Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Francisco Cruz, periodista: “No es fácil decir que ya no habrá más García Lunas”

Autor de un nuevo libro sobre el exsecretario de Seguridad hoy detenido en EU, Cruz advierte que es riesgoso afirmar que ya no habrá ningún funcionario ligado al crimen, como promete el presidente.
sáb 24 octubre 2020 11:15 PM
Arte para Francisco Cruz
Francisco Cruz es autor del libro 'García Luna, el señor de la muerte', publicado por editorial Planeta.

Asegurar que en el gobierno de México ya no habrá más casos como el de Genaro García Luna resulta arriesgado, dado que el propio exsecretario de Seguridad Pública —detenido en Estados Unidos por posibles nexos con el Cártel de Sinaloa— hizo numerosos aliados que aún operan en los cuerpos de policía del país, advierte el periodista Francisco Cruz.

Desde que el exfuncionario del gabinete de Felipe Calderón fue arrestado en diciembre de 2019, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha usado el tema tanto para criticar a su antecesor como para afirmar que “nunca más” ocurrirán situaciones así . Sin embargo, Cruz pide tener precaución con promesas de ese tipo.

Publicidad

“Yo creo que en eso tiene que ser muy cuidadoso, no el presidente, cualquiera, porque García Luna y su hermandad lo que hicieron fue bañar de policías (...) En cada policía de ciudades grandes de los estados está García Luna”, dice en entrevista.

Autor del libro García Luna, el señor de la muerte —publicado este año por editorial Planeta—, Cruz argumenta que algunos ejemplos de esto son Luis Cárdenas Palomino , Ramón Pequeño y Maribel Cervantes, todos ellos cercanos al exsecretario y con acusaciones en su contra.

Cárdenas Palomino y Pequeño enfrentan investigaciones judiciales en México y en Estados Unidos, mientras que a finales de septiembre Cervantes fue reemplazada como titular de Seguridad en el gobierno del Estado de México.

Para Cruz, quien investigó los orígenes personales y profesionales de García Luna, así como sus vínculos con políticos y los tratos que se le atribuyen con líderes criminales, el exfuncionario se equivocó al pensar que en Estados Unidos podría vivir libre y tranquilo, ya en su nueva faceta como cabeza de una empresa de consultoría.

“(García Luna) es un tipo tan impredecible que debe estarse jugando hasta sus últimas oportunidades, esperando las elecciones de Estados Unidos para ver qué va a pasar. Seguramente ahorita desea que ganen los demócratas. Es un tipo que a través del espionaje aprendió a manejar tiempos, pero su futuro está en las manos de Estados Unidos”, dice.

Publicidad

En entrevista, Cruz habla sobre quien fue considerado uno de los hombres más poderosos del país —cuya próxima audiencia está programada para el 7 de diciembre, después de que este mes se declaró “no culpable” —, al igual que de las preguntas que giran en torno a quien fue su superior: el expresidente Felipe Calderón.

García Luna empezó en el Cisen, pasó por la AFI y fue secretario de Seguridad. En este camino, ¿quién fue su mentor?
El libro empieza con un árbol genealógico donde viene no solo su familia, sino sus protectores e impulsores: Wilfrido Robledo Madrid, Jorge Tello Peón, Marta Sahagún Jiménez, Vicente Fox Qusada, Margarita Zavala, Felipe Calderón y Carlos Salinas de Gortari. ¿Y qué imagen quería dar él? Cuando fracasaron sus intentos por ser político, él quería presentarse como superhéroe, pero fracasa, regresa a sus planes originales desde el Cisen: convertirse en el J. Edgar Hoover mexicano, el superpolicía que controló a ocho presidentes (de Estados Unidos). Ese árbol genealógico pone a todos: su familia, sus protectores y sus socios. Todos conocemos a García Luna del Cisen para acá. Nos habían pintado bonita su hoja laboral; ahora sabemos que implicó secuestros, asesinatos. Pero hacia atrás es un fantasma, nadie sabe nada. Mi preocupación nace por conocer ese lado oscuro de García Luna.

Francisco Cruz
Cruz es autor de más de una decena de libros sobre corrupción, crimen organizado e irregularidades sindicales, entre otros temas.

Publicidad

Con él detenido, ¿puede decirse que “se acabaron los García Lunas”, como afirma el presidente López Obrador?
Yo creo que en eso tiene que ser muy cuidadoso, no el presidente, cualquiera, porque García Luna y su hermandad lo que hicieron fue bañar de policías. Él tiene, porque lo sé bien, por testimonios de exagentes de inteligencia, más de 5 millones de fichas, que incluyen a policías en activo y policías en los 11 años que estuvo como personaje de primer nivel. Él fue juntando todos los archivos, elaboraba las fichas de nosotros, así que su poder es inmenso. Conoce los secretos de cada uno y sabe dónde están sus siembras, en qué policías de los estados, los puede localizar. ¿Cómo no va a ser un hombre de poder? Entonces, no se va a acabar tan rápido, porque hay (aliados suyos) en cada policía. Por ejemplo, en la Ciudad de México él sembró a Luis Rosales Gamboa, que ahora ya renunció, pero está su sobrino; ellos son herencias de la hermandad. En cada policía de ciudades grandes de los estados está García Luna. Entonces, no es tan fácil, eso por un lado; por otro, debemos recordar que el Poder Judicial sigue siendo el mismo. No importa que hayan cambiado al presidente, hay muchas mafias.

En los siete años que pasan desde que deja la secretaría en 2012 y lo detienen en 2019, ¿qué pasó para que dejara de tener protección?
Estados Unidos no tiene amigos, tiene intereses, y a él se le olvidó. Pensó que podría negociar con los gringos y con los capos, traicionar a los gringos y traicionar a los capos, y se les fue a meter. ¿Cómo quería que no lo agarraran? Se fueron documentando sus cosas… El tipo negocia con todos, traiciona a todos, pero un día lo iba a alcanzar su destino, un día se le cae la protección.

¿Cuál es tu pronóstico, qué pasará con él en Estados Unidos?
Lo que quiera Estados Unidos que pase. Ellos lo tienen bien agarrado. Cada vez han ido saliendo más cosas. Estados Unidos lo tiene en las manos. Yo soy de la idea de que García Luna con Calderón debían estar en la cárcel hace mucho, pero va a pasar lo que quiera Estados Unidos que pase.

¿Terminará siendo un testigo protegido que colabore para detener a otros?
No lo sé. Es un tipo tan impredecible que debe estarle jugando hasta sus últimas oportunidades, esperando las elecciones de Estados Unidos para ver qué va a pasar. Seguramente ahorita desea que ganen los demócratas. Es un tipo que a través del espionaje aprendió a manejar tiempos, pero su futuro está en las manos de Estados Unidos.

Desde que fue detenido, en México existe la pregunta de si Calderón sabía o no lo que García Luna hacía. Él dice que no, pero por lo que investigaste, ¿sabía o no?
Sí sabía pero es un inútil, un incapaz con iniciativa, y eso le hace mucho daño al país. Lo ha dicho públicamente, por ejemplo, que no sabía de la corrupción de Odebrecht. Si no sabía, ¿quién estaba gobernando? Entonces, gobernaban por áreas y él era una figura central, como un títere que todo mundo movía, pero con iniciativa… y eso lo hace muy peligroso.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad