Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

COVID-19: Más de 6,000 muertes de adultos jóvenes muestran que no son inmunes

En México, el 18.1% de los fallecidos corresponde a edades entre los 30 y 49 años. Mientras que en Italia este porcentaje es de 1.1% y en España es de 0.9%.
sáb 18 julio 2020 07:00 AM
muertes covid
En México, han muerto 6,447 personas entre los 30 y 49 años hasta el pasado 13 de julio, el 18.1% del total de decesos.

‘Cheche’, como era conocido Sergio Anselmo, pasó casi la mitad de su vida en teatros y salones de danza. Se ejercitaba, ya que su carrera como bailarín lo ameritaba, no padecía alguna enfermedad crónica, mucho menos hipertensión, obesidad o diabetes, considerados factores de riesgo. Le faltaban cuatro meses para cumplir 37 años cuando el COVID-19 demostró que los jóvenes no son inmunes.

En México, han muerto 6,447 personas entre los 30 y 49 años hasta el pasado 13 de julio, el 18.1% del total de decesos, de acuerdo con la Secretaría de Salud. Una de las cifras más altas en el mundo en una población que, de acuerdo con los organismos de salud, no está considerada como vulnerable.

Publicidad

Un análisis del matemático Raúl Rojas, de la Universidad Libre de Berlín, muestra la diferencia entre la población joven fallecida frente a los adultos mayores en comparación con otros países de Europa como Italia o Alemania. La brecha es amplia.

Jóvenes COVID-19
El matemático Raúl Rojas señala que debido a que no se hacen muchas pruebas en México y a que los adultos mayores están falleciendo en casa, se ve una mayor letalidad de jóvenes adultos que en países de Europa. México es la línea roja y cada 1 representa 10 años.

En el histograma que plantea, a partir de los 30 años se empiezan a separar los decesos en México respecto a los europeos y en los mexicanos se alcanza un punto máximo de los 50 a los 59 años. De acuerdo con el experto, la media de la gente que muere en el país es de 61 años, mientras que en Italia, Holanda o Alemania es de 82, y a partir de los 70 comienza a bajar, lo cual no corresponde a la demografía de México, ya que es una nación más joven que las europeos.

El científico atribuye esta diferencia a que las personas jóvenes acuden a los hospitales y no así las mayores, quienes considera que están muriendo en sus hogares. También atribuye esta situación a que no se hacen tantas pruebas como en otros países para saber cuál es la verdadera dimensión de la epidemia en el país.

Por eso pareciera que en México se están muriendo los jóvenes, pero es parte del problema del subconteo, del subregistro".
Raúl Rojas, matemático mexicano de la Universidad Libre de Berlín.

México realiza apenas 65 pruebas por cada millón de habitantes, cifra por debajo del promedio de las 305 reportadas para los países de América Latina y el Caribe, de acuerdo con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Publicidad

Al igual que en México, otros países de América Latina tienen una situación similar. En Brasil, The Washington Post señala que el 15% de los fallecidos ha sido personas menores de 50 años, una tasa más de 10 veces mayor que en Italia o España. En estos países europeos, los porcentajes son 1.1% y 1.6%, respectivamente.

Jorge Baruch Díaz Ramírez, miembro de la Comisión Universitaria para la Atención de la Emergencia del Coronavirus, explica que esto se debe a la estadística y a las características demográficas de cada país. En México, alrededor del 40% está en este grueso de la población, cuando en países europeos se recorre hacia grupos de población de 60 y más.

También ve: Secretaría de Salud pide a los jóvenes no confiarse

El académico de la UNAM enfatiza también que dos a tres personas de cualquier edad y cualquier condición van a requerir hospitalización y de estas, dos de cada 10 requerirán cuidados intensivos, por lo que en una población con una gran cantidad de jóvenes, va a afectar más a estos.

“Como dos de cada 10 van a presentar complicaciones independientemente de que sean jóvenes, sanos, hagan ejercicio y todo, alrededor del 5% va a morir de todos los que se enferman: cinco de cada 100 que les dé se van a morir. Es muy duro decirlo”, comenta.

Por estadística o probabilidad es muy importante que se cuiden los jóvenes, el hecho de creer que son jóvenes y que van a resistir no es del todo cierto".

Publicidad

A más de dos meses de que se contagió, Víctor Benítez, de 35 años, todavía le da vueltas a la causa de cómo pudo infectarse. En mayo empezó a sentir los síntomas de COVID-19, y se aíslo de sus hijas y sus padres. No mejoraba y empezó con fiebre.

“Estábamos convencidos que era COVID-19, pero no lo queríamos asimilar”, confiesa en entrevista. Agradece que no sufre de ninguna otra comorbilidad como obesidad o tabaquismo, lo que le ayudó a no detonar otro padecimiento, pero está convencido que no hay una razón y no hay que pensar que a la gente joven no le va a pasar, pues supo de un caso de una chica de 23 años que se contagió y falleció.

Advierte que “todos estamos expuestos” y que en “esta enfermedad no hay que perder el tiempo”. Cuando empezó a tener los síntomas, el joven comenzó a prepararse: consiguió un oxímetro, buscó hospitales a los que podría acudir en caso de agravar y, principalmente, atendió las señales de la enfermedad.

Desde marzo pasado, cuando la epidemia comenzaba en México, el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Gebreyesus, alertó que los jóvenes no estaban a salvo frente a COVID-19, aunque está golpeando más a personas mayores.

“Hoy tengo un mensaje para los jóvenes: no son invencibles. Este virus puede conducirlos al hospital durante varias semanas o hasta causarles la muerte”, afirmó.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad