2024.

Aldo Muñoz Armenta, coordinador del Doctorado en Ciencias Sociales de la Universidad Autónoma del Estado de México, afirma que, al iniciar con tres años de anticipación, Anaya podría buscar replicar lo que sucedió con Vicente Fox y la candidatura del PAN.

“Fox impuso su candidatura al PAN porque no ningún otro precandidato que se atreviera a competir con el arrastre, la popularidad y la publicidad que había generado en tres años previo a la elección y el PAN tuvo que organizar una elección interna para legitimar su candidatura”, recuerda.

En su búsqueda por la candidatura a Anaya no le bastará ser opositor y criticar el gobierno de López Obrador y lo tiene claro, pues sabe que deberá proponer soluciones a los problemas del país.

“Más que oponer, el reto es proponer. No basta con alzar la voz y cuestionar al Presidente. Tenemos que demostrar que nosotros lo podemos hacer mejor”, dijo en su reaparición el político queretano, quien consiguió 12 millones de votos en la elección del 1 de julio de 2018.

“Anaya puede capitalizar tres cosas: las fallas del gobierno y la incapacidad de la Cuarta Transformación para convertirse en un proyecto implementado, su perspectiva sobre los grandes asuntos macroeconómicos y cómo recuperar el sentido de existencia colectiva entre los mexicanos”, asegura Marco Antonio Arellano, quien ve que en 2024 Anaya no será un enemigo fácil.

Publicidad
Publicidad